¿A dónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido?
San Juan de la Cruz. Canciones entre el alma y el Esposo.
martes, 11 de julio de 2017

El paquete de galletas

El rincón del psiquiatra
Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra


Había una vez una señora que debía viajar en tren. Cuando la señora llegó a la estación, le informaron de que su tren se retrasaría aproximadamente una hora. Un poco fastidiada, se compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua. Buscó un banco en el andén central y se sentó, preparada para la espera. Mientras ojeaba la revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario.
De pronto, sin decir una sola palabra, estiró la mano, tomó el paquete de galletas, lo abrió y comenzó a comer. La señora se molestó un poco; no quería ser grosera pero tampoco hacer como si nada hubiera pasado. Así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete, sacó una galleta y se la comió mirando fijamente al joven. Como respuesta, el joven tomó otra galleta y, mirando a la señora a los ojos y sonriendo, se la llevó a la boca. Ya enojada, ella cogió otra galleta y, con ostensibles señales de fastidio, se la comió mirándolo fijamente.
El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta. La señora estaba cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente. Finalmente, ella se dio cuenta de que sólo quedaba una galleta, y pensó: “No podrá ser tan caradura” mientras miraba alternativamente al joven y al paquete. Con mucha calma el joven alargó la mano, tomó la galleta y la partió en dos. Con un gesto amable, le ofreció la mitad a su compañera de banco. -¡Gracias! -dijo ella tomando con rudeza el trozo de galleta. -De nada -contestó el joven sonriendo, mientras comía su mitad. Entonces el tren anunció su partida. La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón.
Desde la ventanilla, vio al muchacho todavía sentado en el andén y pensó: “¡Qué insolente y mal educado! ¡Qué será de nuestro mundo!” De pronto sintió la boca reseca por el disgusto. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó estupefacta cuando encontró allí su paquete de galletas intacto.
Moraleja: Con relativa frecuencia actuamos con prejuicios ante los demás. Como la señora de nuestra historia que pensaba que todos los jóvenes son maleducados y no tienen respeto por los demás. En ocasiones, ante nuestros padres, pareja o amigos, nos relacionamos con ideas preconcebidas de lo que nos van a contestar. No esperamos sus opiniones sino que ya tenemos elaborada sus “respuestas”, que aún no han formulado. Lo que conseguimos es ir por la vida no respondiendo a lo que nos dicen sino a lo que nosotros ya tenemos pensado. Y lo que nos ocurre es como a la señora de nuestra historia: nos comemos “las galletas de los otros” pensando que son las nuestras.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Adelantarme a los acontecimientos. Ideas irracionales. Hacer juicios....que daño me han hecho en mi vida. Pepi.

    ResponderEliminar
  2. mE HA GUSTdo mucho esta reflexión. Gracias psiquiatra.

    ResponderEliminar