Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 28 de noviembre de 2016

Autoestima,
¡qué importante!

Participante del GDP Autoestima

Salgo a buscar a esa niña que nació en un pueblo pequeño pero con muchos niños. 

Mis padres me quisieron, mis hermanos también, mi primera maestra también…

Entonces,… ¿qué sucedió  a lo largo de mi vivencia  para que no me sienta reconocida como persona valiosa?

El día que hice la primera comunión, ¿qué me impidió recitar poesías como los demás?  ¿Fue rabia, vergüenza, creía que no lo sabía hacer bien,  fue envidia porque los otros lo hacían mejor,…?

Comencé primaria en León y repetía lo mismo; me ponía nerviosa frente al libro; y al empezar el instituto, más de lo mismo, no lograba centrarme para estudiar.  A medio curso lo dejé, sintiéndome mal por ello. Me quedé sin ilusión y retraída. 

Comencé a coser con mi hermana que tampoco puso demasiado entusiasmo. Otra hermana religiosa me llevó al colegio por si quería ser religiosa yo también,  pronto me di cuenta que no. Eso no era lo que buscaba.

¿Qué me pasa, porqué me rechazo? Hoy reconozco haber vivido sin entusiasmo hasta los sesenta y nueve años.

He vivido refugiada en el miedo. ¿Por qué?  Porque era cómodo, así no haría las cosas. No quiero  problemas, pero me siento mal.

Me casé con treinta años. No estaba enamorada de mi marido. He vivido cerrada y sin entusiasmo, triste por todo, cerrada en mi círculo, sin expresión, sin confianza, sin satisfacciones. He cerrado mis emociones, mis valores. No encuentro respuesta para esta niña, ¿por qué lo hizo?, necesito, dándome cuenta, postrarme de rodillas en la tierra y así en un abrazo absoluto permanecer en ella hasta no sufrir.

Amor con amor se paga. Moriré sino me amas, siempre soñé que el amor es más fuerte que todo.

Se han hecho demasiados nudos en la garganta para poder hablar.

Ahora necesito deshacer y deshacer tantos… Una torpeza, un sufrimiento sin sentido, un no decir, un fracaso, un no tener en cuenta, un no saber amar, un no saber disfrutar; ese llanto reprimido, demasiados silencios retenidos en mi garganta “para poder hablar”.

Sospecho que rechazo todas las vivencias que me han tocado vivir a lo largo de mi existencia.

Ahora, siento la necesidad de instalar en mí:

· la voz que me anima

· mi puente de apoyo

· mi mano amiga

· mi sentimiento de amor

· mi mirada luminosa

Creo en mí, por eso estoy aquí.

Tenemos 9 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Felicito a quien ha escrito este texto. No importa lo que se haya vivido, lo que de verdad importa es comprenderlo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso testimonio de la labor del teléfono

    ResponderEliminar
  3. Aplausos, infinitos aplausos...... ¡Animo y a seguir adelante!.
    El que sientas: "Creo en mí y por eso estoy aquí", para Pepi es el motor en tú vida de seguir: conociéndote y crecer.

    ResponderEliminar
  4. La alegría compartida es doble alegría. El dolor compartido es medio dolor (Tiedge).

    ResponderEliminar
  5. No es lo mismo que nos quieran a sentirnos queridas/os... NO es lo mismo.
    Y es que a veces damos amor, nos dan amor, pero,cómo?, y cómo es él? Qué falla? Si el AMOR (con mayúsculas) no falla nunca (tb con mayúsculas). Me resuenan las primeras palabras d tu escrito.
    Y me resuena mucho más todo lo que escribes. Un compendio de una vida hecha y vivida, pero... sin vivirla, a lo que parece, pues has vivido sin tu propia valía, sin tu amor. Y es que no puede llenarnos el maestro, ni la familia, ni un marido, nada nos llena si vivimos vacías, sin continente y sin contenido, almacenando años sin el sentido d aprendizaje , "propio" d la madurez,aunque percibo q es "impropio".
    Qué triste es cargarse d años, y vivir experiencias d "otros" y qué avance tan mayúsculo, vivir y empezar a vivir con las experiencias d unA mismA.Contar con TUS experiencias y C tu PU RI TO amor, puro, sincero, limpio, claro y tan eterno y duradero como el amor que te sustenta. Estás en "el buen amor". Ánimo! , a por él! a por las orejas y el rato y felicitaciones a Carmen, su coordinadora, q algo habrá amadO tb aquí.

    ResponderEliminar
  6. Olé!!!!!
    Enhorabuena por ese descubrimiento, y gracias a este teléfono de la Esperanza por ayudarnos a encontrar la felicidad.

    ResponderEliminar
  7. Me llama la atención las caras que hay en la foto, son caras luminosas....

    ResponderEliminar
  8. Madre mia no tengo palabras para decirte que eres maravillosa, que todos juntos nos hemos hecho fuertes pero tu nos has dado una lecion importantisima con la forma de escribir y de expresarte, sigue asi porque tienes que sacar todo el amor que llevas dentro y que no te han dejado expresar. un besazo. Gracias al telefono de la esperanza y sobre todo a Carmen, la suerte que hemos tenido teniendote a ti como coordinadora, tu apoyo y tus enseñanzas no las olvidaremos nunca.

    ResponderEliminar