Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
viernes, 19 de mayo de 2017

Curso de Crecimiento Personal

Gerardo


Fin de semana de mayo. La primavera está espléndida. Salgo a caminar. Colores y aromas del campo me inundan. Bajo mis pies, el frescor del rocío vitaliza la hierba  y aviva las flores. Los pajarillos saludan el día con trinos y un jilguero me dedica su alegre canto.
En él me pregunta si realmente necesito y aprovecho  todo cuanto tengo. Al verme reflexivo y ausente percibe dolor, y me anima a buscarle sentido, pues todo lo que nos llega lo tiene. Murmura que la elección siempre es mía, y con ella la responsabilidad. En todo momento tengo la posibilidad de elegir la actitud con la que vivo: el lado más oscuro o el más amable. Ante mis prisas, dice que he de ser paciente y no quererlo todo de inmediato, pues la siembra requiere su tiempo de crecer y dar fruto.
He de estar atento al visitante inesperado, me apunta: “no  puedo”, “he de hacerlo todo bien”, “el pasado me lo impide”, “mañana, lo haré mañana”…, o cualquier otro huésped que me despiste, que me lleve al pasado o a preocuparme por lo que todavía no ha ocurrido. Si quiero compañía, he de elegir otra más racional y realista que me ancle en el momento en el que vivo.
Mi pajarillo está inquieto. Antes de despedirse me susurra al oído: “hazlo y confía”. Aunque no me sienta totalmente preparado, las consecuencias transformadoras vendrán solas.
A solas y agradecido, respiro serenidad mientras le veo alejarse majestuoso y centelleante.
Campo de flores ante mí. Arco de color y aroma. Siento. Y una ardilla sale a mi encuentro.
Me enseña cómo dar y recibir; cómo pedir y poner límite de un modo sano para sentirme  seguro y valorado. Conversando conmigo se da cuenta que me encuentro herido, y me regala  el efecto liberador del perdón; compromiso libre que establezco conmigo. Me enseña que mostrándome desde la autenticidad de lo que soy, desde mis anhelos y fragilidades, lejos de corazas, escudos y prevenciones, me puedo y me pueden querer, y dejarme querer, puedo dar, darme y recibir atención y cuidados. Sólo así, edificado en Humildad y en Verdad, cuando la Vida me zarandee y cuestione con sus inclemencias mi existir, estaré preparado para construir futuro y responder en cada momento a lo que me pregunte.
El aleteo de una linda mariposa estremece mis sentidos. Despierto. Todo fue un sueño, me digo. Y entonces miro, y veo un lazo verde en mi muñeca.
¿Y ahora qué?
Tomo el control de mi día, recibo lo que la Vida me envía, y recuerdo “Confía”, porque… sea lo que sea, pase lo que pase, Todo está en su sitio, Todo está bien. Y sonrío.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. “Confía”, porque… sea lo que sea, pase lo que pase, Todo está en su sitio, Todo está bien. Y sonrío".
    ¡Jooo, palabras grandes!

    ResponderEliminar
  2. Gerardo, gracias por tus bellas palabras. "Todo está en su sitio, todo está bien. Tú has llegado al sitio correcto". Gracias. Un abrazo. Juan.

    ResponderEliminar
  3. Gerardo, de qué forma tan original nos has contado lo que hicimos en la Virgen del Camino, me encanta tu sueño. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Te felicito Gerardo. Me ha encantado tu exposición. Y para Pepi has llegado: a la aceptación, a vivir el día a día, a confiar etc. etc. etc.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado este resumen Gerardo.

    ResponderEliminar
  6. Qué texto tan bonito y lleno de esperanza . Gracias, porque transmite mucha confianza y felicidades por todas esas enseñanzas que has recibido .

    ResponderEliminar