La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
viernes, 8 de enero de 2016

Los "buenos"
y los "malos"

Conversaciones con mi mente
M.ª José Calvo Brasa


Y llegaron “los buenos” y se sentaron a comer. Estaban enfadados; despotricaban contra “el malo”, que mató, que robó, que engañó… Bien digna es su indignación, sin duda, pero… ¿Dónde estaban “los buenos” cuando el muerto vivía, cuando el engañado y el robado aún conservaban lo suyo? Cuentan por ahí que estaban también sentados a la mesa despotricando contra otro “malo”, o contra sus allegados que cometen día a día mil felonías que no agradan a “los buenos”.
Cada día hay injusticias, malestares, personas inconscientes que estallan en una u otra dirección; pero en la base no vemos las semillas de rabia y odio que cada uno sembramos. Quizá el “malo” no sea tan malo ni el “bueno” tan bueno. Quizá todos y cada uno de nosotros tengamos la responsabilidad de cambiarnos en primer lugar, puliendo todas nuestras aristas, nuestras asperezas que, de una manera o de otra, lanzamos al aire en forma de posos de malestar que acaban germinando donde menos nos lo esperamos.
Cambiemos y ayudemos a cambiar desde la comprensión y el respeto. Quizá así llegue un día en el ningún “bueno” se siente a la mesa bramando contra ese “malo”, muy ajeno a él, por supuesto que cometió esta o aquella villanía. Creemos un interior de bienestar que emane ese mismo bienestar al mundo en forma de semillas de paz y sobre todo, dejemos de lanzar balones fuera para poder observar cada vez más adentro.
No hay “buenos” y no hay “malos”, sólo conscientes e inconscientes; responsables e irresponsables.

Tenemos 1 comentario , introduce el tuyo:

  1. Los refranes dicen verdades como templos: "El que siembra viento recoge tempestades". "Busquemos la paz y no la guerra".
    Cada persona tenemos que interiorizar con nosotros mismos, para ir conociéndonos y crecer. Pepi

    ResponderEliminar