Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 22 de noviembre de 2015

Callejón sin salida

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Sin salida. Fotografía Jesús Aguado

A veces la vida, las circunstancias y, sobre todo, las personas, nos conducen a un callejón sin salida. Nos colocan en una posición de encrucijadas, donde optemos lo que optemos salimos mal parados.

Así me encuentro yo ahora.

Tiré por un camino a sabiendas de que era duro, pero haciendo caso a mi intuición. Tiré convencida de que era lo que quería hacer, a pesar de la soledad de la decisión y de lo arriesgado que resultaba transitarlo.

A mitad del camino, la fuerza que me atraía sigue llamándome a continuar, a pisar terreno nuevo, a seguir adelante pese a todos los obstáculos que tengo en contra. Las fuerzas que me desaconsejaron desde un principio me dicen que vuelva, que no tiene sentido y que voy a perder más de lo que ganaré, sin duda.

La intuición me dice que siga. El sentido común me dice que vuelva. Para inclinar la balanza se utilizan todo tipo de argumentos: la lealtad, el apoyo, la ilusión, el dolor provocado, la ruptura…

Siento que, haga lo que haga, voy a sufrir y a provocar sufrimiento. Y me pregunto en qué momento y bajo qué luz tomé tal decisión. Pero eso ya no me sirve. Estoy donde estoy y desde este punto tengo que decidir. Ni puedo huir por una rendija, ni puedo hacer que no veo. Tal vez vea demasiado.

Probablemente me siente aquí, en este cruce, a intentar escuchar los mensajes de la vida, a mirar desde la distancia, a contemplar con detenimiento y a buscar una salida en un callejón donde no la hay.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Hay salida Escribana. Siempre la hay. La encontrarás.

    ResponderEliminar
  2. Mi experiencia me dice que es bueno pararse. A partir de ahí seguro que llegan señales de por donde tirar, o no escribana?

    ResponderEliminar
  3. Yo seguiria adelante hasta el final

    ResponderEliminar
  4. Cuando tomo una decisión sigo hacía delante, hasta llegar a donde me parecía que tenia que llegar; si llegado este punto veo, siento,....que no es el adecuado, me reconozco ante mi misma que me he equivocado, e inicio un nuevo camino. Pepi

    ResponderEliminar
  5. Impresionante y maravillosa fotografía que da fuerza, vigor....y nada de que no hay salida, las olas siempre vuelven al punto de salida, simplemente hay que dar tiempo al tiempo.
    Para resolver todos los problemas, quitar piedras etc. que se nos ponen en el camino, hay que ir a un ritmo que te marcas tú, o te marcan las circunstancias.Pepi

    ResponderEliminar
  6. Tú no eres de las personas que se sientan a esperar a que los problemas se solucionen por sí solos. Optarás por un camino u otro, acertarás o te equivocarás, con más o menos carga de sufrimiento, pero esto te ayudará a crecer, a aprender de lo que sale bien y de lo que sale mal
    Escucha a tú corazón.

    ResponderEliminar
  7. Las puertas se abren en el trayecto del camino, a medida que se camina.El tiempo que nos marcamos no es el tiempo real. La dirección es algo que no está escrito, se va dando en el caminar. Las preguntas que surgen que nos dan inseguridad y nos hacen vulnerables, son las que nos hacen más auténticos. Si se supiera hacia dónde con claridad, la decisión sería sólo de quien la realiza. Muchas veces, se nos olvida que la Vida va tejiendo lazos que se nos escapan de nuestra visión. Sólo toca confiar en ella y caminar desde lo que desde dentro nos empuja. El eterno universo que somos y del que formamos parte, nos sostiene aún a pesar de nuestras decisiones. ¿Qué temer?Todo es lo que tiene que ser.MUCHO ÁNIMO y adelante desde tu luz!!
    Un gran abrazo querida.

    ResponderEliminar