La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
lunes, 21 de septiembre de 2015

Ahimsa

Conversaciones con mi mente
M.ª José Calvo Brasa


Ahimsa es un término sanscrito que significa “no violencia”. Fue popularizada por Mahatma Gandhi en los años 30, aunque su existencia se remonta a los albores del yoga, apareciendo ya descrita en los libros sagrados de la India: los Vedas.
Su verdadero alcance o significado es difícil, y por supuesto casi imposible de poner en práctica. Ahimsa significa realmente no hacer ningún tipo de daño, ni de obra, ni de palabra, ni de pensamiento ni de consentimiento a ningún ser o criatura viva, incluido uno mismo. Resulta complejo y poco comprensible en unos tiempos en los que Himsa, la violencia, agresividad o desprecio, parece campar por sus fueros sin el más mínimo recato por parte de sus “seguidores”. Ahimsa desaparece por completo cuando se mira para otro lado ante una expresión de odio, violencia, desprecio hacia otro ser, aunque esa expresión sea algo tan aparentemente inocuo como un filme. He visto desolada como algunas personas se ponían cardíacas “defendiendo” la vida de unas criaturas mientras alababan y defendían cierta película de gran popularidad en la que se defendía el maltrato y la vejación hacia la mujer.
Si surge el desprecio, la crítica hacia otra persona, aparece Himsa, aunque por contra se ensalce hasta el infinito a otras personas. Es descorazonador ver en estos tiempos de “todo vale”, como hay quien ve a otros como “objeto de uso”, sea en el nivel que sea, reduciéndolos en algunos casos al nivel del concubinato.
Quizá sea complicado este término… sólo quizá… Piensa en alguien a quien desprecies o a quien quieras usar en tu beneficio… Imagina ahora que es tu hermana o tu hermano; tu hija o tu hijo; alguien a quien de verdad ames… ¿deseas algo así para esa persona? Pues es lo mismo para el resto… y para ti.
No nos extrañemos tanto por el nivel de violencia, tanto evidente como latente, que genera este mundo en el que se relativiza todo y se consideran “normales” determinadas actuaciones que dañan de una u otra manera. Sólo se necesita un poco más de humanidad, e incluso de lógica, aplicando la pregunta anterior: ¿eso que le das a esa persona se lo darías a quien de verdad amas? Si la respuesta es “no”, se humana, se humano y respeta con toda la delicadeza posible a ese ser que tienes ante ti.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. En el TE trabajamos la asertividad: los demás cuentan. Jairo

    ResponderEliminar
  2. Que saludable seria que en todo el mundo no se conociera la violencia, pero por desgracia no se conoce que es una sociedad sin violencia. Pepi


    ResponderEliminar