Avanzamos cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

lunes, 16 de enero de 2017

¡Oh Glorioso San Santón!

El rincón del optimista
Juan

Teyín, refranero en 1992…
En mi pueblo, Villeza, era costumbre que cada 17 de enero, festividad de San Antonio Abad, patrón de los animales, se echaran los Refranes de San Antón. Está bonita tradición secular se había dejado de celebrar en 1948, pero en 1992 y también en 2015 me encargué (más bien diré que me empeñé) de ‘resucitar’ y esos años se echaron refranes en Villeza. Además de la procesión donde desfilan dueños y animales domésticos de todo tipo, después de la misa todo aquel que quiere, del pueblo o forastero, recita su refrán al Santo a las puertas de la Iglesia. De métrica y extensión libres (se valora que las estrofas rimen, para lo que hay o había personas en el pueblo más ‘hábiles’ que se prestaban a inventar refranes por encargo), la única condición es ir montado a lomos de asno o caballería para presentarse ante la imagen de San Antón. En las dos últimas ocasiones tuve que ‘alquilar’ borriquillos de pueblos vecinos porque en el mío ya no quedaban de los de cuatro patas. Antaño eran los mozos los que echaban los refranes, estrofas inventadas sobre acontecimientos ocurridos con animales o referidos a temas jocosos o picantes, si bien estas últimas ocasiones participaron hombres, mujeres y niños para no discriminar a nadie, pues al fin y al cabo se trata de una fiesta. Normalmente es  la estrofa que abría cada refrán: “Oh Glorioso San Antón; Santo mío muy amado; lo que te vengo a decir; bien aprendido lo traigo”… y continuaba el relato de la rima.
Viene esto a cuento de que mañana es San Antón y bien vale un poco de atención hacia ellos, pues quieras o no debemos la vida a los animales. No sólo la compañía que nos hacen ahora perros, gatos, pájaros o caballos, sino la importancia que tiene y que ha tenido en la historia de la humanidad también otros muchos animales, como vacas y ovejas, para todo el asunto de la alimentación, el vestido o el calzado, eso sin contar al magnífico cerdo (no hay imagen de San Antonio que no lleve un gocho), del que todo se aprovecha, que por este frío León hace más livianos los inviernos y es que, ya se sabe eso de que “del gocho me gusta hasta los andares” (con permiso de los vegetarianos, veganos y animalistas).
Caray, que San Antón es también nuestro patrón… recuerda que somos animales. Eso sí, unos bastante más que otros.
Asín sea.


…Teyín, refranero en 2015.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Es una pena que se pierdan estas fiestas tan tradicionales, el paso de tel tiempo nos deja a todos (unos más otros menos) indiferentes
    OXO

    ResponderEliminar
  2. Va un refrán subido a lomos de mi burro: "pa esto de la sabiduría/ no te fies de mequetrefes e iluminados/,sigue los pasos silenciosos de cualquier caballería".
    ¿Cómo lo ves, optimista?

    ResponderEliminar
  3. En cualquier lugar y situación nos sorprende la poesía, que no se pierdan nunca estas hermosas tradiciones.

    ResponderEliminar
  4. Es una pena que se hayan perdido tradiciones; así que te felicito Juan
    Los refranes para mi dan buenas enseñanzas. Pepi

    ResponderEliminar