Este es el momento para arrimar el hombro.
La Redacción del Blog
domingo, 7 de junio de 2015

Tiempo
de no entender

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena


Ya lo he escrito más veces: hay un tiempo para todo. Tiempo para reír, para llorar, para trabajar, para descansar, para vivir, para entender y para… no entender.
A estas alturas de mi vida creo en pocas cosas, la verdad. Pero en aquellas en las que creo lo hago desde el corazón, con todo mi ser. Creo, por ejemplo, que la vida se va haciendo minuto a minuto, que todos formamos parte de un Todo, que las mejores decisiones se toman desde la intuición (no desde el análisis mental), que sólo podemos dar lo que somos, que escuchando y observando llegamos a entender, que somos más de lo aparente, que no conectamos unos con otros por casualidad y que la casualidad no existe. Poco más.
Estas creencias me han llevado a encuentros con personas que creen en lo mismo. Encuentros intensos, mágicos, sinérgicos y enriquecedores. Encuentros que me hacen pensar que todo en la vida tiene un sentido.
Por eso no entiendo cuando, ante una situación concreta, personas de esos círculos proponen actuar desde la mente y la reflexión, mas que desde la intuición y el corazón. No entiendo cómo compartimos palabras e ideas, pero no su plasmación práctica. Ni entiendo que no se pueda vivir según lo que queremos y sentimos.
Como no entiendo, lo dejo ahí. A ver si con el paso de los días las cosas se van colocando en su lugar y nos vamos resituando. A lo máximo que llego en estos momentos es a lo que dije en un principio: que hay un tiempo para todo y el de ahora es el de “no entender”.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Todo llega a su tiempo. Eso me lo dice mi experiencia. Entonces es cuando se entiende lo pasado.

    ResponderEliminar
  2. Hoy me uno a ti porque hay situaciones que no se comprenden; Estas situaciones me han enseñado a ser la misma y no cambiar y seguir adelante con mis criterios, me han enseñado que no las entiendo porque pertenecen a una parte de un todo que no llegamos a ver hasta que no pasan los días, los meses, los años e incluso la vida misma.......

    ResponderEliminar
  3. El desarrollo de mi vida me ha ido aclarando muchas situaciones que no entendía, pero sé que otras ni la vida misma me va a dar una explicación., entonces tendré que llegar a la aceptación. Pepi

    ResponderEliminar
  4. Acoger el no entender y dejarlo estar. ¡Me cuestan entender tantas cosas aún!

    ResponderEliminar
  5. Somos contradictorios por naturaleza, por eso a veces ni nosostros mismos nos entendemos. Por suerte, la Vida fluye y decide sin que tengamos que hacer o haciendo lo que queremos.
    Dejando de lado el pensar, aparece sin más una sabiduría mayor que incluye todo, y en ese todo, está el no entender y el no saber. Las nubes forman parte del firmamento que somos, y pasarán.
    Un abrazo querida ME

    ResponderEliminar