Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 15 de noviembre de 2015

El pino

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Grandioso pino. Foto Jesús Aguado

Desde donde escribo puedo ver, tras el cristal de la ventana, un pequeño jardín. En él hay un gran pino que observo muy a menudo. En estos momentos sus grandes ramas están siendo zarandeadas por el viento y la lluvia, pero es tan majestuoso su movimiento que parece estar danzando ante la inclemencia.

Cuando vine a vivir aquí, el pino era pequeñito, muy débil. Y en días como este temía que el viento lo truncara. Han pasado los años. El pino ha crecido mucho, se ha fortalecido bajo el sol, la lluvia, el frío, el calor, la nieve y el viento. Ahora es grande, fuerte y llamativo. No pasa desapercibido.

Observándolo me doy cuenta de que en mi vida he conocido a personas como él. Personas, aparentemente débiles, que se han hecho grandes y fuertes a pesar de los golpetazos recibidos en su vida. Personas que han tirado y tiran para adelante, resistiendo inclemencias emocionales y revolcones vitales. Que miran de frente y aceptan lo que les ha tocado vivir, creciéndose ante la adversidad y aprendiendo a no caer, a no romperse.

Y ellas, como el pino, no pasan desapercibidas nunca. Tienen la fuerza y la elegancia de saber vivir con dignidad.

Hoy quiero agradecer su presencia en el camino de mi vida y decir desde aquí que su trayectoria y su hacer cotidiano son un ejemplo y un referente para mí, un cobijo y una luz. Admiro su danza vital, como hoy observo, embelesada, la del gran pino.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Ya me gustaría a mí ser como ese pino

    ResponderEliminar
  2. Admiro a las personas que con el corazón roto, lleno de problemas, pueden levantar su mirada, sonreír y decir : ESTOY BIEN.

    ResponderEliminar
  3. Yo si estoy mal, no puedo decir que estoy bien;pero si puedo decir: que ante las adversidades, contratiempos y enfemedades que se me han presentado me he enfrentado para superarlas. Mi fuerza de voluntad, es mi gran compañera en mi vida. Pepi

    ResponderEliminar
  4. Yo si estoy mal no puedo decir que estoy bien! ; pero ante las adversidades, contratiempos y enfermedades que se me han presentado en mi vida siempre me he enfrentado y me sigo enfrentando a ellas para superarlas.
    Mi fuerza de voluntad es la mejor compañía que tengo en mi vida. Pepi

    ResponderEliminar
  5. Yo si estoy mal, no puedo decir que estoy bien;pero si puedo decir: que ante las adversidades, contratiempos y enfemedades que se me han presentado me he enfrentado para superarlas. Mi fuerza de voluntad, es mi gran compañera en mi vida. Pepi

    ResponderEliminar
  6. Leyendo esto Escribana, me veo como el pino, con la diferencia que he tenido la gran suerte de ser un pino con patas y poder estar sujetándome a otro pinos mas fuertes que yo.

    ResponderEliminar
  7. Creo que yo también soy otro pino con patas, por la misma razón.

    ResponderEliminar