Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
jueves, 12 de noviembre de 2015

El sexo y la mujer

Miguel Ángel Cueto
Psicólogo
Históricamente, la sexualidad de la mujer no ha estado tratada de la misma manera que la del hombre. Que el mecanismo de su excitación en el acto sexual no sea tan visible como el del hombre ha rodeado la sexualidad femenina de un aura de misterio que ha sido difícil de erradicar. Afortunadamente, podemos hablar de una evolución y, prueba de ello, es que cada día es mayor el número de mujeres que vive la sexualidad como un derecho y pide ayuda para tratar temas sobre su sexualidad.
Creemos que ya no constituye un tema tabú para ella y compone un parámetro, más importante cada día, en las escalas que miden su calidad de vida relacionada con la salud. Así todo, es difícil para las mujeres hablar de sexo, pero también lo es para los hombres. Trascendiendo del chiste fácil, que es aún la única alusión socialmente utilizada para hablar de sexo, no es muy usual que hablemos con nuestros familiares y/o amigos sobre nuestras circunstancias en este tema, a lo sumo intercambiamos opiniones con nuestra pareja y, a veces, ni eso.

Cuadro: Fernando Botero
Tenemos que aprender a promover un discurso normalizado sobre la sexualidad en todo nuestro entorno. Entendemos que hablar abiertamente de la sexualidad contribuiría en gran medida a evitar muchos de los problemas que presentan las parejas. Es esencial fomentar una buena educación sexual desde la escuela para poder ejercer la sexualidad de forma libre, responsable y placentera evitando las consecuencias negativas que podría generar.
La influencia de los medios de comunicación en el sexo
Series televisivas como Sexo en Nueva York, Friends o revistas como Cosmopolitan, por citar algunos ejemplos, están mitificando el sexo, más aún si cabe. Estamos bombardeados por imágenes de sexo virtual, tanto desde el cine, televisión, internet como desde la prensa escrita. Medimos nuestras relaciones con esas representaciones artificiales y nos hacen pensar que las nuestras no son tan perfectas, cuando en realidad lo que nos muestran no siempre es adecuado. A menudo, está plagado de una banalización del sexo, sobre todo las revistas dedicadas a gente muy joven, que perpetúan falsas creencias y que pueden repercutir de forma muy negativa en nuestra vida sexual.
La importancia de la educación
Una educación adecuada a jóvenes de ambos sexos, ayudaría a que las mujeres fueran conscientes desde más jóvenes del rol de su sexualidad en su vida, pudiéndola disfrutar de forma sana y sin miedo, sin que nadie las coaccione en la forma que ellas quieran vivirla. Promover esas políticas es clave para que desaparezca ese halo enigmático y se consolide el discurso normalizado al que nos referimos anteriormente. 

Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Agradezco que este BLOG se hable de este tema con claridad y apertura mental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Eso intentamos para evitar los muchos tabúes que todavía tenemos.

      Eliminar
  2. Me parece muy importante que todos los padres hablen claramente con sus hijas de la sexualidad; para Pepi entra dentro de la educación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me agrada que ayude a sus hijos/as en la educación ya que, lamentablemente, sólo el 50% de los alumnos/as la reciben en el colegio. Superar ese vacío educando con el ejemplo y de forma afectuosa hará más fácil para ellos su conocimiento, disfrute y responsabilidad sexual.

      Eliminar