La burla es el recurso de los que no saben qué hacer
con su miedo o su ignorancia
viernes, 9 de diciembre de 2016

Actividades para los meses de enero, febrero y marzo 2017


CONVOCATORIA DE GRUPOS, CURSOS Y TALLERES
 DEL TELÉFONO DE ESPERANZA DE LEÓN
 ENERO, FEBRERO, MARZO 2017

1º.- Grupo de “AUTOESTIMA”, para todos/as los que consideran que ésta es la verdadera columna vertebral de la salud emocional y sienten-piensan-creen que sólo las personas que se aman a sí mismas son capaces de tener relaciones sanas con los demás. Si no nos amamos estamos incapacitados, bloqueados para amar a los demás. “Si yo no sé quererme, puede que a ti no te quiera bien”, canta Ismael Serrano.
Se convocan dos turnos:
- los Martes a partir del 17 de Enero a  las 17:30 horas
- Por determinar
  
2º.- Grupo de “COMUNICACIÓN NO VIOLENTA”,son muchas las personas que piensan que no nos comunicamos adecuadamente. Al presentarse un conflicto, nuestra manera de comunicarnos cambia: lo hacemos con violencia o agresividad, ya sea abierta o encubiertamente, lo que agrava más la situación. Este curso nos permitirá darnos cuenta de los errores que cometemos al tratar de expresarnos y cómo hacerlo de manera correcta:
- los Lunes a partir del 16 de Enero a  las 19:30 horas

3º.- Grupo de “EL SENTIDO DE LA VIDA", ¿Para qué vivo? ¿Por qué vivo? ¿Realmente esta vida merece la pena ser vivida? ¿Qué sentido tiene mi vida?....todo ser Inteligente en algún momento de su vida se ha hecho estas preguntas y sobre todo, cuando es golpeado por diversos acontecimientos a los que tiene que hacer frente, este curso nos ayudará a responder estas y otras cuestiones similares.
- los Jueves a partir del 19 de Enero a  las 17:00 horas
  
4º.- Taller sobre “ELABORACION DEL DUELO”. Para aquellos que la muerte de algunos de sus seres queridos les ha dejado varados en ese triste momento y se sienten a la intemperie, sin recursos sin o con exceso de llanto, en una pena cronificada y una desgana por vivir, por soñar, por seguir, por amar.
- los Martes a las 19:30 horas. Inicio por concretar.

5º.- Taller de “MEDITACIÓN”. Inicia técnicas para aprender a meditar. Meditar es gran instrumento al servicio del ser humano para humanizar la vida y descubrir la interioridad. Descubriremos el valor del silencio, de la mirada callada y nos daremos cuenta de que debajo de la superficie gris habita un mundo de colores y de luces. 
- los Lunes a partir del 16 de Enero a las 19:00 horas.

6º.-  Taller de “BIODANZA”. Lo que manifiesta mi cuerpo al moverse es el reflejo de mi ser: “Soy lo que soy en movimiento”. A través de la música, la danza, el disfrute, el placer, tomo conciencia de quién soy, de cómo me relaciono, aprendo a soltar aquello que no soy y que está adherido a mí para convertirme en un ser auténtico en el que exista coherencia entre lo que soy, lo que hago, lo que digo ,lo que siento y pienso. 
- los Lunes a partir del 16 de Enero a las 17:00 horas. (Quincenal)

7º.-  Taller de “MINDFULNESS”. Es una forma de poder manejar mejor el estrés y potenciar el crecimiento personal, aumentando la autoestima, potenciando la resiliencia y el poder personal sobre la propia salud y la vida. Se trabajan temas en grupo y ejercicios de relajación e introspección a nivel individual.Técnica idónea para entrenar la atención.
- A concretar día de comienzo y hora

8º.- Curso de “CONOCERSE PARA CRECER”, por primera vez aquí en León, una oportunidad única, un tiempo para repensar la propia vida y aprender a llevar las bridas de las propias cuadrigas. “Lo mejor que un ser humano puede hacer es atenderse razonablemente a sí mismo” (Proverbio).
- Jueves y viernes, tardes del 19 y 20 de Enero.
- Fin de semana intensivo en la localidad de LA VIRGEN DEL CAMINO (LEÓN), durante la tarde del Viernes, sábado 21 completo y Domingo 22 hasta el mediodía.
- SEGUIMIENTOS: 8 sesiones semanales de trabajo grupal en León. Dos turnos:
- los Miércoles a partir del 25 de Enero a las 17:30 horas.
- los Jueves a partir del 26  de Enero a las 18:30 horas.

9º- ENTRE AMIGOS. Es una oportunidad para encontrase, para relacionarse, para hacer amigos, a personas que les cuesta y se les hace difícil salir de su casa y de sus pequeños mundos. Es un encuentro para el diálogo en las cocinas y en los salones. “Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere” (Elbert Hubbard).
- Por determinar  (Quincenal)

OTRAS ACTIVIDADES
1º.- Celebramos LA NAVIDAD, en una comida de fraternidad, en el Hotel París el próximo día 17 de Diciembre. Llamar antes del 15 para reservar.
2.º- Seguimos Escuchando a nuestros Mayores y esta vez NOS VEMOS!!, en una Actividad programada para ponernos caras a nuestras voces, observarnos también,  mitigar la soledad y sentir la cercanía. Será el próximo Día 20 de Diciembre a las 16:30 horas.         
3º.- Retomamos nuevas etapas del Camino de Santiago, pasado el invierno. Desde Rabé de las Calzadas (Burgos) a Itero de la Vega (Palencia). Serán los días 11 y 12 de Marzo de 2017.
4º.- Charla práctica Enrique Martínez Lozano, por determinar.

Plazo de inscripción a las actividades: Hasta el viernes 5 de Enero de 2017.
Lugar de inscripción: Sede del Teléfono de la Esperanza, en Avda.  Padre Isla Nº. 28, 4º Izq. Por la mañana y por la tarde, de lunes a viernes. 
Coste de las actividades: El precio a cada grupo, curso o taller, salvo los que tienen un coste determinado,(Conocerse para Crecer: consultar) lo pone cada participante de forma responsable, según sus posibilidades. Que nadie sin recursos se quede sin acudir al Teléfono de la Esperanza.
Número de personas por grupo: Máximo de 12.
Forma de trabajar: Vivencial. No hay clases ni ponencias.
Requisitos especiales: Tener ilusión, motivación y ganas de mejorar la propia vida emocional e interior y, por resonancia, la de todos.
Duración: Una reunión semanal, de hora y media de duración en un clima de sinceridad, afecto, escucha y cercanía.
jueves, 8 de diciembre de 2016

A los voluntarios

Manolo García Carretero
Voluntario

Salón de Plenos Ayuntamiento de León. Reconocimeinto a los voluntarios. 5-12-2016 
Nota de la redacción. El día 5 de diciembre, celebramos el día del voluntariado. La carta que sigue es un reconocimiento a esa labor altruista de tanta gente que quiere estar cerca de los demás. Como lo hacen los voluntarios del Teléfono de la Esperanza de León. Va por ellos. Para que sigan entregándose en esa bella labor.

Desde 1985 venimos celebrando cada 5 de diciembre el Día Internacional de los Voluntarios, Día Internacional del Voluntariado, como lo denominamos normalmente.
Es cierto que ya existe un "Día para todo", sin embargo, lejos de que se diluya en "lo cotidiano" me gustaría tomarlo como una oportunidad más para reflexionar sobre esta bendita tarea de hacer voluntariado, y para animar a los que ya lo hacen (hacemos) y a quienes están en el "piénsalo" a punto de decidirse, y para agradecer a quienes contribuyen de cualquiera de las maneras a facilitarlo y apoyarlo.
Es ocasión para refrescar los motivos que nos mueven a seguir " comprometidos con nuestro compromiso", actualizándolos, desechando viejos motivos e incorporando otros nuevos que van apareciendo en nuestras vidas.
Hacer voluntariado nos pone de novios con la vida, dando sentido a nuestra tarea, a nuestro esfuerzo y a nuestro deseo de contribuir a crear un mundo mejor.
Las personas con quienes decidimos estar, a quienes tendemos nuestra mano, con quienes sonreímos, nos ilusionamos, consolamos, trabajamos......, que nos hacen testigos privilegiados de sus progresos en este difícil camino de retomar las riendas de sus propias vidas, gracias en parte a la dignidad que han podido reponer en sus vidas caminando juntos: ellos y nosotros. Estas personas nos confirman día a día que estamos en el camino adecuado; la injusticia, la exclusión, la desigualdad, la discriminación, la incomprensión, la falta de salud -del cuerpo y del alma-, la soledad y el olvido que padecen, nos hablan alto y claro de lo necesario de  nuestra existencia, de nuestra presencia y de nuestra actuación.
Construyamos un compromiso serio y responsable, aunque flexible. Serio y responsable que nos lleve a cumplirlo, y flexible para que podamos adaptarlo a nuestras obligaciones personales -familia, trabajo, estudios, amigos, aficiones, etc.-. A buen seguro que hará posible y coherente nuestro deseo de contribuir a ese mundo mejor que todas las personas deseamos.
Contrarrestemos la fuerza de esa gran parte de esta sociedad, que se guía por criterios mercantilistas, competitivos, demasiado "comodones", y que se vuelve insensible a las ruinas y fracasos  que crean nuestra "manifiestamente mejorable" manera de vivir.
La crisis socioeconómica nos ha llevado a cambiar estructuras, actitudes y estrategias, y el Voluntariado ha sabido, no sin dificultad, afrontar e interpretar adecuadamente las nuevas situaciones. La resistencia a las frustraciones , la capacidad de rehacerse ante la desgracia, la ruina o el fracaso, entender que, a pesar de todo,  sigue habiendo esperanza e ilusiones cada día, que las personas, por mal que se encuentren, siguen teniendo capacidades para seguir adelante, nos hace seguir ahí, en lo cercano, en el cuidado, acompañando...
Cierto es que, al no ser ni sentirnos superhéroes de nada, sabiéndonos gente corriente con nuestras capacidades y nuestras limitaciones, necesitamos el apoyo, la complicidad y la ayuda, en todos los sentidos, de todas las personas, de todas las instituciones, de lo público y de lo privado, para, desde nuestra debilidad,  seguir generando los espacios donde se recuperan la salud, la justicia, la inclusión, la dignidad, el sentido de la vida, la sonrisa.....
Como nos decía Gloria Fuertes, sigamos siendo artistas, no pintando un cuadro, no haciendo una escultura, no escribiendo una partitura musical, sigamos haciendo cada día una obra de arte con nuestro tiempo libre, con el tiempo que decidimos dedicar a nuestro voluntariado. Falta sigue haciendo.
miércoles, 7 de diciembre de 2016

SORTEO DE LA ONCE DEL SÁBADO DÍA 10 DE DICIEMBRE



El 45 aniversario del Teléfono de la Esperanza, en los cupones de la ONCE

Madrid, 5 de diciembre de 2016 (ONCE).-  El 45 aniversario del Teléfono de la Esperanza es el motivo del cupón de la ONCE del sábado, 10 de diciembre. Cinco millones y medio de cupones apoyan la labor de los voluntarios y expertos de esta entidad. En estos 45 años, las personas voluntarias atendieron más de cinco millones de llamadas de personas en crisis.

La Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza (ASITES) es una entidad de iniciativa social, que fue fundada en 1971 por Serafín Madrid. Su misión es ser una entidad de voluntariado pionera en la promoción de la salud emocional y, especialmente, de las personas en situación de crisis individual, familiar o psico-social, sobre todo, dentro del mundo hispano-lusohablante.

Ofrece un servicio integral y gratuito de apoyo a las personas que se encuentran en situación de crisis; y promueve programas para mejorar la salud emocional de las personas. Declarada de Utilidad Pública en 1972, es miembro fundador de la Plataforma del Voluntariado de España, y miembro de pleno derecho de la International Federation of Telephonic Emergency Services, con sede en Ginebra, y de International Asociation Suicide Prevention y, a través de éstas, está vinculada con la Organización Mundial de la Salud.

El Teléfono de la Esperanza está presente en 31 ciudades españolas y ha promocionado la creación de Centros de Escucha en Portugal, Suiza, Gran Bretaña, Francia, EEUU y en 9 países de Latinoamérica (Chile, Argentina, Perú, Venezuela, Ecuador, Honduras, Colombia, Costa Rica y Bolivia). Entre sus fines se encuentran proporcionar de manera gratuita, anónima y especializada, un servicio permanente de ayuda de urgencia, por teléfono y presencial. Promover experiencias que favorezcan el encuentro y la comunicación, la prevención de los  conflictos, y la mejora de la salud mental y la calidad de vida de las personas. Así como promover y potenciar el voluntariado como medio de participación social. (Para más información: http://www.telefonodelaesperanza.org)

El 15 de noviembre, el Teléfono de la Esperanza celebra el Día de la Escucha para llamar la atención sobre el hecho de que muchas personas se sienten solas, aisladas, con una gran necesidad de ser escuchadas. Especialmente los enfermos crónicos, los enfermos psíquicos, las personas mayores y los emigrantes, entre otros.

El cupón de la ONCE ofrece, los fines de semana, un premio principal a las cinco cifras y serie de 300.000 euros, más 5.000 euros al mes durante 20 años consecutivos a un solo cupón del número y serie premiados en la primera extracción. Además, premios de 2.000 euros al mes durante 10 años consecutivos, a los cuatro cupones de los números y serie premiados en alguna de las extracciones de la segunda a la quinta. 54 premios de 20.000 euros a las cinco cifras del número premiado en la primera extracción. Y premios de 400, 200, 30, cuatro y dos euros.


Los productos de la ONCE se comercializan por los más de 20.000 agentes vendedores de la ONCE. Gracias al Terminal Punto de Venta (TPV), el cliente puede elegir el número que más le guste. Además, se pueden adquirir a través de la web de juegos de la ONCE www.juegosonce.es.
martes, 6 de diciembre de 2016

Carta al Teléfono de la Esperanza

José Manuel Ballesteros Pastor
Escritor






Querido amigo: Te hablaré del Teléfono de la Esperanza. Fue la otra noche, en lo más hondo de la desolación de mi alma, a solas con la lluvia y el silencio; a esa hora en que, si no duermo, parece que se me ha detenido el tiempo y que estoy sola en la vida, que no hay nadie más en el mundo y que nunca más volverá a amanecer. Entonces, en una de tantas vueltas, pensé en el Teléfono de la Esperanza. Busqué el número. 957 470 195. Al otro lado de la noche, una voz. De mujer. Sentí lo que debe de ser el cobijo de una madre. Sentí una emoción profunda y lágrimas en los ojos. Hablé. Hablé de mi soledad, de mi tristeza, del silencio, de las lágrimas... ¡Vivo tan sola estos sentimientos, aquí, en lo más callado de mi corazón! Al otro lado había silencio, pero un silencio lleno de vida, porque yo sabía que mi alma era escuchada por amor, sin ningún otro interés. Había encontrado otra alma en el fondo de mi noche; alguien que esperaba dispuesta a escuchar lo que fuese, hasta el dolor más inhumano; este dolor insoportable que me produce el estar lejos de la persona amada; este dolor que me arrasa, que me ahoga de desolación y de tristeza, y me abre tanto vacío a solas que me arranca del pecho el corazón y vuelve a colocarlo para arrancarlo una vez más; que me convierte en lágrimas cualquier cosa que miro; que me apaga la sonrisa; que le quita la vida a mi vida: si como, si trabajo, si me despierto en la noche y no hay nadie, sólo lluvia y más lluvia, silencio y más silencio, y miedos, y desolación, y ansias de que alguien me acoja y me cobije; pero no hay nadie, solo soledad y más silencio; y el tiempo no pasa; y tiene que venir un nuevo día, esconderme del dolor, aparentar como que puedo seguir viva sin ayuda. Yo seguía hablando, y sentí que un alma me acariciaba el alma. No sé cuánto tiempo duraron mis palabras, pero pasó en un soplo. Colgué y, después de tantas noches, me volví acompañada a la cama. Y esta vez lloré de agradecimiento. Nunca esa voz sabría quién era yo, ni siquiera mi rostro; ni yo sabré nunca quién es esa voz. Lloré de esperanza, porque había palpado el amor; porque en esta vida hay ángeles entre nosotros, escondidos dentro de personas que practican la bondad. Si no fuera por ellas, no amanecería nunca en este mundo».
lunes, 5 de diciembre de 2016

A NUESTROS VOLUNTARIOS



L@S VOLUNTARI@S EL ALMA DEL TELÉFONO DE LA ESPERANZA

El Teléfono de la Esperanza celebra su 45 aniversario. Han sido años de intenso servicio a la sociedad española. Los voluntarios atendieron más de cinco millones de llamadas de personas en crisis. Al otro lado del teléfono se escuchan los llantos de la soledad, la depresión, la enfermedad mental, la crisis familiar o el maldito paro. La desesperanza culmina en la ideación suicida, las autolesiones, las múltiples adiciones o la automedicación.

Al otro lado del auricular alguien te escucha, te acompaña y te entiende. La compañía aligera el dolor y al colgar un mensaje queda en el aire: NO ESTOY SÓLO. Miles de personas, a lo largo de estos años, han transitado de la desesperación al convencimiento del propio poder para afrontar la vida.

La llamada de teléfono rompe la soledad, pero, a menudo, los problemas exigen un abordaje complementario. Los voluntarios psicólogos, abogados, trabajadores sociales o mediadores familiares aportan su pericia profesional para dotar a los llamantes de las habilidades personales que les permitan afrontar el dolor y abordar la crisis.

 En su dilatada historia los voluntarios del Teléfono de la Esperanza asesoraron y ofrecieron terapia de forma gratuita a más de doscientas mil personas y en nuestras bases de datos constan más de un millón de entrevistas terapéuticas.

El encuentro y la amistad son medicinas eficaces para el dolor y la soledad. El camino hacia la esperanza se transita uniéndonos a otros para compartir los problemas, buscar juntos soluciones, abordar el empeño común de dotarnos de las habilidades necesarias para superar la crisis.

Los grupos de autoayuda, más de diez mil en estos cuarenta cinco años, son la mejor prueba de la capacidad curativa del grupo. Cada voluntario se emociona y entusiasma al ver levantarse al caído acompañado por el grupo.

¿Se pueden prevenir el dolor y la crisis? ¿Se puede capacitar a las personas para afrontarla con dignidad? ¿En medio de la tempestad es posible mantener la calma? ¿Podemos alcanzar la felicidad? Los voluntarios del Teléfono de la Esperanza afirman con fe: SI SE PUEDE.

 El camino es la “Promoción de la salud emocional y mental de la población”. En estos años, este ha sido un objetivo prioritario del trabajo realizado por nuestra ONG y más de medio millón de personas se han beneficiado del mismo.

En fin, han sido cuarenta y cinco años de trabajo y servicio. Más de quince mil voluntarios, personas como tú y como yo, han puesto sus vidas al servicio de los demás sin más salario que la satisfacción de la ayuda prestada.

La fecunda historia del Teléfono de la Esperanza se ha construido gracias a la entrega de los voluntarios.

Hoy día cinco de diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntariado. Un día alegre y festivo para todos aquellos que, desde la gratuidad, ofrecen una parte de su vida a los demás.


En este día tan especial, queremos reconocer la deuda que la sociedad española tiene con su más de cuatro millones de voluntarios y gritar fuerte y claro: MUCHAS GRACIAS.
domingo, 4 de diciembre de 2016

La luna más grande

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Hace unos días hemos asistido a un espectáculo inusitado. Hemos podido ver la luna más grande de lo habitual debido a su punto de colocación en relación con la tierra, algo que ocurre pocas veces y que, por eso mismo, se anunció prolijamente para que nadie se lo perdiera.
La verdad es que se la veía grande y luminosa, cierto. Pero yo, que no conozco del tema, no me atrevería a decir cuánto más grande o cuánto  más luminosa. A mí me pareció tan grande y luminosa como otras veces la he visto. Y la miro mucho, que conste.
Lo que me pareció grande, pasmoso y luminoso fue el fenómeno social desencadenado por la noticia. La ansiedad generada y fomentada por sacar la mejor foto, en el mejor momento, acreditando el tan manido “yo estuve allí”.
Me hacía gracia escuchar a los compañeros cómo iban a ir a no sé qué lugar para obtener la foto. O a los medios de comunicación insistiendo en la “gran”  noticia una y otra vez. U observar, de regreso a casa, cómo había personas congregadas alrededor de puntos clave para fotografiar el evento.
Me llamó la atención tanta movilización, tanta energía activada, tanto interés despertado. En algún momento pensé en lo del palo y la zanahoria. Nos hablan de algo inusitado, asombroso, llamativo, extraordinario… y ahí nos posicionamos todos, obedientemente, como si se nos fuera la vida en ello, viendo lo que “hay que” ver.
Si somos tan dóciles con algo tan efímero ¡cuánto más no seremos con otras cosas! El tema da para pensar. Y para sacar conclusiones.