Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 6 de marzo de 2016

El gusano
y la manzana

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena
Había una vez un gusano que vivía dentro de una manzana. Era feliz. Comía por aquí y por allí y no necesitaba nada más.
Pero un día –bendita curiosidad– decidió mirar por el agujerito que había creado en su manzana. Y vio otras manzanas similares a las suyas, igual de apetecibles y listas para explorar. Decidió dejar su zona de confort y adentrarse en la aventura de nuevos conocimientos.
Así disfrutó de otros sabores y otros estados. Y era feliz. Saltaba de una manzana a otra y no echaba en falta nada más.
Pero… le dio por observar el cesto donde estaban las manzanas y descubrió que éste estaba en una despensa. La despensa era grande ¡Inmensa!. Con muchas más cosas que manzanas, casi todas desconocidas para él. Le asustó tanto que se dijo que aquello era para otros, que él estaba contento con sus manzanas y que no necesitaba salir de ellas.
Sin embargo, la curiosidad pudo más y abandonó su cesto. Tardó días en recorrer la despensa y todas las cosas encerradas allí. Miraba, probaba, lo pensaba… alguna vez cayó… otras, tropezó y se hizo daño. La mayor parte del tiempo disfrutó.
Y, finalmente, allá arriba, descubrió una ventanuca a la que se asomó y consiguió salir al exterior. ¡Eso sí que era grande! ¡Grande y hermoso! Allí sigue, en el exterior, respirando, viendo, oliendo, escuchando, trepando por aquí y por allá, experimentando, viviendo.
De vez en cuando se asoma al interior y ve el cesto de sus manzanas y su manzana. Y le parece imposible que hubiese estado allí metido tanto tiempo sin conocer lo que ahora conoce.

Tenemos 9 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Así me siento yo muchas veces, como ese gusano buscando su sitio.

    ResponderEliminar
  2. Una vez que abres la puerta no puedes ni quieres volverla a cerrar. Ayer hizo un año que salí de mi manzana. BlueBoy

    ResponderEliminar
  3. Me gustaría ser como este gusano valiente, que no se conforma con lo que tiene, que una vez que da el primer paso ya no hay quien le detenga.
    Cuantas veces no me doy cuenta de lo mucho que me puede reportar el salir de esa nebulosa que me envuelve y que no me deja ver más allá; abrirme y enriquecerme con otras personas y ver que hay otros caminos.
    JF

    ResponderEliminar
  4. En la vida como no nos enfrentemos a nuevos mundos, nuevos caminos, nos anquilosamos y mal vamos a ir. Pepi.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta este cuento. Me siento identificado con este gusano buscador. Cuando miro hacia atrás en mi vida veo todo lo que he avanzado. Gracias Escribana, por todo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta Escribana, siempre haciéndonos pensar y buscar formas en busca de nuestra felicidad.

    ResponderEliminar
  7. Salir por la ventana. Ver el cielo azul. Respirar. Dejar de dar vueltas. Echarle corage. Poner pasión en lo que haces. Estos son los gusanos que me gustan

    ResponderEliminar
  8. Qué maravillosa forma d invitarnos a no dejar nunca d buscar.

    ResponderEliminar