Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
domingo, 7 de febrero de 2016

Una carta y mil preguntas

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

He leído recientemente la carta que un niño de once años dejó escrita a sus padres antes de suicidarse y que éstos han decidido publicar en los medios de comunicación. A medida que leía me salían más y más preguntas.

¿Cómo es posible que la única alternativa que vea un niño a su problema sea saltar por el balcón y desaparecer?

¿Qué educación estamos dando padres y profesionales para que nuestros niños y adolescentes no vean otras vías de solución? ¿En qué valores –tanto que hablamos de ellos- nos fundamentamos? ¿Qué estrategias y herramientas de aprendizaje vital ofrecemos?

¿Qué mundo hemos creado para que algunos no quieran formar parte de él?

¿Dónde quedan la esperanza, el coraje para enfrentar la vida, la resistencia a la frustración, la capacidad de resolución de conflictos, el compromiso y la asunción de responsabilidades? ¿Y la alegría de vivir?

Hasta donde yo sé, educar es desarrollar el máximo potencial de una persona de forma integral. Y ello implica no sólo transmisión de conocimientos (algunos de ellos innecesarios) sino enseñanzas para desenvolverse adecuadamente en la vida y capacidad para aportar lo mejor de uno mismo. ¿Quién está haciendo esto ahora? ¿La televisión? ¿Las redes sociales y sus múltiples derivadas? ¿El día a día sin más?

Detrás de cada “me voy” y sus consecuencias hay un fracaso social, una dejación de funciones, un silencio sordo cuyo grito no podremos aguantar cuando lo miremos de frente.

Si educar no es enseñar a vivir no es nada.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "Si educar no es enseñar a vivir no es nada". Qué verdad.

    ResponderEliminar
  2. Me quedo sin palabras y sin respuestas

    ResponderEliminar
  3. Siempre ocurrieron estas cosas. La vida no comete fallos, son nuestras interpretaciones las que dicen esto o aquello porque no pueden asumir lo que es preciso asumir, que la muerte está ahí y que llega y abre la puerta aunque nosotros no queramos que esa puerta se abra.

    ResponderEliminar
  4. Yo también me quedo sin palabras.

    ResponderEliminar
  5. No sé en lo que estamos fallando pero cada vez nos encontramos
    con más casos de acoso, de desprecios, de burlas, de insultos...Y esos valores que desde pequeñitos nos enseñaron como el respeto(al otro y a su forma de pensar), la libertad(ser uno mismo),la igualdad, la verdad, la responsabilidad...presumimos mucho de ellos pero cada vez los practicamos menos.
    JF

    ResponderEliminar
  6. A mi me resulta escalofriante. Pobre niño lo que habrá sufrido.
    Que bien estaría que todos los profesores tuvieran; la teoría y puesta en práctica con los alumnos, de César Bona. La repercusión social seria magnífica. Pepi

    ResponderEliminar
  7. Hola Elena... Esto es un intento para publicar

    ResponderEliminar
  8. Todo cae, todo cae... unos se caen, otros se tiran, se arrojan al vacío cuando han sucumbido ante él. El vacío es una fiera voraz q sí no la domesticados, nos devora, pero ¿cómo domesticar ese vacío? ¿Cómo un niño consigue lo que a los adultos nos cuesta? ¿Qué damos? Poco, nada, insuficiente. Estamos en un claro IN SU FI CI EN TE, todos/as, devorados por la infinitud d la nada, porque no queda nada cuando un niño se ha agotado de vivir. ¿Cómo empezar? ¿Cómo nacer? Espero que este suceso no pase a ser únicamente eso, una cifra más que pase al olvido, porque todo pasa, sí, todo cae, sí, pero No Sé TROS/AS no podemos caer. Tenemos que seguir, que escribir, que hablar, que llenar el vacío existencial con lo que perdure, con lo que llene al ser humano...¿será,acaso,el AMOR?

    ResponderEliminar