El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
martes, 7 de marzo de 2017

Escasez de psicólogos en Atención Primaria

Diario de León, marzo de 2017


Nota de la redacción. La semana pasada el Diario de León informaba de la escasez de psicólogos en nuestra ciudad. Es una realidad que detectamos desde le Teléfono de la Esperanza y que viene a poner de manifiesta el servicio tan necesario que la ONG Teléfono de la Esperanza está prestando a la sociedad leonesa. Trabajar en favor de la salud emocional es un bien personal y social. Agradecemos a todos los voluntarios su labor y a todos los que acuden al Teléfono les decimos que aquí tendrán siempre la puerta abierta. La noticia del Diario la reproducimos a continuación.  

La intervención psicológica en Atención Primaria para tratar la ansiedad es tres veces más eficaz que el tratamiento con ansiolíticos y cuatro más para curar la depresión. Los datos corresponden a resultados preliminares del ensayo clínico PsicAP, en el que han participado 200 investigadores, 1.200 pacientes, 28 centros de Atención Primaria y 10 comunidades autónomas y que ya está en posesión del Ministerio de Sanidad. «El estudio viene a corroborar lo que hace ya tiempo sabemos: que los tratamientos psicológicos son eficaces en el abordaje y resolución de los trastornos mentales. Y también en Atención Primaria», explica el vocal leonés de la Asociación de Psicólogos Clínicos de Castilla y León, José Berdulla.
La escasez de psicólogos clínicos en la Comunidad atasca las consultas de salud mental y aumenta el consumo de psicofármacos por el exceso de demanda que sufren los médicos de familia, que carecen de recursos para tratar los síntomas de ansiedad, depresión o estrés. Trece profesionales en la provincia no llegan ni a la cuarta parte del ratio de profesionales en Europa. Berdulla calcula que para cubrir las necesidades asistenciales en León harían falta al menos treinta psicólogos clínicos más. «Especialmente preocupante es la lista en salud mental de infanto-juvenil, con esperas de cerca de cuatro meses para una primera consulta y tres meses entre consultas. Con estas esperas es muy difícil hacer una intervención eficaz», afirma Berdulla. El servicio tiene a 400 menores en tratamientos psicológicos.
La Asociación del Psicólogos Clínicos de Castilla y León denuncia que las listas de espera «imposibilitan un adecuado desarrollo de los tratamientos así como condena a muchos pacientes a una cronificación de su trastorno, con todas las consecuencias que eso implica como el sufrimiento personal y del entorno, consecuencias laborales, económicas, mortalidad...»
La Organización Mundial de la Salud alertó en 2011 de que las crisis económicas pueden tener efectos devastadores sobre la salud mental de la población. «A pesar de ello, en los últimos años no se ha creado ninguna plaza de psicólogo clínico en Sacyl, pro tanto, el mismo número de profesionales, con los mismos o con menos medios, tenemos que hacer frente a unas crecientes necesidades de la población, no siempre relacionadas directamente con la enfermedad, sino con una situación de carencia y desamparo a nivel social, que en muchos casos tiene graves consecuencias sobre la salud mental».
Los psicólogos alertan también de la eliminación gradual del 66% de las plazas PIR en Castilla y León para la formación de profesionales «lo que contrasta con el mantenimiento de las plazas a nivel estatal». Desde la última Estrategia Regional de Salud Mental y Asistencia Psiquiátrica entre 2003 y 2007, no se ha diseñado ningún plan. «A la vista de los datos, hemos de concluir que en la actualidad en Castilla y León se está vulnerando, de facto, el derecho de la población a acceder a una atención piscológica de calidad en el sistema sanitario publico, siento totalmente insuficientes los recursos existentes».
La tasa de psicólogos clínicos en Castilla y León es de 4,03 por cada 100.000 habitantes, un dato que contrasta con la existente en Europa, que está en 18 por cada 100.000 habitantes.
El pleno de las Cortes de Castilla y León ha rechazado esta semana la petición del grupo parlamentario Podemos de Castilla y León para dotar a los equipos de salud mental y Atención Primaria de personal de Psicología Clínica y enfermería suficientes para desbloquear la carga de trabajo y las listas de espera así como instar al Gobierno de España a aumentar las plazas PIR de formación. «Nos encontramos ante una situación de desprotección de muchos de nuestros pacientes y especialmente de los más débiles, a quienes se está vulnerando su derecho a recibir una atención psicológica de calidad en nuestro sistema público de salud», explican los psicólogos que lo atribuyen «al producto de una determinada política en salud mental que, en el mejor de los casos, hace una clara dejación de funciones respecto a la salud de nuestros pacientes».
Más pastillas
Más de dos tercios de las personas con estrés, ansiedad, depresión o somatizaciones acuden a su centro de salud de Atención Primaria, donde el 49.2% de los pacientes presentan síntomas compatibles con estos problemas, según el estudio. El médico de familia sufre un exceso de demanda, en parte por el aumento de frecuencia a las consultas de los pacientes con problemas emocionales (19 veces más visitas que las personas sin este tipo de problemas, lo que lleva a no poder dedicar a sus pacientes más de 5 minutos de consulta. Ante la falta de recursos y profesionales en psicología clínica, los médicos de Atención Primaria recetan un exceso de psicofármacos, que reducen temporalmente los síntomas de ansiedad, hiperactivación fisiológica, insomnio, depresión o dolor, pero no resuelven los problemas de base y que requieren un entrenamiento con el psicólogo en habilidades de manejo de las emociones. Los datos corresponden al estudio de la Fundación Española para la promoción y el desarrollo científico y profesional de la Psicología (Psicofundación) presentado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Los profesionales piden implementar los tratamientos psicológicos en Atención Primaria.

Todavía no hay comentarios

Esperamos el tuyo