La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
viernes, 1 de enero de 2016

Hola 16

El rincón del optimista
Juan

Afronta 2016 con optimismo, empieza el año con buen pie, sin perder el buen humor.

El 16, 2016, ya está aquí. Acabamos de tomar hace un ratito las uvas de las 12 campanadas que corresponden a los últimos segundos del 2015, brindamos para desearnos lo mejor para el año que viene (y para pasar el trago de pieles y pepitas que no acaban de bajar por el ‘coleto’). Hemos pasado otro ‘trago’ como han sido unas elecciones generales, con actuaciones estelares y circo gratis. Y ale, aquí tienes por delante 366 días para afrontarlos de la mejor manera posible. Recuerda que estamos en año bisiesto, con lo que tenemos un día más de regalo añadido al febrerico ‘el corto’. Y ojo, que este año tampoco trae libro de instrucciones, con lo que no tenemos ni idea de lo que nos va a ocurrir. Pero lo afrontamos sin miedos, con optimismo, con buen humor, con proyectos no demasiado ambiciosos, sabiendo que la vida cuidará de todos nosotros como nos merecemos.

Casi sin querer asocio el 16 al periódico Diario 16 para el que trabajé durante seis años. Mi hijo mayor tiene 16 años y recuerdo perfectamente cuando yo mismo tenía esa edad, unos recuerdos intensos, muy buenos, perdurables. Me da que el año que entra nos será propicio. Tiene buena pinta. Siempre nos cabe la duda cuando comenzamos un año, al igual que cuando nos adentramos en algo nuevo, en un proyecto que desconocemos su desenlace, sobre lo que nos puede acontecer, sobre las piedras o sobresaltos que nos pueden asaltar en el camino o los regalos y encuentros que nos puede deparar la vida. Pero siempre partimos con una ventaja que no debemos olvidar: somos libres, al menos de pensamiento. Si nuestras circunstancias físicas, familiares o laborales no nos permiten ejercer esa libertad de actuación, lo que está claro es que nadie nos podrá arrebatar nuestra libertad de pensamiento para imaginar, soñar con lo que realmente nos gusta. Sin angustias, sin agobios, sin frustraciones. Con paz y mirada limpia. Sabes lo que te suelo decir y ahora repito: un pensamiento bueno y optimista, predispone a actuaciones nobles y por consiguiente a que el viento sople a nuestro favor. El camino no será recto, te lo avanzo. En el trazado habrá curvas, baches y hasta desvíos provisionales, pero al final tomarás la senda que te llevará a la cabaña del bosque donde alguien te espera para darte un abrazo sincero y para susurrarte al oído que te quiere, que te estima.

Te invito a que este año 2016 sigas luchando para vivir con dignidad, ilusión y optimismo. Yo espero poder acompañarte en la aventura desde esta vistosa atalaya que es el blog del Teléfono de la Esperanza.

Asín sea.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me ha gustado el optimismo para abrir el año

    ResponderEliminar
  2. Os deseo a todos un Feliz y venturoso año 2016

    ResponderEliminar
  3. Muy buena manera de empezar el año nuevo; con optimismo. Tenemos muchos días por delante para aprender de la vida..

    ResponderEliminar
  4. Que afrontemos este 2016 con ganas, con ilusión, con optimismo..

    ResponderEliminar
  5. Quiero vivir cada día con más : optimismo, esperanza, sentido del humor, alegría, paz, minimizando los problemas, seguir aprendiendo a vivir el pesente; "el aqui y ahora", y para todo ello me va a seguir siendo muy beneficiosa la meditación. Pepi

    ResponderEliminar
  6. "PROYECTO".Esto si que es empezae con optimismo el año.

    ResponderEliminar