Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 26 de febrero de 2017

Puertas

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Una puerta es un elemento que separa espacios físicos, facilitando su aislamiento y el acceso entre ellos. Pero no sólo hay puertas materiales, también inmateriales, intocables, invisibles a ojos ajenos, simbólicas…

Abrir una puerta supone pasar a otra estancia, a otra realidad. Supone arriesgarnos a ver lo que hay detrás. Al mismo tiempo, abrir es permitir el paso de aquel que llama (o no permitirlo). Es un acto en cierta medida esperanzador porque, si abrimos, estamos dispuestos a algún tipo de cambio. Y si nos abren, están considerándonos dignos de entrar.

Por el contrario, cerrar puertas nos habla de cobijo y calor, recogimiento y seguridad. También de indiferencia y miedo, despedidas y conclusión. Cerrar es decir adiós y, muchas veces, tenemos que hacerlo por salud emocional. Pero a nadie le gusta un portazo o sentir que una puerta no está abierta para nosotros.

Me fijo mucho en las puertas, la verdad.

Hay puertas a las que llamo frecuentemente porque sé que soy bien recibida. Suelen ser bonitas y accesibles, sin grandes complicaciones ni adornos superfluos.

Hay otras a las que no se me ocurre llamar. Ellas mismas parecen advertir que lo que voy a encontrar tras ellas no me va a gustar.  Su materialidad y su decoración me hablan de dureza, de falta de acogida, de exclusión, de espacio reservado para vips donde no tengo cabida.

Y hay puertas a las que me gustaría llamar pero no lo hago. A veces, por temor al rechazo, a molestar, a no ser bien recibida. Otras veces, por si me mandan pasar y lo que haya dentro me guste tanto que no quiera volver a salir.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Hay que saber diferenciar entre esas puertas . En ocasiones no somos capaces. Un abrazo. BlueBoy

    ResponderEliminar
  2. Una puerta cerrada significa algo, pero no tiene que significarlo todo. Soñar otro sueño, decidir sobre un nuevo viaje y averiguar que una puerta más grande y mejor se puede abrir. Aprender de la experiencia y tal vez obtener una nueva forma de hacer el mundo tuyo. Gracias.

    Jm

    ResponderEliminar
  3. Es un significado más de saber ponernos límites a nosotros mismos.Pepi

    ResponderEliminar
  4. ¡Que bueno es poder tener un corazón sin puertas!
    A veces en la vida tenemos la impresión de que nos van cerrando una puerta tras otra y no nos queda otra que seguir insistiendo y llamando en otra y en otra hasta que alguien nos abre, nos recibe, nos escucha, nos acoge y nos hace sentirnos queridos y a gusto.
    JF

    ResponderEliminar
  5. Hay puertas muy llamativas, en fachadas espectaculares, pero los interiores abandonados y poco acogedores, en cambio hay puertas que no son tal bonitas, que cuesta tirar de ellas para abrirlas y su interior es maravilloso.
    OXO

    ResponderEliminar
  6. Y están también las puertas giratorias

    ResponderEliminar