Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 18 de septiembre de 2016

El último geranio

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena


Este año los geranios de mi jardín han estado perezosos a la hora de dar flores. Tanto, que hubo quien me dijo que era mejor cambiarlos porque ya no iban a florecer. Menos mal que soy paciente con las plantas y sé esperar. Al final todos brotaron y algunos de forma espectacular.
El último en hacerlo, sin embargo, ha dado dos raquíticas flores ahora, al final del verano. Y me temo, de escasa duración, pues una de estas noches de incipiente helada puede acabar con ellas.
Observando su triste y tacaño aspecto me dio por pensar en esas personas que, teniendo tanto, dan tan poco o lo dan demasiado tarde, de forma que nunca se exponen ni muestran generosidad.
Creo que la generosidad no sólo es una virtud sino una obligación, un deber para con los demás y con nosotros mismos. Somos lo que damos y transparentamos lo que somos.
Si el miedo, la vergüenza o la comodidad nos hacen vivir agazapados, habremos pasado por la vida sin una flor que ofrecer o con flores tan raquíticas que, a las primeras de cambio, desaparecen. Y habrá sido una triste vida.
Todos tenemos flores que ofrecer. De formas, colores y tamaños diferentes, pero flores al fin y al cabo. Y las flores de cada uno se entretejen en un tapiz único y universal en el que ningún matiz debería faltar. Si tú no pones las tuyas y yo no pongo las mías el tapiz estará inacabado, presentará agujeros imposibles de cubrir y la urdimbre, incompleta, nos mostrará sus carencias.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "Todos tenemos flores que ofrecer." No sé si eso es tan claro.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que es así; todos tenemos flores para dar

    ResponderEliminar
  3. Ese tapiz del que hablas, unos aportan mas flores que otros. Tus reflexiones dominicales y con tu ejemplo ayudan mocho a que el tapiz cada vez esté mas tupido.
    Feliz domingo Esribana, y gracias siempre gracias.
    OXO

    ResponderEliminar
  4. La vergüenza puede llevarnos a podar nuestras propias flores sin estas tan siquiera haber brotado. Gracias ! BlueBoy

    ResponderEliminar
  5. Todos tenemos un montón de cualidades(flores) que podemos ofrecer y compartir con los demás.Nuestra aportación es muy valiosa. No podemos quedarnos simplemente viendo como pasa la vida, tenemos que arriesgar y buscar y aprender y ofrecer y recibir...
    JF

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho eso que dices del tapiz que entre todos formamos. Es una idea muy bonita para hablar de lo importantes que somos cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  7. Pensar en nosotros, pero con la finalidad de reportar un beneficio a los demás, nuestra vida va a ser mucho mas gratificante. Pepi

    ResponderEliminar