No hay hombre más desdichado que el que nunca probó la adversidad.
Séneca
sábado, 24 de diciembre de 2016

Feliz Navidad


45 navidades acompañando la soledad 
En su 45 aniversario, el Teléfono de la Esperanza nos recuerda que mantiene su servicio de orientación telefónica durante las fiestas navideñas para personas en situación de crisis y soledad
Las festividades navideñas son momentos difíciles para las personas que se sienten solas. Durante estos días, este sentimiento se acrecienta y la tristeza, falta de compañía y carencia de afecto asociadas al mismo se viven con más intensidad en un ambiente social festivo y familiar que inunda las calles de nuestras ciudades. Muchas personas vivirán estas próximas fiestas desde la soledad y la ansiedad de sentirse aisladas socialmente y al margen de las celebraciones.
El estudio que se realizó instancias  de la Fundación AXA y la Once y elaboró un equipo de investigadores de ASEP (Análisis Sociológicos, Económicos y Políticos) define la soledad como “uno de los problemas más relevantes en la actualidad” y aborda por primera vez el fenómeno en España desde una perspectiva subjetiva, es decir, no desde la óptica tradicional del número de personas que viven solas sino analizando las circunstancias, características, contexto social y número de las personas que experimentan puntual o regularmente un sentimiento de soledad. En el mismo, se pone de manifiesto, como dato más significativo, que más de la mitad de la población española admite haber experimentado en algún momento cierta sensación de soledad durante el último año y cerca de uno de cada diez –algo más de cuatro millones de españoles- asegura haberse sentido solo con mucha frecuencia en ese mismo periodo. Las cifras se disparan en el contexto de las fiestas navideñas, cuando la sensibilidad se agudiza y los sentimientos nos desbordan.
Por otra parte, se estima que un 5% de la población española está atravesando en estos momentos un proceso de duelo por una pérdida afectiva reciente y que estas fiestas navideñas serán las primeras tras ese fallecimiento. El duelo, en sí mismo, no es una patología, sino que supone un proceso de adaptación a la nueva situación. Sin embargo, algunas veces el proceso de duelo no cursa de manera sana. De hecho, una de cada seis personas que pierde a un ser querido desarrolla una depresión al año siguiente, según un estudio de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria. El llanto, la rabia o la melancolía forman parte del proceso de curación de las heridas, y son normales. El problema surge cuando estas emociones internas entran en conflicto con el ambiente festivo propio de las celebraciones navideñas y de fin de año. Esto es lo que los psicólogos y terapeutas conocen como “síndrome de la silla vacía”.
En el pasado, cuando era más habitual un modelo familiar extensivo, la familia realizaba una función amortiguadora frente a los “golpes de la vida” y de contención de las crisis vitales. Sin embargo, en la actualidad, en muchos casos, el individuo en crisis se siente muy solo.
El Teléfono de la Esperanza de León (987 87 60 06) tendrá estas Navidades disponible un grupo de voluntarios preparado para atender, compartir y acompañar a quien lo necesite. Con una experiencia de 45 años en escucha activa e intervención en crisis, los voluntarios del Teléfono de la Esperanza saben que en Navidad el teléfono suena con más frecuencia, las llamadas están cargadas de dolor y la escucha es más necesaria. 
Nuestros voluntarios quieren transmitiros una invitación: “Estas Navidades, si te encuentras sólo no dudes en llamarlos. Encontrarás una voz amiga”.



Todavía no hay comentarios

Esperamos el tuyo