Avanzamos cuando dejamos de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

domingo, 24 de abril de 2016

In memoriam

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena
Fotografía de Mariaje

Nacimos el mismo día del mismo año. Estudiamos juntas durante diez años en el mismo centro y en la misma aula. Compartimos pupitre doble algunas temporadas debido a nuestros apellidos. Pasamos gran parte de nuestra infancia y pubertad juntas, con todos los descubrimientos, decepciones y alegrías que estos años aportan a la personalidad.
Nunca fuimos amigas ni tuvimos amigos comunes, pero nos llevábamos bien, sin estridencias ni exageración.
A partir de los catorce años cada una siguió su camino y sólo coincidimos muy de vez en cuando, aunque, debido al pequeño tamaño de nuestra ciudad, siempre supimos una de la otra, me consta.
La última vez que la vi la encontré muy cambiada físicamente. No lo di demasiada importancia, dado que estamos en esa edad en que las mujeres pasamos de ser miradas a la invisibilidad ambiental y, a partir de ahí, ya se sabe… Lo achaqué todo al paso inexorable del tiempo.
Me contó entonces que laboralmente tenía problemas, que podía incluso perder el trabajo. Nada extraño tal como están las cosas. Tampoco lo di importancia. Por lo demás, todo bien.
Si de aquella se encontraba mal lo supo disimular perfectamente, pues no percibí nada extraño en ella. No capté vibraciones diferentes a las que siempre me llegaron de su persona. De hecho, percibí las mismas pero con más años encima.
Me he enterado de su muerte. Las noticias corren y las malas más. No sé qué ocurrió, si estaba enferma o fue muerte repentina, si el sufrimiento se le hizo insostenible o la vida perdió sentido para ella. No lo sé.
Lo que sí sé es que ahí, en puntos suspensivos, quedan sus sueños, sus proyectos, sus ilusiones. Y ya nadie podrá concluirlos.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Los puntos suspensivos nos hablan del misterio de la vida siempre abierta. A veces es mejor no hablar...

    ResponderEliminar
  2. Vivir, morir... Forman parte de una misma realidad.

    ResponderEliminar
  3. La vida es un instante, un momento muy corto, por eso, a pesar de los nubarrones que vayan apareciendo en nuestro día a día tenemos que intentar VIVIR cada momento a tope y disfrutar.
    JF

    ResponderEliminar
  4. Hay personas que aunque estén atravesando por un momento malo en su vida, no transmiten hacia el exterior su vivencia interior. Pepi

    ResponderEliminar