Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 29 de agosto de 2016

Creado

Caligrafía de emociones
Jose


En cierto modo, toda la experiencia humana se presenta a la inversa.
Cuanto más le damos a los demás en la vida, más jóvenes nos volvemos.
A medida que nos damos, vivimos.
Con lo que damos, hacemos.
Nuestro verdadero ser, entonces, no se encuentra.
Es creado.

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Al darnos nos creamos...

    ResponderEliminar
  2. A medida que nos damos, vivimos. Totalmente de acuerdo.
    M.Elena

    ResponderEliminar
  3. También comparto esta frase: "A medida que nos damos vivimos"; además me parece importante tenerla presente en nuestra vida. Pepi

    ResponderEliminar