Ayúdame, enséñame.
Para crear belleza con palabras simples.
Jose
viernes, 5 de febrero de 2016

Nuestro verdadero nombre



Tu creáis que te llamabas Julio o Ana
Pensabas que habías nacido en este o ese otro lugar
Que eras así o asá
Tu nombre es paz, amor, luz, consciencia, plenitud
jueves, 4 de febrero de 2016

Entrevista al mejor maestro de España

Tomada de PUBLICO.ES
.
César Bona: "Yo no haría mejor mi trabajo si me pagaran más"
“Me dan igual los dieces que saquéis en los exámenes si no sois buenas personas. Lo que me importa es que seáis buenas personas y tratéis a los demás con respeto. Después os exigiré todo lo demás”

Uno de los 50 mejores maestros del mundo, según el premio Nobel de los profesores, se muestra crítico con el Libro Blanco del Docente y advierte de que las causas del fracaso escolar son, entre otras, que la escuela no valora el factor humano y que los docentes no están haciendo del colegio un lugar donde los niños quieran ir.
Dice César Bona (Aizón, Zaragoza, 1972) que los niños no son sólo los adultos del mañana, sino también los habitantes del presente. Por eso cree que los maestros deben educar para la vida, además de para el trabajo, y que no deben enseñarles a ser mejores que sus compañeros, sino a ser mejores que lo que eran antes. “Me dan igual los dieces que saquéis en los exámenes si no sois buenas personas. Lo que me importa es que seáis buenas personas y tratéis a los demás con respeto. Después os exigiré todo lo demás”. Así se presentó el primer día de clase en una escuela de Muel (Zaragoza) quien luego fue uno de los 50 mejores maestros del mundo, según el Global Teacher Prize, el premio Nobel de los profesores.
Su metodología se basa en la empatía, en su capacidad de detectar qué necesitan los niños y qué los puede motivar. Como explica en La nueva educación. Los retos y desafíos de un maestro de hoy (Editorial Plaza y Janés), combatió el absentismo escolar haciendo que los alumnos de una clase le enseñaran a tocar el cajón flamenco y fomentó la cohesión en una aula montando una película de cine mudo en la que los protagonistas eran dos alumnos que no se hablaban.
En una cafetería de la estación de Atocha de Madrid, poco antes de coger el AVE para volver a casa y seguir con la vorágine de entrevistas, charlas y reuniones en la que vive desde que fue elegido mejor profesor de España, Bona reclama pasión, creatividad y sensibilidad a los docentes para que ellos mismos puedan fomentar la pasión, la creatividad y la sensibilidad de los alumnos. ¿Cómo? Con más diálogo y menos datos. “Nos empeñamos tanto en enseñar a los niños que nos olvidamos de invitarlos a aprender. Yo veo más importante abrir una puerta a la curiosidad de los niños que darles toda la información, porque si ellos ven cómo funciona, van a estar siempre entrando y saliendo con esa puerta".
El libro blanco del docente que prepara Juan Antonio Marina propone pagar a los profesores en función de sus resultados. ¿Qué le parece?
Yo no haría mejor mi trabajo si me pagaran más. E igual que yo, también muchos maestros que sé que viven con pasión esta profesión. Aunque a nadie le amarga un dulce, no es cuestión de dinero. Si te pagan más, maravilloso, pero no me apetece que se asocie esta profesión, que es tan bonita, con trabajar bien para ganar más. Además, este tema tiene varios matices que es necesario analizar. Por ejemplo, ¿según qué resultados iban a pagar más? Porque, si los resultados son números, ¿cuánta gente iría a los centros que llaman de difícil desempeño? Porque normalmente los profesores que van allí sienten pasión por esta profesión y acuden a estos centros para sacar lo mejor de esos niños. Los resultados son humanos, no se pueden cuantificar en una nota. Luego, sí que valoraría a los maestros por su implicación con los niños, con los padres, con la escuela y con la sociedad, no por un número. Hay muchísimos maestros que se implican para que un niño saque un 5 y es una gran satisfacción ver que se va superando. Tenemos que educar a los niños no para que sean mejores que sus compañeros sino para que sean mejores que lo que eran antes. Esas medidas que propone el libro blanco crearían además competitividad entre los niños, entre los docentes, entre los centros... Es algo peliagudo. Estoy a favor de evaluar a los profesores que hacen cosas interesantes para los niños, pero hay que ver cómo.
Marina también propone un MIR para maestros. ¿Cómo lo ve?
Me parecería bien hacer una selección entre quienes están estudiando para ser maestros. Serviría para ver qué cualidades tienen, qué ofrecen. ¿Eres un ser curioso, creativo? Si lo eres, tienes más opciones que los demás para ser maestro porque eso es lo que vas a enseñar a los niños. ¿Eres un ser con compromiso social? Si lo eres, tienes más opciones que los demás para ser maestro porque eso es lo que vas a enseñar a los niños.
¿Cómo se podrían evaluar estas cualidades?
Hay maneras para ver si alguien es creativo o comprometido. A través de sus proyectos se podría medir. Lo que no puede ser es que alguien, por sacar un 9 o un 10, empiece a trabajar de maestro cuando quizás no sabe tratar a los niños, no sabe escucharlos, o no sabe ponerse en su lugar.
Dice que si los maestros quieren enseñar deberían estar siempre aprendiendo. ¿La formación continuada al profesorado debe ser obligatoria?
Si un maestro es consciente de lo que implica su relación con los niños siempre sabe que ha de estar formándose. No hace falta que te obliguen si sabes que cada día tienes que dar tu mejor versión para sacar la mejor versión de los alumnos. Hay que ofrecer mucha más formación, pero vamos a distinguir entre la formación al profesorado, que es fundamental, de la formación para futuros maestros en las universidades. A ellos hay que darles herramientas para que las usen luego con los niños, herramientas de expresión oral, de compromiso social, para estimular la curiosidad y la creatividad de los futuros docentes. Cuando doy charlas en las universidades pregunto a cuántos les han enseñado a hablar en público y, de 600, levantan la mano cuatro. ¿Cómo vamos a enseñar a los niños a hablar en público si nadie nos ha enseñado a nosotros? Nunca es tarde para empezar.
Apunta en el libro que los profesores deben estar motivados para poder despertar la curiosidad de los alumnos por aprender. ¿Qué les diría a los docentes hastiados que ya no tienen ganas de aprender?
"Tenemos que educar a los niños no para que sean mejores que sus compañeros sino para que sean mejores que lo que eran antes"
La educación tiene mucho que ver con la felicidad. Y la felicidad tiene mucho que ver con la educación. Uno aprende cuando está feliz y, en ese sentido, un maestro que no vaya feliz a trabajar jamás va a encontrar a los alumnos felices. Por consecuencia, esos alumnos nunca van a tener ganas de ir al colegio. Además, según qué educación les das, ellos podrán encontrar su camino. Existe gente que se acomoda y en esta profesión uno nunca puede estar cómodo. Uno tiene que ser consciente de que es imperfecto y humilde para aprender de los compañeros, de los padres y de los niños. Es imposible saber de todo, siempre tenemos que aprender de la gente que nos rodea y esa es una cualidad que deberían tener todos los maestros. Y deben ser abrepuertas. No sólo tienen que meter datos en las cabezas de los niños, sino abrirles las puertas a la curiosidad porque tienen mucho que ofrecer. La escuela, normalmente, no deja aflorar la creatividad y la imaginación de los niños, no deja que la expresen y la compartan.
¿A qué cree que se debe?
A que los currículums son exageradamente largos. Desde el primer minuto hasta el último, muchos profesores piensan que lo más importante es meter datos en las cabezas de los niños. Pero no, hay que educar para la vida. Y si en algún momento hay que olvidarse de estos datos y estar hablando días y días con los niños de cosas más importantes que la Edad Media, debemos hacerlo. Debemos hablar sobre la interacción entre ellos, sobre la cooperación, sobre el respeto. Entonces habrá gente que dirá: "Así no aprenden". Pero ¿qué quieres que aprendan? Hay tiempo para todo, pero lo que no puedes hacer es dedicar todo el tiempo de la clase a meter datos en las cabezas de los niños que a los 30 días habrán olvidado casi completamente.
" Es más importante abrir una puerta a la curiosidad de los niños que darles toda la información
¿Qué ha provocado que ahora los currículums sean tan extensos?
No lo sé. No sé quién decide meter tanta materia en un año. Pero las consecuencias son graves. Por ejemplo, que los niños estén haciendo deberes hasta las tantas porque hay que terminar el temario... para mí, eso es contraproducente. Hay que dar un poco de oxígeno para que los chavales tengan ganas de volver a clase el día siguiente, hay que dejarles con hambre.
Imagino que en Secundaria eso es tarea imposible...
Es paradójico. Cuanto más ganas tienen de sentir que son alguien, es cuando más se les anula. ¿Por qué? Porque las clases son de 50 minutos, porque hay muchísima información que darles en poco tiempo... Cuanto más necesario es escucharles es cuando menos tiempo hay para ello. Cuanto más necesidad tienen de participar en la sociedad es cuando menos tiempo tienen para participar en la sociedad.
El Gobierno dice que una de las causas del fracaso escolar es la falta de incentivos al profesorado. La oposición culpa a los recortes y usted afirma que no toda la culpa es de las instituciones. ¿Cuál es la raíz del problema?
A nadie se le puede convencer de que un recorte va a hacer que la educación mejore. Un buen maestro con un mal sistema podrá hacer algo, y con un buen sistema, hará algo definitivamente. Un mal maestro en un buen sistema hará muy poco; y en un buen sistema, hará muy poco también. Lo primero es dar lo máximo de nosotros mismos. Y luego, el sistema tiene que ayudar. La primera causa del fracaso escolar es que no hacemos de la escuela un lugar donde los niños quieran ir. Otra causa es que no se tiene en cuenta el factor humano. Si se recortaran los currículums y tuviéramos más tiempo para hablar, si los niños tuvieran tiempo para expresar su creatividad, querrían volver al colegio. Es extraño ver clases en las que los niños expresen lo que tienen dentro, sus talentos... Cuando eso sucede, quieren volver a clase porque ven que tienen algo que todos los seres humanos tenemos: el deseo de sentirse útiles, escuchados, queridos.
La primera causa del fracaso escolar es que no hacemos de la escuela un lugar donde los niños quieran ir
Dice que en sus clases hay empatía, respeto y sensibilidad. Sin embargo, cuando se hacen leyes, sólo se habla de números, competencias y resultados.
En 1996, Jacques Delors preparó un informe sobre cómo tenía que ser la educación y señaló cuatro pilares básicos: los niños tendrán que aprender a hacer, aprender a aprender, aprender a convivir y aprender a ser. ¿Dónde están los dos últimos pilares a estas alturas?
Con proyectos como 'El Cuarto Hocico', una protectora de animales virtual creada por los alumnos que ha ido creciendo y se ha extendido a otros pueblos, aboga por despertar el sentido crítico de los alumnos y hacerles sentir protagonistas del cambio. ¿Por qué?
Eso es mágico. Si a un niño le invitas a participar y a actuar, cambia todo. Si se sienten ejemplos para otros, se esfuerzan incluso en hacerlo mejor. Cuando les invitas a mirar a la sociedad y a aportar algo, intentan cambiar su entorno para bien cambiando ellos también interiormente.
¿Cómo reaccionan los padres ante sus propuestas?
Los padres, por norma, piensan que hemos de educar a sus hijos como ellos fueron educados. Pero las herramientas cambian, el contexto en el que viven los niños cambia... Y tenemos que convencerles de ello. A los futuros maestros les digo que tenemos que ser perseverantes en este sentido y que es imprescindible el diálogo con los padres. A algunos les cuesta entender que los niños tienen que aprender cosas que no están en los libros, pero poco a poco van comprendiendo la situación. Lo que esta claro es que cuando a un niño le invitas a superarse, o cuando confías en él, los resultados son maravillosos. Pero para que tú confíes en un niño y le escuches, necesitas tiempo.
"Cuando a un niño le invitas a superarse, o cuando confías en él, los resultados son maravillosos"
El tiempo. ¿Qué le diría a un profesor que comparte su opinión pero dice que no tiene tiempo de hacer esas cosas que propone?
Todos mis proyectos los he hecho en la escuela pública y he cumplido con el currículum. ¿Cómo? Recortando cosas que yo consideraba menos interesantes que escuchar a los niños. ¿Cuál es el resultado? Que los niños tienen ganas de ir a la escuela, es decir, uno de nuestros fines. Yo les diría a todos los maestros: "Sé el profesor que tú quisieras para tu hijo".
Usted recomienda educar a los niños no sólo para que encuentren trabajo, sino para encontrarse a ellos mismos. ¿Están preparados los docentes para educar en la gestión de las emociones?
No todos estamos preparados para ello, hace falta formación. En realidad, el personal y el profesional deberían ser caminos paralelos porque si no tienes formación no te vas a ganar la vida, pero a mi modo de pensar, una de nuestras misiones HA DE SER DAR HERRAMIENTAS A LOS NIÑOS PARA QUE SEAN FELICES. Cuando transmites conocimiento, estás dando esas herramientas, pero no es sólo cuestión de datos sino también de que puedan revertir esos datos en la sociedad. Lejos de hacer un mundo competitivo, que es lo que ha hecho la escuela muchas veces, creo que debemos construir un mundo cooperativo en el que haya sitio para todos, en el que no haga falta dar codazos.
"Lejos de hacer un mundo competitivo, que es lo que ha hecho la escuela muchas veces, debemos construir un mundo cooperativo"
¿Cómo reaccionan los alumnos que no le conocen cuando les plantea sus proyectos?
Primero, me conocen. Y yo les conozco a ellos. Esa es la base de cualquier relación humana: conocerse. Parece mentira que muchos maestros lleven años sin conocer a los alumnos a los que pretenden enseñar. Para mí, la educación es una relación humana. Y si no conoces a la otra persona, si no conoces sus gustos, sus preocupaciones, qué le inquieta, qué le gustaría, es difícil interactuar. Esta es otra de las causas del fracaso escolar: que no conocemos a nuestros alumnos, no sabemos hacia donde pueden aplicar lo que se les enseña.
miércoles, 3 de febrero de 2016

Ser feliz

Papa Francisco

Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.
Solo tu puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchos que te precisan, admiran y te quieren.
Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.
Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es solo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.
No es apenas conmemorar el suceso, sino aprender lecciones en los fracasos.
No es apenas tener alegría con los aplausos, sino tener alegría en el anonimato.
Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones, y períodos de crisis.
Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista para quien sabe viajar para adentro de su propio ser.
Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia.
Es atravesar desiertos fuera de si, mas ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.
Es agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.
Es saber hablar de si mismos.
Es tener coraje para oír un "no".
Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.
Es besar a los hijos, mimar a los padres, tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.
Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple, que vive dentro de cada uno d nosotros.
Es tener madurez para decir "me equivoqué."
Es tener la osadía para decir "perdóname."
Es tener sensibilidad para expresar "te necesito."
Es tener capacidad de decir "te amo."
Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz...
Que en tus primaveras seas amante de la alegría.
Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.
Y que cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.
Pues así serás mas apasionado por la vida.
Y descubrirás que ser feliz no es tener una vida perfecta.
Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.
Usar las pérdidas para refinar la paciencia.
Usar las fallas para esculpir la serenidad.
Usar el dolor para lapidar el placer.
Usar los obstáculos para abrir las ventanas d la inteligencia.
Jamás desistas....
Jamás desistas de las personas que amas.
Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible.
Y tu....eres un ser humano especial!
martes, 2 de febrero de 2016

Un instante de paz, plenitud y bienestar

Mariví
TALLER DE MEDITACIÓN
No se me da bien expresar mis emociones por escrito, yo soy más de comunicarme verbalmente. He esperado para pensar cómo podría transmitir mi impresión sobre el curso de meditación que acabamos de recibir en el Teléfono de la esperanza.
Ha supuesto desconectar de la rutina del día a día e intentar vivir emociones desde mi interior espiritual y mental. Ha habido veces que incluso, creyendo que no estaba llevando  bien la meditación, al acabar la sesión, me daba cuenta de que no había sido consciente de encontrarme en esa sala acompañada de todas las personas que compartían conmigo la experiencia que se nos brindaba. Haber permanecido desconectada de esa realidad, me hizo  sentir trasladada a otro momento donde mi mente o mi espíritu me llevó. Fue un instante de paz, plenitud y bienestar lo que yo experimenté, pero que al preguntarnos cómo lo habíamos sentido, no era capaz de poder expresarlo para que se me entendiera. Si eso era conectar con tu ser interior, yo lo conseguí, no fueron todos los momentos de la meditación, pero sí los suficientes como para que al inicio de cada semana sintiera las ganas de encontrarme nuevamente con todo el grupo.
Ha sido un disfrute, agradezco al T.E. la oportunidad que me dio de vivir esas experiencias, tan llenas de paz, comprensión y aceptación. Sobre todo aceptación porque es mi caballo de batalla, me siento, a veces, con la responsabilidad de resolver los problemas de la gente que me importa, y ahí te das cuenta que al que verdaderamente debes ayudar es a ti mismo, con independencia de que si nos piden ayuda y está en nuestra mano echar un cable lo hagamos, pero sin hacer nuestro el problema del otro.
Me di cuenta de que el Coordinador del taller resumía mucho conocimiento en un rato muy corto pero intenso. Siempre me gustó indagar en el interrogante de ¿quién soy yo verdaderamente? y, desde luego, es más apasionante indagar en nuestra verdadera esencia que centrarnos, de manera obsesiva, en nuestro cuerpo físico, pero aún con este y con nuestra mente también tenemos que reconciliarnos, a fin de cuentas son el vehículo que ayuda a nuestro espíritu a crecer y avanzar en este sueño que es nuestra vida terrenal.
Gracias Valentín, coordinador de este grupo,  por haberme hecho disfrutar de estas vivencias.

lunes, 1 de febrero de 2016

Mineros

El rincón del optimista
Juan

Los mineros encerrados en el Pozo Calderón de la MSP en Villablino en 1992.
En este León nuestro, quien más o quien menos, tiene un amigo o un familiar minero. Yo, particularmente, trabajo en una zona minera del Bierzo desde hace 12 años y vivo a diario el drama de la crisis o más bien la reconversión del sector. Aquí perviven las dos teorías encontradas: la de quien ve la minería (extracción de hulla y antracita) como único medio de supervivencia económica de un territorio y de miles de familias; y quienes ven en la quema de carbón en las centrales térmicas como una fuente de contaminación inasumible, apostando por las energías renovables como alternativa. Si bien estos mismos detractores del carbón utilizan la electricidad fabricada en las térmicas y manejan a diario sus vehículos sin importarles si la gasolina o el diesel quemado en sus motores contamina mucho o poco.
Yo admiro a los mineros viendo como, los pocos que quedan ya, se juegan la vida a diario arrancando de la tierra el negro mineral en estrechas, oscuras y húmedas galerías a cientos de metros de profundidad. Y cuando trabajadores de otros sectores critican que los mineros se jubilen a tan pronta edad y con una pensión alta, sé que lo hacen por puro desconocimiento y por envidia, pues de verdad creo que no sólo es el premio al riesgo de muerte que han corrido durante jornadas y jornadas, sino que las condiciones de salubridad que han soportado, muchos con problemas pulmonares de por vida, debe ser justamente recompensado.
De los mineros tengo muchos testimonios de luchas y reivindicaciones en mis años de periodismo activo en León durante más de 20 años. Pero recuerdo un acontecimiento con especial viveza. En 1992, los mineros de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), en el marco de una serie de huelgas y protestas, puso en marcha la Marcha Minera que consistió en una marcha pacífica a pie de 500 mineros desde Villablino hasta Madrid. Mientras los valientes andarines se dirigían por etapas a la capital de España para llamar la atención de su delicada situación, el Comité de Empresa integrado por otros ocho mineros, decidieron encerrarse en el Pozo Calderón de Villablino, como medida de presión añadida para la Administración. A 400 metros de profundidad, en uno de los talleres del Pozo Calderón, los dirigentes sindicales apoyaban las medidas que sus compañeros realizaban en la superficie. Así permanecieron 50 largos días, en uno de los encierros más largos del sindicalismo, en condiciones durísimas de humedad, ruido, ausencia de luz,... Sus compañeros y sus esposas y madres se ocupaban del suministro de alimentos y de darles ánimos constantemente y conversaciones a través del telefonillo. Y allí me presenté yo, con los permisos previos pertinentes, con la libreta y la grabadora. Me acompañó mi colega y amigo fotógrafo, Secundino Pérez (Cundi). Fue un rato inolvidable el que estuve con estos ocho mineros charlando, entrevistando, preguntando sobre el vivir diario allí abajo, para luego escribirlo y publicarlo en La Crónica de León. Imagina la situación, dura como pocas. Casi dos meses ahí abajo. Increíble la lucha silenciosa, rozando la locura.
Por eso, cuando escucho a alguien criticando a los mineros que cobran mucho o que se jubilan pronto, no dejo de acordarme de mis recuerdos en el Pozo Calderón y en que esta profesión precisa de mucho respeto y comprensión. No me duelen prendas en gritar: ¡Vivan los mineros!
Asín sea.


Los trabajadores de la mina conocen mejor que nadie que la vida te la juegas cada día.
domingo, 31 de enero de 2016

Enseñanzas
de piscina

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena


Los fines de semana suelo ir a nadar. Como ya es un hábito, porque llevo haciéndolo durante muchos años, me ha dado tiempo a aprender algunas cosas gracias a la observación.
Y me he dado cuenta de que en aquel recinto se repiten los comportamientos habituales y cotidianos de la vida.
Por ejemplo, está el que llega, ocupa una calle y se pone a nadar a su ritmo adaptándose a las circunstancias, nadando a rueda o solo, pero sin molestar.
Está quien ocupa la calle nadando como una batidora o a mariposa y literalmente te echa porque no deja sitio para nadie más. El a lo suyo, y los demás que se busquen la vida.
Hay también el típico nadador de espaldas a braza, del que no puedes evitar más de un manotazo, por supuesto sin intención y, a veces, acompañado de un “perdón”, pero que no cambia de estilo porque es lo que le gusta.
Y aquel otro que, aunque haya otros dos nadadores en la calle, se mete igual alegando que “es la que usa normalmente” (como si hubiera alguna diferencia de una calle a otra).
Otros llegan, miran y si la piscina está muy ocupada se van sin más.
En medio de todo eso yo busco mi sitio. Evito nadar en rueda porque no me gusta sentirme presionada ni fijar un ritmo que no sea el mío.  No cuento los largos, porque hacerlo me provocaba ansiedad. Y el reloj es solo una referencia, ya que he descubierto que el tiempo lo fija mi propio cuerpo: cuando me noto cansada, dejo de nadar.
Así sigo, nadando, observando y aprendiendo. Y a una conclusión he llegado: cada uno nada como es.