Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 13 de septiembre de 2015

Mirando estrellas

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Esperando ver. Foto Jesús Aguado

Desde siempre me ha gustado observar las estrellas. Su visión me transmite serenidad y trascendencia, me tranquiliza, me habla de algo más allá de la realidad que vivo. Las miro cuando estoy feliz y, sobre todo, cuando me siento triste. Últimamente, más.

Una de estas noches, mirando estrellas, me encontré, entre amigos, hablando de despedidas inevitables, de muertes anunciadas. Las palabras casi susurradas brotaban desde el corazón y nos reconfortamos todos expresando y escuchando la tristeza compartida.

Esa misma noche también me leyeron un precioso cuento, me ofrecieron galletas (unos desconocidos que por allí se encontraban observando el cielo como nosotros) y me prestaron una manta para quitar el frío de la noche. Todo ello, bajo el manto estrellado, en una gélida y silenciosa noche.

Ahora valoro ese momento. Allí nos encontramos los que teníamos que estar. Nos acogimos, nos escuchamos, nos cuidamos mutuamente dándonos calor. Cuando volví de mirar estrellas me encontraba mucho mejor que cuando fui.

Algo así es la vida: caminamos por ella encontrándonos con quienes necesitamos encontrarnos, compartiendo lo bueno y lo malo con quienes nos rodean en esos momentos, observando y escuchando cuando no podemos hablar, esperando cuando no tenemos fuerzas para tirar, acercándonos cuando necesitamos cobijo y distanciándonos cuando sentimos dolor.

Y, la verdad, la vida siempre da respuesta. Como me la dio a mí la noche en que, junto a otros, me dediqué a mirar estrellas.

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. A mi también me gusta mirar las estrellas, es como intentar colarse al mundo de la eternidsd

    ResponderEliminar
  2. Durante el verano he mirado estrellas todas la noches. El día del que hablas seguro que también.

    ResponderEliminar
  3. La vida es caminar juntos y en este caminar unidos, reímos y lloramos, escuchamos y compartimos, damos y recibimos...

    ResponderEliminar
  4. Fue un rato especial mirando a la noche alocada de lucecitas. Esn ese lugar, de nuevo, especial ya para siempre. Cargado de recuerdos y encuentros y de historias compartidas

    ResponderEliminar
  5. ....."Nos acogimos, nos escuchamos, nos cuidamos mutuamente dándonos calor". . Al leerlo me ha producido bienestar, y te deseo sigas teniendo esta vivencia muchas veces el resto de tu vida.

    Jesús: La fotografía es impresionante, maravillosa, excepcional.....Mi interior me dice que es como esas veces que en la vida tienes unos problemas que no sabes por donde tirar; todo lo ves negro, oscuro, y de repente se te presenta una luz, que te ayuda a ir encontrando el camino para ir dando solución al problema.

    Pepi os felicita a ambos;tanto por el contenido como por el continente.





























    Jesús:









    ResponderEliminar
  6. Es verdad, hay luz detrás de los nubarrones . Y CALOR Y CALOR

    ResponderEliminar