La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
jueves, 17 de septiembre de 2015

La educación sexual en personas con discapacidad

El psicólogo al habla
Miguel Ángel Cueto
Psicólogo

Las personas con discapacidad
tienen los mismos derechos sexuales.

Alrededor de la discapacidad existen falsas creencias relacionadas, entre otras, con la negación de la expresión sexual en las personas con discapacidad. Sin embargo, tienen las mismas necesidades interpersonales que el resto. El conocimiento y el uso de las conductas sexuales es un derecho que tiene toda la población. La educación sexual tiene como objetivos generales fomentar actitudes positivas hacia la sexualidad propia y de los demás, asegurar la protección y autoprotección ante los riesgos asociados a dicha actividad, respetar la privacidad e intimidad e informar sobre las dudas o problemas que genere la sexualidad en cada individuo.
¿Está justificada la educación sexual en la discapacidad?
Las personas con alguna discapacidad tienen una mayor vulnerabilidad a prácticas de riesgo y de abusos, acoso o violación. Educar en valores, conocimientos y actitudes positivas hacia la sexualidad permite la aceptación y resolución de las conductas sexuales, respetando las normas sociales y los derechos ajenos. Necesitamos proteger a las personas con discapacidad ante los riesgos de una actividad sexual inadecuada en cuanto a expresión o consecuencias. Y, por supuesto, la formación de padres y educadores para afrontar comportamientos sexuales saludables en sus hijos con discapacidad, ya que con frecuencia la sobreprotección ocasiona, al no brindarles la información necesaria, impedirles vivir su sexualidad de una forma saludable y afectar negativamente al desarrollo de las relaciones interpersonales.
Las personas con discapacidad tienen derecho a recibir información y ayuda en el área sexual, a descubrir sus posibilidades de placer sexual y a formar pareja, a elegir su estado civil y a la descendencia, a ser protegidos contra el abuso, violación o acoso y a explorar su cuerpo, entre otros.
Según el nivel de discapacidad hay diversos factores que limitan el desarrollo de la educación sexual. Por ello, se deben analizar las posibles dificultades antes de llevar a cabo una educación sexual:
  • Valorar los déficits físicos, cognitivos, emocionales, conductuales (falta de habilidades sociales) y de acceso a contextos de interacción social normalizados.
  • Los efectos medicamentosos que reducen capacidades básicas como la atención, la concentración y la memoria.
Mitos en los discapacitados
Son innumerables los errores que se cometen con relación a personas que presentan alguna discapacidad. Se piensa que sexualmente son como niños y que no debemos despertar su interés sexual mediante la educación. Que no deberían tener actividad sexual ni poder formar pareja, casarse, tener hijos... Que sólo se debe dar información del modelo coital, basado en la procreación y dentro del matrimonio.
Se ignora que todas las personas con discapacidad tienen o desean diferentes actividades sexuales. Se prejuzga de que no resultan atractivas sexualmente para otras personas o que son asexuados o tienen demasiada motivación sexual. Finalmente, se cree, equivocadamente, que la educación sexual les despertaría su sexualidad inocente y dormida.
Es importante que orientemos a las personas con discapacidad en cada etapa de su vida, que conozcan las partes de su cuerpo y el nombre de estas, que adquieran conocimientos de aseo e higiene, enseñarles cuales son las actividades que se pueden realizar en ciertos lugares y momentos, guiarles en la manera de relacionarse con personas desconocidas y decir basta si alguien llegase a incomodarles. Si desean disfrutar de su cuerpo o el del otro canalizar sus respuestas hacia el placer y evitación de consecuencias indeseables. Ni más ni menos lo que deseamos toda la población.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Comparto que se realicen las orientaciones lo más al detalle posible, pero el problema es que seguro que hay padres que no estén preparados para darlas. Pepi

    ResponderEliminar
  2. Una buena forma de superar dicho problema es con la formación. Uno no termina de aprender nunca. Suerte en este intento. Estamos en ello en nuestro centro para ayudar a mejorar la formación en este tema.

    ResponderEliminar