Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
sábado, 7 de enero de 2017

Los milagros son pensamientos amorosos

La vida está llena de caricias
Juan Fernández Quesada
Psicólogo y voluntario del T.E. de León

Pensar de forma amorosa genera una vida milagrosa. Cuando nos quedamos en los niveles corporales, no somos capaces de ver el espíritu, nuestra parte creadora.

Se renace cuando nos transformamos, cuando dejamos atrás los pesares y lamentaciones. Un pensamiento amoroso cancela el pasado y nos libera hacia el futuro.

Pensar de forma amorosa es la única verdad, porque así nos hicieron, todo lo demás son ensoñaciones y fantasías. Además nos lleva a la convicción.

Debemos consagrar todo nuestro tiempo a los pensamientos amorosos. Un tiempo sin pensamientos constructivos es un tiempo perdido. Cuando no necesitemos aprender, nuestro tiempo cesará.

Dar amor aumenta la fortaleza del que lo da y la del que lo recibe. Produce curación porque sana todo conflicto y todo sentimiento de carencia.

Al dar amor reconocemos nuestra valía y la de los demás. Nos pone en línea con una verdadera relación que beneficia a toda la humanidad.

El Amor hace que las mentes sean Una con nuestra Fuente, nos lleva a la filiación, a la unión de todos en un proyecto común. Refleja las leyes de la eternidad, no las del tiempo.

Los pensamientos amorosos despiertan la conciencia de que el espíritu, no el cuerpo, es el altar de la verdad. Cuando el espíritu toma las riendas de nuestro ser, la curación se lleva a cabo.

Los pensamientos amorosos son expresiones naturales de perdón. Nuestra Fuente siempre nos perdona y mediante el amor, perdonamos a los demás y a nosotros mismos.

Cuando niegas la visión espiritual y no la de los ojos, te impides llegar a la unión con el Todo, con el Universo, con lo que eres.

La enfermedad es resultado de confusión de niveles. Significa básicamente ver los atributos del nivel espiritual (la verdad, nuestra identidad, el amor, la intimidad y la felicidad) residiendo en el ámbito de lo material. La base fundamental de la curación es la aceptación del hecho de que la enfermedad es una decisión que la mente ha tomado a fin de lograr un propósito para el cual se vale del cuerpo. La verdadera responsabilidad de la enfermedad reside en la mente, no en el cuerpo.

Pensar de forma amorosa te da el poder de curar y resucitar muertos, ya que la enfermedad y la muerte es una invención nuestra.

Tú mismo eres un milagro, capaz de crear a semejanza de tu Creador. Lo que se hace con inspiración es creación, lo demás es fabricación.

Sólo existe la luz, la oscuridad es una ausencia de luz, por lo tanto mientras ilumines todo estará bien.

Los errores puestos en manos del Espíritu, son corregidos de forma adecuada, porque sirven al propósito de aunar todas las mentes, al servicio del Amor.

Los milagros (pensamientos amorosos) deshacen el miedo, te liberan del rencor, de la angustia, de la culpabilidad, del dolor, de la tristeza.

No creas, por lo tanto, amigo, hermano, que lo que piensas no tiene influencia en tu vida y en el mundo, antes bien, recuerda que todo es energía  y que, por lo tanto, pensar de forma amorosa afecta más de lo que crees a todo y si haces un gran ejercicio personal de curar tu mente, habrás participado en la curación del mundo.

Un fuerte abrazo y feliz año 2017.

Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. No entiendo esta reflexión: "La enfermedad es resultado de confusión de niveles. Significa básicamente ver los atributos del nivel espiritual (la verdad, nuestra identidad, el amor, la intimidad y la felicidad) residiendo en el ámbito de lo material".
    ¿Alguien me lo puede explicar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en este mundo operamos constantemente en el ámbito de lo material, de ahí que queramos resolver todo con remedios externos (pastillas, etc), desde la sintomatología, corrigiéndola, en lugar de funcionar en el ámbito espiritual. Como decía Jung: "La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre", para hacernos conscientes de que el conflicto a nivel mental como no lo has resuelto, lo somatiza. Un abrazo.

      Eliminar
  2. "Los pensamientos amorosos, deshacen el miedo, te liberan del rencor, de la angustia, de la culpabilidad, del dolor, de la tristeza" y Pepi dice: así se pasan a nuestros sentimientos y a nuestras actuaciones, que serán positivas y beneficiosas; primero hacía nosotros mismos, y como consecuencia hacía los demás.

    ResponderEliminar
  3. Así es Pepi, esa es nuestra tarea deshacer nuestros miedos. Gracias. Un besín.

    ResponderEliminar