El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
domingo, 17 de enero de 2016

La cuesta de enero

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Siempre he oído esta afirmación, pero tardé en entenderla.

Mi madre me decía que la cuesta era por la economía, porque se gastaba tanto en comida y regalos para las fiestas de Navidad y de Reyes, que costaba tirar del mes de enero. Era un mes que se deseaba que terminara pronto para cobrar el sueldo cuanto antes.

Mi abuela me explicó que la cuesta era la remontada. Después del trabajo y de los extras que suponían tanta fiesta junta, enero era el mes para recuperarnos y coger fuerzas para el resto del año.

A mí, que nací en enero, ninguna de estas teorías me gustaba, porque daban la impresión de que es un mes sin pena ni gloria, de pura transición.

Un día, observando el calendario románico agrícola - el dibujado en  la cripta de San Isidoro de León- me fijé en que enero se representa como el paso de lo viejo a lo nuevo, se cierra una puerta y se abre otra, se cambia hasta el aspecto físico (al señor le crece la barba), se mira hacia atrás pero también hacia adelante. Y entonces entendí lo de la cuesta de enero.

Enero es empezar de nuevo, cerrando lo que haya que cerrar y abriéndonos a la novedad, a acoger lo que venga. Y nos cuestan los cambios. Nos cuesta soltar agarraderas y seguridades, aunque sepamos que son falsas. Nos cuesta encarar el futuro por temor a perder el pasado. Nos cuesta dejarnos fluir.

Por capricho del calendario enero es la invitación a vivir según como creamos, a retomar, a empezar, a creernos de una vez que la sabiduría está en la vida, en su fluir, no en el control que hagamos sobre ella.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Cuanto cuesta darnos cuenta de que la sabiduría esta en la vida

    ResponderEliminar
  2. Buena observación Escribana.

    ResponderEliminar
  3. La cuesta de Enero me ocurre en Febrero en Marzo en Abril, etc. Ahoramismo cualquier época del año me renueva y me retrocede también.

    ResponderEliminar
  4. Se me hace duro este mes porque salimos de Diciembre, mes muy armonioso por la Navidad, y también por el frio que hace en León Enero es el mas duro.

    ResponderEliminar
  5. Acoger, aceptar, integrar, dejar fluir....principalmente estos infinitivos siempre tengo que tenerlos muy presentes en mi vida, y más en estos momentos por los que estoy atravesando. Pepi

    ResponderEliminar
  6. Empezar d nuevo , con fuerzas renovadas , soltando lo que tiene que irse y aceptando lo que venga , fluyendo con la vida. Gracias M Elena

    ResponderEliminar
  7. A mí me gusta enero. Es empezar de nuevo. Es estrenar el año.

    ResponderEliminar
  8. Si me permites voy a poner a enero dos calificativos:
    ILUSIÓN en nuestro quehacer de cada día y
    ESPERANZA en que sepamos afrontar nuestros pequeños o grandes quebraderos de cabeza.

    ResponderEliminar