No hay hombre más desdichado que el que nunca probó la adversidad.
Séneca
jueves, 3 de marzo de 2016

Vivir con plenitud las crisis

El rincón del psiquiatra
Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra
Es el título del libro  de Kabat-Zinn, que hace unas semanas  encontré en formato PDF  (gratis), inspirado en el modelo de Mindfulness. Paso seguidamente a comentar algunos de los conceptos, que más me han llamado la atención:
Salud y enfermedad
Refiere un nuevo paradigma de salud, insistiendo en que cada sujeto debe ser agente de su bienestar. Esta nueva perspectiva reconoce la importancia de pensar en términos de integración y de intervinculación. Es decir, en la salud lo que prima es  la interacción mente, cuerpo y conducta y en la relación de cada persona con los otros y con el resto del universo. Esto se consigue a través de la meditación o “atención plena”.
Así, pues, debemos saber  utilizar nuestros propios recursos personales (sentimientos, pensamientos, cuerpo, etc.) para resolver nuestros conflictos. De la misma manera que un buen marinero sabe aprovechar la fuerza de la tormenta para llegar a puerto. Los síntomas (angustia, tristeza, sufrimiento, etc.) que no podemos evitar (situaciones irreversibles) debemos aprender a aceptarlos y construir nuestra vida sobre  ellos.
Sanación y curación
La sanación se produce cuando nos sentimos como un TODO, y como parte de un gran TODO. Es un proceso en el que “la atención plena” actúa como catalizador para lograrlo. De esta forma, progresivamente, nos vamos adaptándonos a nuestros problemas y sufrimiento. No de forma pasiva, sino creativamente. Pasamos de la fragmentación y aislamiento a la integridad y a la vinculación. En definitiva, “la sanación siempre lleva consigo una transformación emocional y de actitud”.
Por el contrario, la curación se produce cuando la medicina elimina los síntomas y molestias que nos hacen sufrir, pero cuando esto no es posible (enfermedad incurable) debemos procurar la sanación, que es sinónimo de bienestar, a pesar de la adversidad.
Estrés
El estrés psicológico lo define como “una especial relación entre la persona y el entorno, volorada por la persona como gravosa, superior a sus recursos y gravosa para su bienestar”. En estos casos, la sanación consiste no en una reacción de huida, o de lucha o viviéndolo como un desamparo, sino intentando una alternativa saludable: tomando conciencia de lo que está pasando y del presente, a través de la “atención plena”: ideas, sentimientos y sensaciones.  
Vivir con plenitud las crisis es, pues, un canto a la sanación, que todos podemos conseguir si logramos integrar mente, cuerpo y conducta.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me ha gustado esta reflexión del psiquiatra.
    ¿Quiere decir usted Sr. psiquiatra que donde está la enfermedad también estaría la cura? Puede decir algo al respecto

    ResponderEliminar
  2. Yo me siento con equilibrio cuando tengo coordinación entre mis: pensamientos, sentimientos, y acciones; y esto me ayuda, para enfrentarme a resolver las vicisitudes que se me presentan en la vida, de la forma más ecuánime. Pepi.

    ResponderEliminar