Avanzamos cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Pies rectos

El rincón del optimista
Juan


Por mis frecuentes problemas de espalda acudí hace poco tiempo a la consulta de un osteópata leonés que considero muy bueno para ver si mitigaba los dolores lumbares que sufría y sufro aún. Ya me había tratado en otras ocasiones con muy buen resultado. Mientras me estiraba y ‘colocaba’ huesos y músculos que estaban fuera de su sitio me iba preguntando para intentar averiguar cuál podía ser el origen de ese dolor de espalda. Lógicamente el hecho de que trabaje en un puesto de oficina, con ordenador y sentado, contribuye a que por las posturas incorrectas la espalda acabe sufriendo las consecuencias. Pero cuando le dije que trabajaba a 90 kilómetros de casa y que tenía que conducir mi coche cada día durante dos horas (una de ida y otra de vuelta) me preguntó cómo llevaba los pies mientras conducía. Efectivamente le confesé que siempre los llevaba hacia fuera, en ángulo de 45 grados. Me confesó el especialista que esa postura era muy mala para la espalda, sobre todo para la zona lumbar y que era mucho mejor que los pies fueran rectos, enfrente de los pedales.
Ese consejo me hizo realizar a partir de ese momento una conducción más consciente y darme cuenta que cuando llevo los pies girados debo corregir postura y ponerlos rectos. Pero lo que me ha llevado a reflexionar esta circunstancia es que llevo conduciendo desde hace más de 30 años y seguramente no haya caído nunca en la cuenta hasta ahora que he estado todo este tiempo colocando mal los pies. Y más importante aún, que después de todo ese tiempo transcurrido puedo y quiero cambiar la postura, lo que me lleva a concluir que siempre que quiera puedo, estoy capacitado para cambiar hábitos, costumbres, vicios, por mucho tiempo que haga que llevo realizándolo. Es decir, todos podemos cambiar a cualquier edad y en cualquier circunstancia. En resumen: me doy cuenta, corrijo y asumo los cambios. Sólo hace falta querer, claro está.
Asín sea.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Como dice el refrán: "Querer es poder".
    Comparto tú opinión Juan. Lo principal es "DARSE CUENTA", y mi ideal siempre es enfrentarme a la situación y rectificar, si no crearía en mi interior una rueda de hierro que cada vez me haría más daño y para qué; siempre he preferido, y sigo en esta línea; resolver los problemas que se me presentan; la compensación cargada de claridad de ideas, avance en mi conocimiento y por tanto hacía los demás, la paz, serenidad, bienestar etc es grandísima. Pepi

    ResponderEliminar
  2. Más claro imposible. BlueBoy

    ResponderEliminar
  3. También es muy importante acudir a profesionales que nos ayuden a corregir posturas.
    OXO

    ResponderEliminar