No hay hombre más desdichado que el que nunca probó la adversidad.
Séneca
domingo, 29 de enero de 2017

Historia
de un tostador

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Cómodamente a la sombra

Durante años he tostado el pan en una sartén por aquello de no acumular trastos en la cocina. Cada vez que se quemaba un poco –prácticamente todos los días– me decía que ya era hora de comprar un tostador. Pero la pereza me podía y así seguía.

Hasta que un día me ofrecieron uno que no pude rehusar. No era para mí en un principio. Luego me quedé con él y le busqué un sitio adecuado.

Lo gracioso del tema es que cada vez que lo encendía saltaba el diferencial de casa. Sólo en mi casa. En la tienda y en otras casas funcionaba bien. Lo llevé a arreglar pero seguía igual. Finalmente me deshice de él y compré otro. Esta vez fui yo a comprarlo.

A día de hoy ambos tostadores funcionan perfectamente. El primero, en la casa a la que estaba destinado en un principio. El segundo comprado, en mi casa.

Aprendizaje:

A veces echamos en falta algo en nuestra vida. Nos gustaría tener o hacer algún cambio, pero nos puede la pereza, la dejadez, el posponer… y pensamos que así como estamos, estamos bien. Nos autoconvencemos de nuestras limitaciones y nos enrocamos en nuestra posición.

Pero un día aparece algo o alguien que nos resuelve la carencia y nos enganchamos ahí, sin darnos cuenta de que no ponemos nada de nuestra parte. Simplemente nos subimos al burro. Y el burro se va o nos tira sin más.

Si queremos algo, vayamos por ello. Si queremos cambios, demos pasos acordes a nuestros deseos. Ninguno de nuestros logros suelen ser gratuitos. Todos implican un esfuerzo. Aunque sea algo tan nimio como ir a comprar un tostador.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Yo me voy a comprar un tostador emocional. Los hay, escribana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, la verdad, no sé si existen tostadores emocionales. Lo que sí existe es la despensa emocional, a la que cuido y de la que echo mano de vez en cuando.
      La escribana

      Eliminar
  2. Qué gracioso el comentario de hoy, escribana!

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que en el burro se está muy bien, que nos lleve y nos traiga, el conflicto comienza cuando el burro dice hasta aquí, unos nos llevamos las manos a la cabeza, otro somos capaces de encontrar otro burro y otros sin mas aceptamos y comprendemos que nuestra responsabilidad personal es la clave para seguir viviendo.
    OXO

    ResponderEliminar
  4. Adelante; a desterrar la pereza, y fomentar la fuerza de voluntad. Pepi

    ResponderEliminar
  5. Siempre necesitamos estar abiertos y dispuestos a cambiar cosas en nuestra vida, para seguir aprendiendo y creciendo como personas y esto no es sencillo,requiere esfuerzo, sacrificio y valentía.
    JF

    ResponderEliminar
  6. ¿No era un tostador?
    ¿Y lo del burro?

    ResponderEliminar
  7. Un tostador para mantener calentitas las emociones . Un abrazo escribana . BlueBoy

    ResponderEliminar