El silencio es quedarse sosegado en el asiento, en una silla.
José Fernández Montiel
sábado, 25 de octubre de 2014
viernes, 24 de octubre de 2014

Las vivencias
de la vida religiosa

Las verdades que no tengo
La redacción del blog
Los ángeles del bien
Este blog de la mano del escritor, pensador y vividor Raúl Rodríguez la semana anterior inició nueva entrada semanal bajo el paraguas “Las verdades que no tengo” incluidas en uno de sus libros, que al final de este periplo desvelaremos para todos nuestros internautas; no pretendo –dice el autor– inculcar verdades, que por otro lado no las tengo, más bien me gustaría que cada cual aprenda a descubrir las suyas.
La redacción de este blog se ha permitido espigar dentro de las vivencias de Rául y hoy nos situamos en su vivencia de la vida religiosa.

- Raúl, decidiste ingresar en la vida religiosa,¿no es eso?

- Sí. Y te diré que no sé es más religioso por ingresar en una supuesta vida religiosa; hay veces que dentro de eso que se llama vida religiosa se practica muy poca religión de la verdadera. Pero quiero manifestar mi respeto por las personas que han tomado este camino, que no es fácil.

- ¿Tú tenías vocación?

- Eso pensaba. Ahora sé que la vida, toda entera es una vocación: vocación de vivir. No solamente tienen vocación los que ingresan en un convento. Hagas lo que hagas, tu vocación es ésa.

- Estuviste un año en el noviciado e hiciste los votos..

- Sí y al poco descubrí que no era ni pobre ni casto ni obediente y aquello me produjo una fuerte convulsión

- ¿Y abandonaste?

- Abandoné. Salí caminando con paso firme de un edificio oscuro con techos muy altos para perderme en un lugar verde lleno de árboles. Fui buscando la luz del sol. Lloraba de alegría.

- Lo cuentas como si hubieras salido de una jaula.

- Los pájaros pertenecen al aire, se ahogan en los interiores donde hay humedad y la oscuridad es permanente. Soy un paseante del sol y de los espacios abiertos. Allí me ahogaba.

- ¿Qué piensas de la castidad?

- La castidad impuesta a través de una norma es ir directamente contra la naturaleza. Sería lo mismo que decir: hace calor, tienes sed, pero no puedes beber agua. Benditos los que son capaces de sacar agua de un pozo casi seco. He conocido bastantes frailes y monjas enfermos...Enferman de soledad, de no tocar una piel, por no ver de cerca unos ojos que vibran, por no atreverse a besar unos labios. Y es que todo lo que niegas se acaba volviendo contra ti...Recuerdo en aquella supuesta vida religiosa que el sexo no solo estaba vetado y perseguido, sino que el propio enamoramiento era silenciado, algo parecido a una enfermedad... ¡Dios míos, atreverse a negar el amor, el amor humano, ese amor que también es Dios, que es extraordinario regalo de la naturaleza..! Y negar también el erotismo y los propios afectos y ahogarlos todas las noches con la almohada de dormir... Solamente puedes ser casto si antes has conocido el sexo y todo lo que ello implica. ¿Quién enseñó esa terrible represión a los hombres y mujeres que dicen estar cerca de la santidad?

- Vivir sin libertad.

- Fíjate en el voto de pobreza... El voto que hay que hacer es el voto de riqueza. Si la pobreza no es un bien, tampoco puede ser una virtud. Y la obediencia... A quien hay que obedecer es al propio corazón, porque el corazón es la voz de nuestro yo superior.

- ¿Raúl, cómo se grita esa libertad?

- Con lógica y sensatez. Si tú verdaderamente amas, ¿qué importa el sexo?. El amor hace verdaderas todas las cosas. Si tú un día conoces a una persona puedes charlas con ella dando un paseo o tomando algo en el bar o simplemente acostándote para hacer el amor. Todos los pasos de ese proceso son hacer el amor. Jesús en la última cena entregó su cuerpo; de la misma forma para llegar a contactar con una persona hay que entregar también el cuerpo...

- Libres por amor.

- El verdadero amor crea seres que aprenden a vivir en libertad. Un ser humano libre acaba por fuerza abandonando los dogmas y las cadenas que impiden su evolución.

jueves, 23 de octubre de 2014

Una experiencia de vida

El rincón del psiquiatra
Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra

Hace unos días estuve en un hospital de Madrid. No fue por padecer alguna enfermedad, ni porque algún familiar estuviera enfermo o hubiese sido operado, por señalar las circunstancias más frecuentes que provoca ese tipo de visitas, mi presencia allí era por un motivo de alegría. Por esto, cuando después de deambular por pasillos y pasillos y preguntar a varias enfermeras encontré la habitación, objeto de mi visita, contemplé a un grupo de familiares sonrientes y alegres junto a una cuna: Victor tenía un día de vida. 

El nacer siempre implica una esperanza y un alto nivel de angustia, para los espectadores de la escena, y para el mismo recién nacido. Se produce entre el dolor (do­lores de parto de la madre), la ruptura del cordón umbilical y el grito del recién nacido, como el primer gesto que im­plica vida. Dolor, ruptura y proclamación de la necesidad de vivir, a través del grito,  son los ingredientes del hecho de nacer.

Hoy al recordar el nacimiento de Victor pienso que la vida cotidiana, reproduce de alguna manera la vivencia de nacimiento: salir de un sitio agradable y tranquilo (el útero materno) a través de un grito o llanto. En muchas ocasiones de nuestra vida el sufrimiento y la angustia, como Victor, es la catapulca que nos lleva a la paz y tranquilidad. Es curioso constatar que el recién nacido para que viva tiene que llorar.

Por otra parte, en aquella habitación del hospital donde estábamos jóvenes, maduros y maduritos, el ser más diminuto era el que tenía más potencial de vida. Victor solamente había consumido de su tiempo un día. Ese es uno de los misterios de la vida: lo más pequeño puede ser lo más grande; la experiencia de sufrimiento se puede convertir en una experiencia de vida y la vivencia más insignificante puede convertirse en el punto de partida de nuestra felicidad. ¡Es el poder de las cosas pequeñas!

Al contemplar a Victor,  pequeño y diminuto, indefenso a pesar de su potencial de vida,  y cómo se agarraba al pecho de su madre, sentí alegría por lo que eso significaba de esperanza y de proyecto de vida. Era como contemplar el nacimiento de un bello día, con todas sus posibilidades de disfrute pero también con el riesgo de la pena y sufrimiento.

Hoy, al redactar estas líneas, he recordado un pensamiento de V. Frankl, que representaba a la existencia, no como una línea recta que finaliza con la muerte, sino como un círculo que se cierra al morirse. Lo importante, pues, no es la longitud de la vida (cuánto años ha vivido) sino su contenido (cómo ha vivido). En la imagen del círculo lo importante  es cerrar el círculo, es decir completar de forma saludable nuestra existencia. Por esto decía V. Frankl, que la “vida no es algo importante, sino la oportunidad de hacer algo importante”. Es lo que yo deseo que se cumpla para Victor, sus hermanos Alvaro y Claudia y sus padres Bea y Luis. ¡Enhorabuena!

miércoles, 22 de octubre de 2014

Juega sabiamente

Papaji

Este mundo es un jardín, un juego.
Juega a este juego divino con destreza.
Ve las cosas como son
sin intentar poseerlas,
o te crearás problemas,
porque incluso tu cuerpo es transitorio.
Tu próximo aliento no está garantizado,
así que haz lo que tengas que hacer Ahora.
Juega bien, juega sabiamente,
averiguando primero quien eres tú.
Este mundo es como el rabo de un perro,
lo natural es que se curve.
Lo mejor que puedes hacer es estar en Quietud
sin dejar que nada te afecte.
Los visitantes vendrán y se irán,
no interfieras con estas olas.
Permanece siempre Vacío permitiendo la danza de los deseos.
Dormir cuando se está despierto,
significa dormirse ante los deseos y las aversiones.
Aferrarse a todo aquello que no es eterno, es ser arrogante.
Cuando no te aferras, amas a todas las cosas.
Así que ni te aferres, ni intentes no aferrarte
porque ambas acciones ocultan la Verdad.
Utiliza tu ego y tu mente como usas unos zapatos:
póntelos para salir,
y déjalos a la entrada al volver a casa.
De lo contrario, el asiento reservado para la Sabiduría,
estará siempre ocupado.
Basta con el pensamiento “Yo soy el cuerpo”
para usurpar el trono,
así que mantén al ego y a la mente fuera, junto a los zapatos,
hasta que no haya ni dentro ni fuera,
ni quede nadie para calzarse.
Si es absolutamente necesario que pienses,
piensa “Yo soy pura Consciencia”.
Si necesitas hablar, habla sobre el Ser.
Si tienes que leer, lee los escritos de los Iluminados.

Gentileza de Gregorio Dávila: http://grego.es/?p=7216

Fotos Jesús Aguado
martes, 21 de octubre de 2014

Curso de
Crecimiento Personal

Mª Sol Aizpeolea

Me han pedido que escriba unas palabras sobre el curso de Crecimiento Personal que realizamos el pasado fin de semana en Villagarcía de Campos. Pues bien, he de decir que soy “repetidora”. Hace unos 7 años lo hice por primera vez y fue muy emocionante. Recuerdo que hubo actividades en las que lloré. Me ayudó a darme cuenta de los lastres que arrastraba: los miedos, los rencores, las culpas, el dolor acumulado… Todas esas cosas que me tenían anclada en un tiempo pasado y no me dejaban crecer, evolucionar… Gracias a lo que escuché en las charlas me di cuenta de cómo mis experiencias y creencias me tenían prisionera en un tiempo ya pasado y no me dejaban “vivir” el presente. Me mostraron de qué manera podía liberarme de esas “ataduras”, cómo podía cambiar esos pensamientos por otros que fueran reflejo de mi realidad actual y que me permitieran crecer como ser completo y pleno… Para todo ello me hablaron de creencias irracionales, de formas sanas e insanas de comunicarse, de “perseguidores, salvadores y víctimas”, del perdón…

Recuerdo que fue como si de pronto “pudiera ver”, lo veía todo claro! Vi de dónde venían mis males! Fue muy impactante… y emocionante! Volví a casa con un montón de tarea para hacer…

Esta segunda vez yo era ya otra persona. Mi vida ha cambiado mucho en estos años, he evolucionado y crecido y, aparte de recordar y volver a profundizar en todo lo que acabo de mencionar, pude ir más allá en mi aprendizaje y capté también otras cosas que no conseguí interiorizar la vez anterior.

Me ayudaron a ver y ser consciente de todo lo bueno que hay en mi vida y que he recibido gracias a los demás, que no estoy sola en el mundo, que formo parte de un TODO y que yo tengo mucho que aportar a ese TODO que es el mundo, los demás… Me hablaron de la responsabilidad que tengo conmigo misma, con mi vida y… con los demás…, que no puedo crecer ni evolucionar sino es a través de los demás, que ayudando a los demás me ayudo a mí misma y que el ser humano no tiene otra forma de evolucionar y desarrollarse plenamente sino es a través de la convivencia y el servicio a los demás…

De nuevo vuelvo a casa con un montón de tarea para hacer… y he vuelto EMOCIONADA, AGRADECIDA y  más CONSCIENTE de quién soy, de a dónde pertenezco y de la RESPONSABILIDAD que tengo ante mi vida; esta vida que tan generosamente se me ha dado…

Este curso y los talleres que he realizado en el Teléfono de la Esperanza me han resultado de gran ayuda para encontrar el SENTIDO de mi vida.

GRACIAS.

lunes, 20 de octubre de 2014

Premio Nobel
de la Paz 2014


Malala
Satyarthi

SOIS UN EJEMPLO PARA EL MUNDO.
SOIS UNA LUZ PARA NOSOTROS.

A la joven activista paquistaní Malala Yousafzai (17 años) y el indio Kailash Satyarthi (60 años) le han sido concedido el Premio Nobel de la Paz 2014.
"Los niños deben ir a la escuela y no ser explotados financieramente", exclamó el presidente del comité Nobel noruego, Thorbjoern Jagland, al dar a conocer los nombres de los ganadores de este año.
Agregó que la Academia Nobel que se concedía el premio a la joven paquistaní "por su lucha en contra de la opresión de los niños y jóvenes, y por el derecho de todos ellos a recibir educación".
Malala es la persona más joven en ganar un Nobel de la Paz y la décimo sexta mujer en recibir la distinción.
Su campaña cobró aún más notoriedad luego de recibir en octubre de 2012 un disparo en la cabeza de parte de un grupo talibán por el “delito” defender el derecho de las niñas a asistir a la escuela y recibir una formación en igualdad.
El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, declaró que la adolescente es el "orgullo de Pakistán".
Kailash Satyarthi ha sido reconocido por su lucha a favor de los derechos de los niños y para que no sean explotados como trabajadores en la India.
El activista ha mantenido la "tradición de Mahatma Gandhi" y dirigió diversas formas de protestas pacíficas "centrándose en la seria explotación de los niños para fines de lucro", dijo el comité, que además destacó su "gran valentía personal".
"Ha contribuido además al desarrollo de importantes convenciones internacionales de los derechos de los niños", señaló la academia.
Satyarthi dijo estar "encantado" tras recibir la noticia que había ganado el Nobel de la Paz. "Le doy las gracias al comité Nobel por este reconocimiento del sufrimiento de millones de niños", dijo el galardonado.
Este año hubo un récord de 278 nominados al premio Nobel, 47 de ellos organizaciones.
El año pasado el galardón recayó en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), reconocida por sus esfuerzos para eliminar esos arsenales.


Para este BLOG es una gran satisfacción dar a conocer noticias de este calado y realzar a personas como Malala y Satyarthi que ennoblecen nuestra especie humana. Nuestros medios de comunicación están en deuda con gente de esta grandeza moral. ¡Ya está bien de llenar los periódicos y los medios de comunicación de personas con vidas detestables y ruines! Es un deber moral realzar lo noble, lo honesto, lo bondadoso, lo comunitario, lo justo.
domingo, 19 de octubre de 2014

«Aparentemente malo»

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena
Fotografía de Jesús Aguado
Hace unos meses pedí ayuda para un asunto que necesitaba resolver. La persona a la que me dirigí esperando una respuesta positiva, me dio literalmente con la puerta en las narices, alegando que no podía ayudarme. Reconozco que fue una decepción, sobre todo por ser una persona conocida y haber participado juntas en proyectos comunes. Pero bueno… era lo que había.