Avanzamos cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

domingo, 30 de abril de 2017

Caminos

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Existen infinidad de caminos: asfaltados o sin hacer; transitados o abandonados; amplios o estrechas sendas; cruzados o limpios; sencillos de andar o sinuosos y complicados; rodeados de acogedora sombra o áridos; con destino final o sin él. Terrestres, aéreos, marítimos o virtuales.

Caminos que podemos recorrer solos o en compañía; a la fuerza o voluntariamente; a ciegas o con los sentidos abiertos; que nos llevan a algún lugar o a nosotros mismos.

En fin, hay multitud de posibilidades a la hora de escoger un camino.

Al camino han dedicado versos, pinturas, canciones y hasta novelas los artistas de antes y de ahora. Pero, curiosamente, todos parecen entender que el camino es personal y único para cada ser.

Así lo dejó escrito el poeta sevillano Machado: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”. O el zamorano León Felipe: “nadie fue ayer, ni va hoy, ni irá mañana hacia Dios por este mismo camino que yo voy”. O el cantautor madrileño Ismael Serrano: “el camino de regreso yo te lo recordaré”. Y otros muchos que haría la lista interminable.

Lo importante ante un camino es la elección personal que cada uno hace al optar por él. Elijamos el que elijamos siempre nos quedará una pequeña duda en la trastienda del alma de si habrá sido el acertado o no. Elegimos y podemos acertar. O equivocarnos. Aunque, también es cierto, casi todos los caminos tienen retorno y podemos volver por donde hemos ido, por doloroso y humillante que nos resulte.

En cualquier caso, siempre hay algo peor que elegir el camino equivocado: que no elijamos nosotros y nos dejemos llevar por decisiones de otros, incluso sin darnos cuenta de ello.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Gracias por cruzarte en mi camino

    ResponderEliminar
  2. Todo lleva al mismo camino: elegir ( me ).Gracias ! BlueBoy

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos caminos, atajos e incluso autopistas de tres carriles por lo que queda claro que nuestro sentido es el de avanzar siempre
    OXO

    ResponderEliminar
  4. La vida es como ese camino que vamos haciendo paso a paso, que unas veces nos resulta más sencillo y otras se nos hace muy cuesta arriba, no sabes por donde tirar ni hacia donde ir, pero esto no es excusa para quedarnos sentados esperando que la varita mágica nos ilumine el camino. Tenemos que elegir una dirección por nosotros mismos y seguir nuestro camino, aunque más tarde comprendamos que nos hemos equivocado.
    JP

    ResponderEliminar
  5. Me gusta eso que dices de que siempre se puede volver por donde nos hemos ido. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Para mí éste es uno de mis valores. Tomo mis caminos, mis decisiones y si me equivoco; lo reconozco y pienso en otras alternativas.Pepi

    ResponderEliminar
  7. Saber que puedo volver sobre mis pasos me da cierta tranquilidad , sobre todo cuando intento caminar con responsabilidad y haciendo ls cosas lo mejor que puedo. Gracias M E

    ResponderEliminar