Este es el momento para arrimar el hombro.
La Redacción del Blog
lunes, 18 de enero de 2016

Con la mano
en el corazón




TESTIMONIO TALLER DE MEDITACIÓN 
Colocar las manos, una sobre otra, a la altura del latido del corazón y percibirlo, sentir el calor sobre la piel del pecho,... igual que cuando uno se funde en un abrazo con la persona a quien se ama, disfrutar de esa caricia, sentir que se está en casa, acompañar el vaivén de la respiración, igual que las olas del mar sobre la playa.
Ser amable conmigo misma y sentir la vida realmente, cada instante de ella, esto es lo que he aprendido en el taller de meditación. Acercarme a mi propio autoconocimiento, no desde el punto de vista de la mente, que analiza, estudia, juzga y sentencia, sino desde el sentimiento profundo de encuentro conmigo.
A solas conmigo y, a la vez, unida en el corazón a los demás, al resto de compañeros, a nuestros “invitados”  que queríamos hacer presentes cada semana… El taller de meditación que he compartido durante los últimos tres meses con Valentín, nuestro guía, y con el resto de participantes ha sido el inicio, bien acompañada, de un camino que deseo seguir haciendo bajo el paraguas de una “determinada determinación” y la práctica de la amabilidad, vuelvo a repetir, conmigo misma y, por supuesto, con los demás. Creo que es una lección de vida, la que he aprendido.
Gracias al Teléfono de la Esperanza

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "...un camino que deseo seguir haciendo bajo el paraguas de una “determinada determinación” y la práctica de la amabilidad"

    ResponderEliminar
  2. Á mi esta meditación es de las que más me gusta. Solo al leer el título: "Con la mano en el corazón" me produce bienestar y al realizarla es una forma de encontrarme conmigo misma, darme cariño, sentir que estoy viva, serenidad, confort emocional, que como el amor que me estoy dando, nadie me lo va a dar;tan franco,sincero y auténtico.
    Cuando la realizo lo vivo como un momento muy íntimo en mi vida. Pepi.

    ResponderEliminar