La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
martes, 18 de agosto de 2015

Cuando
yo no me quiero...

Conversaciones con mi mente
M.ª José Calvo Brasa

Cuando yo no me cuido busco desesperadamente a alguien que lo haga por mi, mientras yo me desaliño y me abandono.

Cuando yo no me respeto ni me valoro, insisto en que los demás lo hagan, sintiéndome infantil y curiosamente, incapaz de cuidar de nadie.

Cuando yo no miro por mi, busco quien lo haga, quien ponga en mi interior esos valores y cualidades que yo no me encuentro ni me molesto en descubrir.

Cuando yo no me amo, impongo ese amor, que ni tengo ni se dar, en otros, quejándome de su egoísmo cuando no surge lo que pretendo. Acuso al mundo de dejarme de lado, sin ver que antes me dejé yo a mi; sin darme cuenta que nadie podrá darme nunca aquello que yo no sepa darme.

Cuando yo no me quiero no soy consciente que la medida del amor que tengo es ese descuido y, o bien lo atraigo para mi, o bien lo concedo a otros, o bien ambas cosas; porque sólo damos lo que tenemos y si tenemos descuido y desamparo, no podemos dar otra cosa; porque solo entendemos lo que vemos y si nuestro recipiente es la cuadrada caja del desaliño, no podremos ver nunca la cilíndrica caja del amor. Todo empieza en casa y como seres completos que somos, todo es importante en el cuidado y respeto por nosotros mismos.

Decía Buda: “cuida tu exterior tanto como tu interior, porque ambos son uno”. Sabiduría de siglos que nos dice que todo en nosotros es valioso e importante. De nada sirve cultivar un faceta si se olvida la otra, porque somos seres holísticos y cuando nos amamos y nos respetamos, todo nos importa, desde la calma, con alegría y dulzura hacia lo que somos: seres completos, únicos y perfectos… Cuando no nos amamos, olvidamos lo que somos y nos vemos incompletos, solos e imperfectos, y como tal actuamos, mendigando un hada madrina o un príncipe azul que mágicamente vea eso que no vemos… y que así jamás veremos ni dejaremos que vean.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Qué importante es que nos queramos

    ResponderEliminar
  2. Una de las enseñanzas más importantes en mi vida: Quererme a mí misma. Pepi

    ResponderEliminar