Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
lunes, 1 de mayo de 2017

Autoconsumo

El rincón del optimista
Juan


Apostar por el autoconsumo hoy en día no es seguir una moda ni ser un tacaño empedernido. Qué va. Más bien lo considero una opción con una clara tendencia a sobrevivir. Ser autosuficiente es toda una posibilidad real, tanto para una persona sola, como para una pareja, como para toda la familia. Y tampoco creo necesario que apostar por el autoconsumo sea volver al pasado, sino más bien aprovechar las materias primas a nuestro alcance para hacer un consumo más responsable. Y como suelo decir… dentro de unos límites razonables, alejándonos de fundamentalismos. Recuerda que en países industrializados y avanzados como el nuestro hay mucha gente en situación de pobreza y otra mucha que pasa dificultades para llegar a fin de mes. Repasemos.
No hace falta vivir en un pueblo asilado, remoto, pero si tenemos cerca de casa un terrenito nos facilitará las cosas. Evidente. Un huerto nos puede proporcionar hortaliza y fruta casi para todo el año, aunque deberíamos tener a mano un arcón frigorífico para congelar esas ricas verduras que suelen producir mucha cantidad toda de golpe. Y no te cuento la gran cantidad de variedad de hortalizas distintas que puedes plantar. Sólo tienes que ir al mercado ahora en primavera a un puesto de plantones. No hace falta que te pases plantando, pues hay que atender el huerto, regarlo, quitar las malas hierbas, recolectar a tiempo… con lo que corres el riesgo de caer en otra fase de esclavitud. Poco y variado te aconsejo. Lo bueno del huerto es que al final sabrás que lo que comes has sido tú quien ha controlado todo el proceso hasta la recolección, no te ‘arriesgas’ a consumir productos del súper Made in Taiwán con todos los productos químicos que les suelen echar. Sé lo que piensas llegado a este punto, que vas a estar supeditado/a a las compañías eléctricas que te suministran la luz. Claro. De momento, pues espero que algún día la generación de la energía sea libre, cuando podamos tener electricidad con nuestras placas solares una vez retiren nuestros estimados políticos ese absurdo ‘impuesto al sol’ que ahora nos lo impide. El ejercicio físico te vendrá muy bien para mantener tu cuerpo Danone, pero sobre todo para mantener la mente distraída y despejada. Y si tienes hijos, les puedes/debes enseñar el valor de generar alimentos con agua, tierra y la ayuda de una azada y de tus propias manos.
Seguimos. Puedes hacer pan en tu horno de leña, nada complicado. Para el tema de las proteínas puedes tener una pequeña granja de gallinas y de pollos que con muy poco coste te suministrarán carne y huevos durante todo el año. E incluso te puedes lanzar a una aventura mayor, si dispones de tiempo, como es criar un gocho o una vaca (por si deseas tener buena leche), pues ya sabes que la carne de la matanza se aprovecha toda, no hace falta que te dé yo lecciones al respecto en este León nuestro.
En el tema del beber, busca una fuente/manantial de confianza para evitar el agua del grifo que suele llegar subidita de cloro. También puedes lanzarte a elaborar vino o cerveza, para nada difícil, te lo digo por experiencia, y de paso le das un poco de gusto al cuerpo y a los invitados que te lleguen a casa.
El asunto del coser y del tejer para elaborar tus propias prendas de vestir ya me parecen palabras mayores, pero te aseguro que hay gente que lo practica y que no pisa nunca El Corte Británico.
Aun así, sabes que vas a seguir dependiendo de la sociedad de consumo. No hay que ser ingenuo/a. Es inevitable. Evita contraer un complejo de anacoreta por aquello de vivir en una cueva retirado del mundo. Que esto es sólo una idea… Pero dale una vueltecilla a la cabeza.
Asín sea... y feliz Día Internacional del Trabajo.

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me gusta mucho lo de ser autosuficientes en el tema de alimentación, simplemente por la tranquilidad que da el saber lo que comemos.
    OXO

    ResponderEliminar
  2. He pensado Juan que las viandas que tú cultives, si las vendes, Pepi encantada de comprártelas, porque van a ser de la misma calidad que si las cultiva ella; que no tiene ni huerto, ni sabe hacerlo, ni tiempo para aprender. Ja ja ja.....

    ResponderEliminar
  3. Yo también tengo un huerto. Es pequeño. Humilde. Como platero..

    ResponderEliminar