La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
lunes, 4 de enero de 2016

A fuego lento

Maite

Testimonio a cerca del Taller de MEDITACIÓN
“Escribe algo” me dice Valentín cuando nos despedimos después de haber caminado un rato juntos hablando de “lo divino y lo humano”. 
¿Por qué me apunté al curso de meditación, qué busco en él, qué ando buscando,…? 
Abro mi cuaderno de bitácora y leo “ 6 de octubre: espero del curso de meditación que me de las herramientas necesarias para introducirme en la meditación, para ahondar en ella, para conseguir, sobre todo, una paz que necesito. 
A esta silla sobre la que se asienta mi vida le falta una pata; tengo una relativa buena-mala salud, tengo para ir a comprar mis verduritas y mi fruta los sábados a la plaza y tengo mucho amor que recibo y doy, pero…, me reafirmo, necesito la paz. 
En estas 12 semanas de compartir, de sentir, de aprehender ideas, experiencias,… con el grupo de meditación ¿qué he metido en mi mochila?. “me quiero”, “me acojo”, “te acepto” ,”confía”,… Estas palabras están  grabadas ya en ese rincón del alma  que es solo mío.
En estos últimos quince días, intensos, con viajes y reencuentros felices pero también con la experiencia diaria de sentir el dolor de los que más queremos, su decadencia física, el sentimiento de que se nos están yendo poco a poco, que se están despidiendo “ a fuego lento” de nosotros”, busco un ratito para sentir la paz de “reencontrarme” y en ese reencuentro descubro que hay cosas que no las voy a poder cambiar, pero que tengo el poder (“yo puedo”, me repito) de mirarlas, de vivirlas como yo elija y quiera. Esto también estaba en mi mochila, lo he metido en algún momento en alguno de estos días compartiendo con Valentín, Nuria, Maite, Gemma,  Jose, Amalia, Belén Carolina…
A través de estos días con ellos, he descubierto que no estoy sola en la búsqueda de esa paz que necesito, que en el fondo todos necesitamos. 
Gracias a todos por las manos unidas, los abrazos, las lágrimas, las palabras, las sonrisas,… Gracias Valentín por tu entusiasmo al transmitirnos lo que tu has encontrado con la meditación, por tu ánimo para que nosotros sigamos tu camino. 
Yo intentaré seguir con determinada determinación,… 
Feliz Navidad y PAZ para cada uno de los corazones de este mundo. Un beso.

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. tIENE RAZON maIte, desde lo que conozco la meditación se cuece a FueGo LenTo

    ResponderEliminar
  2. No, no estás sola, Maite, no estamos solos, fantásticos esos corros de manos unidas... Un testimonio con el que me siento identificada. Mucha paz para 2016

    ResponderEliminar
  3. Para mí la meditación está siendo un amanecer y un despertar a un mundo nuevo.
    Me esta ayudando a muchas cosas; una de las más importantes a vivir el presente el aquí y ahora, ........a parar en un determinado momento y estar en conexión con mi interior, esto me reporta PAZ, mucha PAZ.
    La meditación me parece un trabajo lento, pero muy beneficioso; tanto para el cuerpo, como para el alma. Pepi.





    ResponderEliminar