La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
domingo, 20 de septiembre de 2015

Un placer recuperado

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

A orillas del río. Foto Jesús Aguado

Hacía muchos años que no me bañaba en un río al atardecer. Muchos.

De pequeña, mi madre nunca me dejaba porque había mucha corriente o el agua estaba muy fría o estaba lleno de fango o era muy peligroso. Y me recordaba una y otra vez el gran número de ahogados que cada verano provocaba el río.

Luego, en mi juventud, no se llevaba ir al rio. Había que ir a la piscina, donde se percibía el fondo sin peligro y el agua estaba tratada, donde no había que sortear una entrada pedregosa y todo era aséptico. Y si, además, era climatizada ¡para qué queríamos más!

Pasado el tiempo, el caudal de los ríos escaseaba en verano y apenas se encontraban pozas solitarias donde poder nadar sin darse contra las piedras. Así que seguí tirando de piscina.

Este verano, por fin, he recuperado el placer que se siente nadando en las fresquitas aguas de un rio al atardecer. He disfrutado de la temperatura del agua, de la brisa, del paisaje arbolado que puebla las orillas, del tono dorado reflejado en el agua y en el cielo a esas horas de la tarde, del concierto de los pájaros y de la serenidad que provoca nadar en medio de esa armonía.

Por ello, por haber tenido esta oportunidad, por haber vuelto a experimentar este casi olvidado placer, me siento obligada a dar gracias a la vida una vez más.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. ¡Cómo nos acordamos de imágenes, experiencias, sabores! La vida fluye, pero qué bien sienta cunado de alguna manera algo nos recuerda una gran experiencia. Para La Escribana, bañarse en el río. Hoy a mi me ha recordado el sabor de esas fresas con sabor que muy pocas veces se encuentran. Jairo

    ResponderEliminar
  2. Cuando disfrutamos con lo que hacemos que bien nos sentimos.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo hoy me quedo con esta maravillosa frase......"Me siento obligada a dar gracias a la vida una vez mas".
    Jesús. Foto extraordinaria. Para mí es un lugar ideal, para: observar, escuchar, sentir, pensar, meditar, reflexionar.... al final terminaría emocionándome.

    ResponderEliminar
  4. ¡ Qué bien sienta sentir la vida que somos, sin miedo!!

    ResponderEliminar