Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo. Séneca

domingo, 21 de agosto de 2016

Noche serena
de estrellas

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena


Pocas cosas hay tan agradables como quedarse en el silencio de la noche observando las estrellas. Y más en estas noches de agosto, templadas, donde el cielo nos regala auténticos espectáculos.
Los que tenemos la suerte de poder estar en un pueblo hemos podido encontrar, seguro, el lugar perfecto para disfrutar de ello: una pequeña ladera, un rincón especial, una explanada en lo alto… Pero en cualquier sitio podemos alzar la mirada en la noche y descubrir, allá arriba, un cielo plagado de estrellas.
He observado las estrellas en el monte, en la playa, sola, acompañada, en invierno, en verano, desde mi casa o desde los pasillos de hospitales. En algunos casos, buscando luz en plena noche y desahogando las lágrimas que no podía verter de día. En otros –los más- agradeciendo mi suerte y todo lo que tengo en mi vida.
Puede parecer una tontería “perder el tiempo” mirando estrellas en silencio, pudiendo estar durmiendo o bebiendo con los amigos o chateando o un sinfín de cosas más. De hecho, hay quien ha puesto extrañas muecas cuando me ha oído decir que es uno de mis hábitos preferido. En cualquier caso, estos pequeños placeres cotidianos sólo los entienden aquellos que los disfrutan.
A estas alturas de mi vida he aprendido a elegir, a hacer lo que me gusta aunque parezca extraño, a asumir las consecuencias de mis decisiones, a dar las explicaciones justas y a no perder el tiempo intentando agradar a unos y a otros. En este momento, por ejemplo, dejo de escribir para sentarme en el jardín a mirar las estrellas que esta silenciosa y serena noche de verano me regala.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Estoy de acuerdo Escribana. Es un auténtico placer observar las estrellas y más si es en compañía.

    ResponderEliminar
  2. Elijo esos extraños hábitos. Liberarse con ese silencio . BlueBoy

    ResponderEliminar
  3. Cuándo contemplo las estrellas tengo la sensación de relativizar mis problemas, me siento a gusto y si encima es en buena compañía, no le pido mas a la vida.
    OXO

    ResponderEliminar
  4. Disfrutar de los pequeños placeres cotidianos es lo que llena nuestra vida.
    JF

    ResponderEliminar
  5. Me encanta mirar estrellas!!!

    ResponderEliminar
  6. Te felicito "Escribana del Reino" por tú autenticidad. Que el resto de tu vida siga siendo así. Pepi

    ResponderEliminar
  7. Que la noche sea siempre "serena", porque si es se re na bien podremos ver las estrellas,y si no es serena veremos otro tipo de estrellas (con chinchones, por ejemplo). De la serenidad nace, aflora, la belleza, no me cabe duda,porque lo que tenemos hay que dejarlo salir. Elegir, asumir lo elegido y agradarnos un poco, porque, de frotar y frotar la lámpara o sale un genio o rompemos la lámpara. Demos lo justo... Y cómo darlo? Ante todo, con... "se re ni dad". Está claro, no? Tan claro como una noche con estrellas.

    ResponderEliminar