Avanzamos cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

viernes, 15 de julio de 2016

Robots

El rincón del optimista
Juan


Cuando voy a hacer un comentario en alguna página, como este bendito blog que ahora lees, antes de publicarlo me preguntan si soy o no un robot. Y os confieso que alguna vez lo he dudado, pues cuando haces cosas sin pensar o la rutina te atrapa haciendo siempre lo mismo, realmente dudas si tu cerebro es natural o fabricado. Pero lo que me llamó poderosamente la atención fue la noticia reciente de que ‘Una inteligencia artificial ha quedado finalista entre las 1.450 novelas que se presentaron a un premio literario en Japón’. Ojo al dato. Pero, entonces, ¿de qué estamos hablando?
Y aún así hay quien pone en su tarjeta de visita que es escritor o pintor o creador de no sé qué cuentos. Si es que ya tenemos robots que lo hacen todo, no te digo nada esas impresoras 3D que reproducen casi lo irreproducible: comida, coches, esculturas, cuerpos… Las computadoras pueden ganar a los maestros del juego de ajedrez. Y ahora resulta que también pueden escribir, crear literatura para humanos...
Al fin y al cabo escribir no es otra cosa que combinar letras, palabras, frases…, nada que no esté al alcance de un buen programador informático. Ya, pero estarás pensando que estas inteligencias artificiales nunca tendrán corazón ni sentimientos. ¡Quieto ahí parao! ¿Cuando se te bloquea el ordenador no te enfadas con él, le hablas, le pides que vuelva a arrancar y le ruegas que no te haya perdido los datos que estabas manejando? Si le tratas como un compañero de trabajo... ¿Y cuando cambias de coche? ¿No te despides y lloras cuando lo dejas en el concesionario o en el desguace? Y qué decirte lo que sufres, ríes y lloras con tu teléfono móvil. ¿Te preguntaste lo que piensa tu telefonito sobre ti? Las máquinas se crearon para ponerlas al servicio de los humanos hasta el punto de que ya no podemos vivir sin ellas. ¿O es que se crearon para acabar reemplazándonos? ¿Cuánto queda para que los robots comiencen a reproducirse por sí mismos? Ah, ¿qué eso es ciencia ficción, que sólo pasa en las películas? Película y muy buena, por cierto, es la que estamos viviendo a día de hoy.
Yo, de momento, ya voy pidiendo una pizza cuatro estaciones a mi robot de cocina que las hace de primera especial.
Asín sea.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Eso, ¿cómo le pones corazón al robot? Jairo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa. Somos capaces de hacer los circuitos informáticos muy precisos y las máquinas sofisticadas más perfectas... ¿Y no van a fabricar corazones mecánicos con sus circuitos sanguíneos perfectos, pulmones, etc, etc? ¿No crees que ya lo han fabricado o crees que sólo son de película, de ciencia ficción? De todas formas, casi prefiero una fría máquina sin corazón que a algunas personas que sólo lo usan para hacer daño a sus semejantes... "Cuánto más conozco a los hombres, más amo a mi perro".

      Eliminar
  2. ¿Somos o no somos robots?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que no lo sé a ciencia cierta. Unos días somos más robots que otros, lo que se deduce que sí que lo somos, pero a la vez no lo somos... Pregúntale a otro, que yo no lo sé fijo.

      Eliminar
  3. A mi me parece que nos estamos deshumanizando de tal manera, que ya estamos dando más importancia a la tecnología que a las personas. ¡Que triste!. Pepi

    ResponderEliminar
  4. De nosotros depende hacer uso de los robots, de la insustancialidad que producen las máquinas, siento que no se pondrá sustituir jamás lo que se siente cuándo se mira de frente y a los ojos a otro ser humano.
    OXO.

    ResponderEliminar