Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
miércoles, 26 de octubre de 2016

Aquí y ahora

Pax Vostrum
Beatriz


¿Dónde estás?  Aquí y ahora.
¿En dónde puedes sentir que eres, que existes? Aquí y ahora.
¿Qué es lo único que tienes y que puedes vivir? Este aquí y ahora. El pasado  quedo atrás, ya pasó y el futuro todavía no existe.
¿En dónde puedes experimentar alegría, tristeza, rabia, frustración, dicha, felicidad, risa, miedo, ansiedad...? En este aquí y ahora. Entrégate a este momento presente, sea el que sea. No trates de cambiar nada, ni de juzgar nada, ni de transformar nada, solo abraza,  acepta, entrégate..., entrégate a la  propia vida manifestándose en ti.  ¿La sientes?
¿Dónde puedes sentirte VIVO? Aquí y ahora… Respira, siente, observa  tu cuerpo, tus emociones, todo tu interior. Estás aquí, estás ahora. ERES.
Aquí y ahora, el único lugar que existe y el único lugar en el que merece la pena estar.
¿Dónde estás viviendo? ¿En tu pasado? ¿En tu futuro? ¿Aquí y ahora?  ¿Dónde sueles vivir habitualmente?
Aquí y ahora, respiras, respiras, eres, existes... Siente esa vida en tu pecho, ayudándote de la respiración.  No me digas  que eso no es el mejor regalo. ¡Existes! ¡Eres! ¡Estás vivo en este instante!
Aquí y ahora puede que no estés pasando por tu mejor momento, pero, ¿qué es estar pasando por el mejor momento, por un buen momento? Sólo es una decisión tomada por ti de que las cosas tienen que ser de una manera determinada y como son así, como tu quieres, entonces decides que ese es un buen momento.  Es una elección de tu mente de lo que crees que es bueno.
Pero la realidad a veces piensa de manera diferente a nosotros, y ella es la que  decide.  Y entonces, nos resistimos y sucede que sufrimos. El sufrimiento nace de esa resistencia a la realidad. Si yo acepto, si permito que sea,  nunca sufriré. Me dolerán las cosas, sí, porque somos humanos. Pero no sufriré. El sufrimiento es la interpretación mental del dolor, es la  interpretación mental de lo que siento, de lo que hay dentro de mi. Si no  hay mente no hay sufrimiento. Hay mucha diferencia entre ambas, ¿lo  ves?
Un camino para vivir en el aquí y ahora es la meditación, el silencio. Cuanta más meditación, más aquí y ahora, cuanto más aquí y ahora,  menos mente, más plenitud, sabiduría, más comprensión, más  compasión, más amor.
Aquí y ahora todo ES. Solo ES. Fluyamos con esta corriente de la vida.
Confía, acepta, fluye... y sobre todo... apasiónate. 

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Beatriz te felicito por tu exposición, y por la gran enseñanza que nos transmites. Vivo con la esperanza que cada día viviré más: en el "aquí y ahora", ya que estoy en el aprendizaje de la meditación y ya me está resultando muy beneficioso. Pepi

    ResponderEliminar