El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
martes, 15 de noviembre de 2016

En la muerte
y en la vida

El rincón del optimista
Juan


“España, líder mundial en donación y trasplantes desde hace 24 años, ha vuelto a batir un año más su propio récord y registra el mayor aumento en el número de donantes en la historia de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), lo que le ha permitido alcanzar los 39,7 donantes por millón de habitantes y un total de 4.769 pacientes trasplantados en 2015”.
Esta noticia positiva me lleva a una doble reflexión: una, que es muy recomendable pensar que cuando nosotros estemos muertos, si somos donantes, otras personas con graves problemas de salud pueden disfrutar de aquellos órganos que pudieran ser aprovechables de nuestro cuerpo inservible, si así lo hemos dispuesto; y dos, que si es aconsejable donar cuando hayas muerto, es más aún hacerlo cuando aún estás en vida. Aquí puntualizo.
Donar es dar. Y no me refiero aquí a donar un riñón, donar sangre o donar médula ósea, que también, sino que puedes dar dinero y cosas materiales a quienes lo necesitan, aunque para mí es más importante la generosidad de aquello no tangible. Si desde que despiertas por la mañana te vistes el traje de regalar podrás donar durante todo el día sonrisas, alegría, amabilidad, buenas palabras, cordialidad, amor, esperanza, cortesía, afecto, cariño, gentileza, sencillez o simpatía. Tienes suficientes dones para regalar hasta que te canses y aún no se te acabarán. Pero ten cuidado al salir de casa, revisa no te hayas puesto el traje del rencor, aversión, animadversión, antipatía, tirria, ojeriza, desprecio, fobia, inquina o rabia. Ese traje es mejor que lo dejes escondido en el cajón, justo debajo de la empatía, que seguro que deberás vestirte pronto, pues ya sabes que no hay mejor forma de ser solidario que después de ponerse en el lado de la otra persona. Te aseguro que cuando termine el día, aunque éste se te haya puesto muy cuesta arriba, te sentirás orgulloso de pertenecer a la raza humana donde, no sabemos muy bien porqué, nos ha tocado vivir.
Asín sea.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Todo lo que das, te lo das
    OXO

    ResponderEliminar
  2. ¡Es tanto lo que podemos regalar cada instante a los demás!
    JF

    ResponderEliminar
  3. Juan. Uno de tus artículos que más me ha gustado. Lo comparto totalmente:"El que da recibe"; y uno a sí mismo diariamente también puede darse; estando alegre, sonriente, de buen humor, relativizando los contratiempos que se le presenten etc. etc. etc. Pepi

    ResponderEliminar
  4. Un bello y honesto texto. BlueBoy

    ResponderEliminar