No hay hombre más desdichado que el que nunca probó la adversidad.
Séneca
miércoles, 14 de septiembre de 2016

El conocimiento

Khalil Gibrán

Y un hombre dijo, entonces: Háblanos del Conocimiento propio.

Y él respondió:

Vuestros corazones saben, en silencio, los secretos de los días y las noches.

Pero vuestros oídos padecen por el sonido del conoci­miento de vuestro corazón.

Querríais saber, en palabras, lo que siempre supísteis en pensamiento;

Querríais tocar con vuestras manos el cuerpo desnudo de vuestros sueños.

Y es bueno que lo hicierais.

El manantial escondido de vuestra alma necesita brotar y correr murmurando hacia el mar;

Y el tesoro de vuestros infinitos arcanos sería revelado a vuestros ojos.

Pero no pongáis balanzas para pesar vuestro tesoro desco­nocido.

Y no- registréis los arcanos de vuestro conocimiento con palos ni sondas.

Porque el yo es un mar inconmensurable.

No digáis: "He hallado la verdad" sino más bien. "He hallado una verdad".

No digáis: "He encontrado el alma caminando en mi senda."

Porque el alma camina sobre todas las sendas.

El alma no camina en línea recta, ni crece como un bambú.

El alma se despliega como un loto de innumerables péta­los.

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Qué gran enseñanza. La VERDAD parece que no está al alcance del ser humano, que viene a ser la aspiración a la que camina, pero ene se camino vamos encontrando verdades que nos dan seguridad y felicidad. Esa VERDAD llegará cuando dejemos nuestro cuerpo limitado y entremos en otra forma de existencia, porque somos eternos. Jairo

    ResponderEliminar
  2. "El manantial escondido de vuestra alma necesita brotar y correr". Que así sea

    ResponderEliminar
  3. Testo para analizar detenidamente. De momento me quedo con estas frases
    "Porque el yo es un mar inconmensurable".
    "El alma camina por todas las sendas". Pepi.

    ResponderEliminar