Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo. Séneca

jueves, 12 de mayo de 2016

Camino de Santiago: Sansol-Ventosa

Javi Fidalgo


Continuamos con nuestro camino. Hemos cogido el gustillo a madrugar para aprovechar el fin de semana a tope, seguro que va a ser estupendo. Se ve y se nota al saludarnos.

Aunque los meteorólogos nos digan que va a estar pasado por agua, no nos importa porque confiamos en que nuestros guías lo tienen todo previsto.

Durante el viaje y como siempre, Tomás continuó relatándonos de forma muy amena la historia de España, después de una parada obligada para reparar fuerzas y estirar las piernas.

Vamos a decir adiós a las tierras navarras y a sus gentes que tan buena acogida nos han dado, que tan bien nos han tratado, que tan bonitos paisajes de luces y de colores nos han brindado.

Nos adentramos en La Rioja donde el paisaje que vamos a contemplar va a ser básicamente de viñedos.

Empezamos nuestro caminar con ilusión, con ganas, teniendo presentes a las personas que por distintos motivos no nos han podido acompañar en estos días pero que nos desean que disfrutemos y saboreemos cada instante.


Hemos caminado uno tras otro como formando una serpiente multicolor, al mismo ritmo, sin ir más deprisa, ni más despacio. En un determinado momento decidimos hacer nuestro pequeño monumento depositando unas piedrecitas en la orilla que simbolizan nuestro paso por el lugar y nuestros deseos e intenciones en este día y en este camino.

Así llegamos a un bonito pueblo como es Viana. Allí paramos a reponer fuerzas. Es como una bendición porque mientras comemos se puso a llover con ganas y cuando decidimos reanudar nuestro camino las nubes se van disipando y deja de llover.

Nos adentramos en Logroño, donde contamos con un guía especial, un compañero del Teléfono de León, Marcos, que ahora vive aquí y conocimos con él, los lugares más históricos de la ciudad.

Terminamos la etapa del día en la Residencia de los Maristas, donde nos acogen maravillosamente.

Cambiamos el traje de peregrino y nos ponemos el traje de etiqueta para cenar y acabar el día bailando al son de las danzas medievales,  algunas ya conocidas y otras nuevas que vamos incorporando y que ahora, en estos días tendremos que ir practicando…. dos a la derecha, …tres a la izquierda….

Despedimos el día destacando lo que más nos ha gustado, aunque ya es tarde, nuestras caras están sonrientes, agradeciendo este día que nos hemos brindado unos a otros. 

Momentos como estos quedaran siempre en nuestro corazón.

El domingo lo comenzamos con un momento de meditación y de silencio. Necesitamos escuchar y escucharnos, confiar más en la vida, descubrir lo que nos dice la vida a través de los pequeños detalles.

Después del desayuno, retomamos nuestro camino  contemplando el paisaje y hablando sobre qué es lo que nos produce mayor satisfacción.

Vamos llegando al punto final de esta etapa. Hoy con las piernas más ágiles o quizás más compenetrados porque lo hemos hecho en un tiempo recor.

Como es un poco pronto para comer, hacemos distintos juegos como interpretar mensajes donde desde la primera a la última persona salió el mensaje al revés, al revés.


Más complicado fue el juego de los besos y abrazos:
- ¿Un qué?
- Un beso.
- ¿Un qué?
- Un abrazo.

La comida que nos ofrecieron los hermanos maristas fue estupenda, típicamente riojana y donde nuestros organizadores para terminar nos ofrecieron un chupito.

Por la tarde teníamos pensado pasear y conocer un poco más de Logroño, pero ahora sí que  la lluvia nos va a indicar que es el momento de regresar para León y solo podemos ver la ciudad desde el autobús.

El regreso no se nos hace nada largo. Primero porque nuestro productor particular, Javi Robles, nos presenta la película de la etapa anterior (impresionante, con un reparto espectacular) “aunque todavía el fantasma del castillo no ha sido localizado”.

Vimos la película” EN UN LUGAR DEL MUNDO” y finalmente Yoli nos puso la nota musical.

Esto es un gran equipo donde cada uno aporta su granito de arena.

Volvemos con las pilas cargadas, hemos compartido estos días con amigos, que ya forman parte de nosotros mismos y si alguien se incorpora al grupo, como en esta etapa, José Luis, siempre es bien recibido, siempre  intentamos que se sienta a gusto.

¡HASTA PRONTO AMIGOS!!!!!






Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. ¡Qué apetecible resulta esta experiencia! A ver si puedo apuntarme a la próxima ¡Qué pan con tortilla y cuántos recuerdos por el camino! las fotos resultan muy indicativas

    ResponderEliminar
  2. Fijaos en las fotos. Estamos más sonrientes y luminosos al final de la etapa (foto de la fuente en Logroño) que al inicio (foto en Sansol). ¿Por qué será?

    ResponderEliminar
  3. En Logroño para mí, habéis tenido "un gran regalo", la compañía de Marcos, tengo la suerte de conocerlo, y he compartido con él maravillosos momentos, así que en esta ciudad tuvisteis un guía de lujo.
    Ya son muchas las etapas que habéis realizado, y me alegro infinito, (y deseo que siga siendo así), que no habéis tenido ningún contratiempo, al revés, por un motivo u otro, por las exposiciones que hacéis de cada una, cada vez me parecen más enriquecedoras, así que, ¡animo peregrinos, apuntaros ya a la siguiente!. Con cariño. Pepi

    ResponderEliminar
  4. Tengo que reconocer que fue una experiencia maravillosa desde el primer momento en que nos vimos, por la enorme alegría que nos llevamos tanto yo como aquellos que ya me conocían pero que no sabían que los iba a acompañar. Todo ello gracias a Ángel que mantuvo en secreto todo lo que él y yo habíamos hablado por teléfono días antes.
    Más costoso pensaba que iba a ser recorrer todos esos km que separan un pueblo de otro, pero me equivocaba, resultó muy enriquecedor y entretenido sobre todo por las charlas compartidas con todos los compañeros durante los diferentes trayectos y por la belleza que nos brindaba el paisaje.
    Mientras estéis por tierras riojanas ya sabéis que os acompañaré para seguir disfrutando de esta experiencia tan gratificante.
    Un enorme abrazo para todos. Marcos.

    ResponderEliminar