Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
viernes, 3 de febrero de 2017

Impresiones del curso "Conocerse para crecer"

Rosa


MI REGALO
¿A quién le amarga un dulce? ¡Qué bonito es tener la ilusión de hacer un regalo! ¡Y el que sabe que va a recibirlo! ¡Qué emoción!
Llevo un tiempo con ese sentimiento como telón de fondo. Mi regalo, recibir el curso “Conocerse para  Crecer”, gracias a mi esfuerzo y el de los que me acompañan en mi camino. Tiene un gran lazo que lo rodea, es verde, con el logo del Teléfono de la Esperanza que se repite, intercalado por los nombres de todos los terapeutas y colaboradores que lo forman. Ellos lo han preparado con cariño y esmero, cuidando cada detalle del curso, de la convivencia…, todo estaba pensado, incluso lo que no hay que pensar  para dejarse llevar. Les doy las GRACIAS a TODOS, MIL GRACIAS, me ha encantado.
Todo lo que hay dentro, preparado para mí, es una sorpresa, tengo nervios, miedos, emociones y sentimientos a punto de brotar y también… ilusión y coraje. La vida me sonríe.
Abro el regalo. ¡Ulala! ¡Qué veo! Alfonso Echavarri, dedicándome su tiempo y su sabiduría, una poesía de Martin Luther King, una madre coraje, con su hijo Edison, Rocky, George Clooney, Francisco Umbral,  “El circo de las mariposas” y “Manos Milagrosas”, la Carta de Daniela Pisano y hasta un trocito de Tim Guénard, Eric Berne y hasta de Morrie. 
Todo ello, y más… encierra la esencia de este maravilloso curso que nos ayuda a que… sin prisa, nos conozcamos mejor, a saber para qué somos diferentes, dónde pongo mi felicidad, por qué voy a trabajar todo lo que no falla en mi vida, a confiar en mi misma, a no buscar la perfección, a mostrar mis auténticas emociones en cada momento… También a pedir perdón y darlo, a que hay que hacer aquello que más tememos, a que la mitad del cambio reside en la aceptación, a reconocer lo que la vida me pide y a que es necesario que haya anónimos para que exista un campeón…
Pero esto aún no ha acabado, hay más cosas… Y todo para mí, porque valgo y me lo merezco. Hay un montón de personas con las que comparto momentos sencillos y súper especiales,  como bailar, reír y también llorar. Con ellos comparto un abrazo, una mirada, y les escucho, huelo y saboreo cada momento a su lado. La huella que dejan todos ellos en mi es imborrable, porque cuando se escuchan historias de personas que LEVANTAN LA MIRADA después de vivir situaciones muy difíciles, uno se da cuenta de que no se va a levantar solo. Por ello les doy las gracias, por ser como son, con Coraje, Auténticos, Originales e Irrepetibles.
También hay un saquito como muchas emociones, alegría, tristeza, miedo... Subo la mirada y esa persona que me sonríe me contagia cada vez que me mira, gracias. Hay un niño natural, un adulto, un padre crítico y un montón de personajes que mezclados adecuadamente nos proporcionan el cóctel más delicioso de la vida, listo para saborearlo con una buena langosta.
Gracias a todos por este REGALO sin caducidad, con el que dejaré de sobrevivir para vivir la vida plena e intensa que merezco, porque… que no se nos olvide que SOMOS LO QUE SOMOS MÁS LO QUE PODEMOS LLEGAR A SER.

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. GRACIAS a ti por resumir extraordinariamente lo vivido en el curso.
    Nos vemos en el camino este que es la vida.
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros, siempre.

      Eliminar
  2. Todos los G.D.P., Talleres y Cursos, me han resultado muy beneficiosos, pero este junto con el de crecimiento personal de una forma especial. Pepi

    ResponderEliminar