Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
martes, 15 de septiembre de 2015

Cuando viene,
es que viene

El rincón del optimista
Juan

Suelo encontrar más respuestas mirando al cielo que mirando al suelo.

Últimamente escucho este tipo de frases: “Las desgracias nunca viene solas”, “Lo que tenga que ser, será”, “Cuando viene, es que viene”. Ese determinismo le lleva uno a un pesimismo peligroso. A mí, particularmente, me arrastra al abismo. Por eso, cuando ocurre un imprevisto en modo de muerte, de accidente o de enfermedad, rápidamente me asaltan esas ideas de frustración, con lo que me llega la pena, el rostro se me tuerce y la sonrisa se me borra del mapa de la cara.

Y es que tengo que hacer verdaderos esfuerzos para hacer lo que creo que me conviene (convendría todo el mundo, en general) que es mirar ese hecho desde la distancia, desde fuera, como si no fuera conmigo. Tomar una actitud de calma para no dejarme llevar por la rabia, el dolor, el sufrimiento… para darle la vuelta a la tortilla. Me empieza a doler un costado y nada más asaltarme el Juan pesimista que piensa que podría tratarse de un tumor maligno, contraataca el Juan optimista para pensar que es un simple tirón muscular fruto de una mala postura al dormir la siesta. Esa actitud no me va a hacer evitar que la enfermedad surja (o sí, vaya usted a saber), que sigan dándose los accidentes, las muertes de seres queridos… pero si vivo esos acontecimientos como un espectador del teatro de la vida que soy, todo se diluye, todo vuelve pronto a la calma, al sosiego. E incluso esas muertes las paso a un estadio nuevo desde donde me vigilan, me hablan, me aconsejan.

Por eso renuevo mi compromiso con el optimismo y os invito a vosotros a que lo firméis también. Es gratis.

Asín sea… y feliz vendimia.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me apunto a ese optimismo, lo quiero poner en mi vida, mirar las cosas de fuera desde el optimismo interior. Me gusta así. Jairo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta que te guste, Jairo.

      Eliminar
  2. Es muy importante lo que dices Juan, me gusta mucho mirar lo positivo que nos trae los acontecimientos y también me gusta mirar al cielo, esté despejado o con nubarrones y esto precisamente hoy me viene como anillo al dedo.
    Gracias Juan.

    ResponderEliminar
  3. Que identificada me siento con tus reflexiones. Muchas gracias juan por ser tan grande.

    ResponderEliminar
  4. Que identificada me siento con tus reflexiones. Muchas gracias juan por ser tan grande.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este recordatorio: "Mirar las situaciones desde fuera". Según pensemos, así sentiremos y actuaremos. Hay que tratar de ver todo lo más positivo posible y distinguir en las situaciones que nos tenemos que implicar o no.

    Me gusta contemplar el cielo. Cuando hay nubarrones como en la preciosa fotografía que presentáis, me encanta, porque siempre surge en mi interior la frase: "Después de la tempestad viene la calma"; ntre todos los nubarrones siempre hay un haz de luz. Pepi

    ResponderEliminar