Lo importante no es la longitud de la vida (cuánto años ha vivido) sino su contenido (cómo ha vivido).
Alejandro Rocamora
sábado, 1 de noviembre de 2014

Contratiempo

El rincón del optimista
Juan
Los monstruos aparecen cuando menos te lo esperas.

Uno hace por vivir de la mejor forma posible, con optimismo, en paz, de forma positiva y buscando la bondad aunque lo que nos rodee principalmente sea justamente la maldad. Y os prometo que lo consigo durante muchas horas del día e incluso durante días enteros, el problema surge cuando surge el problema, es decir, cuando aparece el imprevisto, el accidente, el contratiempo. Ahí se te derrumban los esquemas, sale la bestia que llevas dentro y se viene abajo el aprendizaje que atesoras. Sin embargo, en los últimos contratiempos que me han sucedido, me gustó la forma en la que reaccioné y quiero compartirlo con vosotros por si a alguien le sirviera de modelo o de espejo en el que reflejarse.

Fueron dos sucedidos en poco intervalo de tiempo, apenas una semana y curiosamente producidos en el mismo lugar: una avería en el coche y un golpe con un hierro en una de mis piernas. Hay tres fases diferentes en el proceso que paso a enumerar:

1.- Durante 2-3 minutos, más o menos, me permití maldecir mi mala suerte e incluso creo que eché algún sapo malsonante por la boca para desahogarme. Sólo en esta fase tuve pensamientos de arrepentimiento y culpa: si hubiera hecho esto…, si no hubiera hecho lo otro…

2.- Pasado el ‘calentón’ inicial me permití otros 5 minutos para pensar, ver los pros y los contras, comprobar que lo que me ocurría no me iba a provocar la muerte, pues uno de los problemas se solucionaría con un poco de tiempo perdido (creo que por eso se llama contratiempo) y una cantidad de dinero indeterminada; y el otro, aún siendo de salud, sabía que tenía también reparación pasando por el ‘taller’ médico.

3.- La tercera fase la llamo ‘manos a la obra’. Esta acción es la que he aprendido en los últimos tiempos a poner en práctica con mayor eficacia. Concluida la fase de lamentos y de meditación se trata de dar solución práctica al problema. En un caso fue la llamada a la grúa para ir al taller y otras llamadas posteriores a la familia y amigos para informar de la situación y posponer los planes ya trazados y frustrados por la avería; en el caso de la pierna, pedir ayuda para acudir al centro de salud, puntos de sutura, inyección antitetánica y curas sucesivas en enfermería hasta que aquello quedó en una cicatriz.

Al final saco conclusiones: nuestras vidas se componen de muchas cicatrices que no son más que el recuerdo de problemas que acabaron en solución. Pero considero de enorme importancia que las heridas cicatricen bien, que aunque se hayan infectado sean limpiadas, desinfectadas y curadas como Dios manda, puse una herida mal curada (también vale para el espíritu) tiende a supurar y a recordarnos que el dolor es una señal de que algo no va bien, con el riesgo de que se nos junte un contratiempo con el siguiente o, como dice/decía mi madre, se junte el hambre con las ganas de comer.

PD: Me parece que esta idea la he escrito ya en otros apuntes. Pido disculpas por la reiteración, pero también me recuerdan a menudo que tengo fecha de caducidad, que soy finito, motivo por el que practico el carpe diem. Por eso aprovecho el momento. Te invito a que tú también lo aproveches.

Asín sea.

viernes, 31 de octubre de 2014

6ª.- Las vivencias laborales

Las verdades que no tengo
La redacción del blog
Este blog de la mano del escritor, pensador y vividor Raúl Rodríguez la semana anterior inició nueva entrada semanal bajo el paraguas “Las verdades que no tengo” incluidas en uno de sus libros, que al final de este periplo desvelaremos para todos nuestros internautas; no pretendo –dice el autor– inculcar verdades, que por otro lado no las tengo, más bien me gustaría que cada cual aprenda a descubrir las suyas.
La redacción de este blog se ha permitido espigar dentro de las vivencias de Rául  y hoy nos situamos en su vivencia del mundo laboral.

jueves, 30 de octubre de 2014

Congreso de voluntarios
del Teléfono de la Esperanza

Un voluntario
Cuando hace días empece a decir que me iba al congreso de Voluntarios del Teléfono de la Esperanza a Marina D´or, los comentarios que recibía eran... “que envidia”,  “que relajado vas a venir”, “que bien... todo el día en el agua”, “no te vamos a conocer de lo renovado que vendrás”, y algunos osados se atrevían a decir... “ya veras con que ganas ganas vas a ir al trabajo el lunes” ¿?.
miércoles, 29 de octubre de 2014

Curso «Piensa bien para sentirte mejor»

Esther Pérez
Los días 18 y 19 de octubre hemos tenido el Curso de “Piensa bien para sentirte mejor”. Hemos analizado las causas de nuestras preocupaciones y comprobamos que muchas veces se deben a creencias irracionales. Estas creencias son ideas que no son reales y que repetidas un montón de veces en nuestra cabeza actúan como auténticos virus mentales dañando nuestra autoestima y provocándonos mucho sufrimiento y emociones negativas desproporcionadas.
martes, 28 de octubre de 2014

Hablar


Esta pintada la encontramos en una de las cafeterías de la ciudad de León, en la llamada Plaza Pícara Justina.  Es una pintada inteligente. Una llamada a la comunicación que compartimos con todos nuestros internautas. Si te sugiere algo lo puedes compartir en comentarios.
lunes, 27 de octubre de 2014

Taller de mindfulness en el Teléfono de la Esperanza de León


El T.E. de León organiza las dos primeras jornadas de mindfulness los días 29 y 30 de noviembre.
Mindfulness significa ser consciente del momento presente de manera continua, sin juzgarlo, aceptándolo tal y como es, sin tratar de controlarlo, estando  concentrados en el instante y en cada uno de sus detalles y matices, que el observador y lo observado casi se acaban encontrando, confluyendo.
Es un estado que te ayuda a sentirte relajado, alerta y en paz. Los estudios realizados demuestran que reduce el estrés, hace que sea más fácil soportar el dolor, reduce la depresión y aumenta la autoaceptación y autoconocimiento. Te ayuda a despegarte de tus propias reacciones, a verlas desde fuera y con mayor claridad y perspectiva. Pero sobre todo te ayuda a controlar tu mente y todo lo que sucede en ella: pensamientos, emociones, recuerdos, imágenes mentales. El mindfulness es una herramienta poderosa para tomar las riendas de tu mente y de tu vida.
domingo, 26 de octubre de 2014

«Colocar la vida»

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Piedra a piedra, fotografía Jesús Aguado
Una de estas tardes de lluvia en que nos vemos inmersos me dediqué a colocar fotografías –de esas que vas dejando por los cajones– en sus respectivos álbumes.