Avanzamos cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

domingo, 22 de enero de 2017

Psicoanálisis
a pie de calle

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Charlando

Me ocurrió hace poco más de un mes. Tenía que resolver un problema en el garaje que fue de mi hermano y quedé con un profesional, al que no conocía, allí mismo.

El hombre llegó puntual y comenzó diligentemente su trabajo, pero al poco rato, empezó a decirme que, tal como yo tenía la espalda, estaba cargando con más peso emocional del debido y que era hora de aliviar el dolor y el sufrimiento que llevaba encima. Me sorprendió cómo hablaba porque no me sentía observada especialmente. Él parecía estar a lo suyo y, sin embargo, me estaba radiografiando al mismo tiempo.

Como yo no daba muchas explicaciones, me empezó a hablar de su desastrosa vida personal. Al final, me invitó a dar un paseo o tomar algo para charlar un rato. Rehusé. Ni me apetecía en ese momento, ni le conocía de nada. Pagué su trabajo y nos despedimos. Supongo que no volveré a coincidir con él.

Desde entonces no dejo de pensar en dos cosas.

Primera: somos transparentes –probablemente unos más que otros–. Y lo que arrastramos se nos nota a poco que nos miren más allá de la mera apariencia. Si creemos que disimulamos, vamos listos.

Segunda: hay mucho aficionado a resolver vidas ajenas cuando la suya está totalmente revuelta. Tal vez ver el dolor ajeno y tratar de aliviarlo sea un mecanismo bastante usual de huir del nuestro. ¿Realmente pensamos que así arreglamos las cosas? ¿Mirando a otro lado y cayendo en un absurdo activismo?

Quizás lo que más me haya molestado de todo esto es que alguien haya visto mi vulnerabilidad de forma tan clara y se haya atrevido a decírmelo, aun desconociendo los motivos.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Efectivamente, escribana, somos transparentes.

    ResponderEliminar
  2. Y vulnerables, o no?

    ResponderEliminar
  3. Al menos es una forma de darse cuenta. Un abrazo Escribana.BlueBoy

    ResponderEliminar
  4. Sí, somos especialistas en descubrir lo que les pasa a los demás y darles consejos y lecciones, pero.... ¿soy consciente de cómo estoy yo, de qué necesito yo, de quién soy yo?.
    JF

    ResponderEliminar
  5. Cuando seamos capaces de ordenar nuestras vidas, estaremos preparados para ordenar la de los demás.
    OXO

    ResponderEliminar
  6. Siempre estamos aprendiendo, personas que aparecen en nuestras vidas un momento o muchos momentos para enseñarnos...

    ResponderEliminar
  7. Considero que este profesional tiene que trabajar su interior. Pepi

    ResponderEliminar