La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
domingo, 14 de junio de 2015

Tan cerca

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Intensidad. Foto Jesús Aguado
A veces me descubro contando cosas que ocurrieron hace veinte o treinta años. ¡Casi nada! Y cuando soy consciente de ello, caigo en la cuenta del tiempo que ha transcurrido desde entonces y lo rápido que ha pasado. Sin embargo, contando la experiencia, pareciera como que estuviese hablando de ayer o de hace dos días.
Esto, seguro, nos ha pasado a casi todos, en la medida en que vamos sumando años.
Me pregunto cómo es posible que, habiendo pasado tanto tiempo, recordemos con esa exactitud los hechos, los olores, cada ínfimo detalle de entonces, los sentimientos… todo.
Y la única respuesta que me convence es que aquellas experiencias fueron vividas desde el corazón, con todos los sentidos abiertos. Por eso están tan grabadas en nuestro interior. Por eso resultan imborrables. Por eso parecen tan cercanas.
En ocasiones la mente coge algún acontecimiento del pasado y, a fuerza de voltearlo y voltearlo, consigue mostrarlo distorsionado. Incluso puede que hasta nos creamos el resultado elaborado. Pero si cerramos los ojos y nos centramos en nuestro ser más profundo, probablemente descubramos el acontecimiento verdadero, pues nuestra parte emocional nos lo vuelve a mostrar tal cual. Y, al revivirlo así y aceptarlo como fue, no sentimos libres.
Ojalá fuéramos capaces de vivir desde el corazón cada acontecimiento de nuestra vida. Ojalá prescindiéramos del juicio y del auto juicio para ser más espontáneos. Ojalá nos sintiéramos libres en nuestras actuaciones y en nuestro modo de ir por la vida. ¡Ojalá!

Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Está mas que claro que no era nuestro momento, ni el lugar.
    Elena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón este comentario no es de aqui; son los fallos del Whifi.

      Eliminar
    2. Ya me parecía a mí...

      Eliminar
  2. Hace tiempo que intento vivir desde el corazón, con espontaneidad, sin juicios y os aseguro que se vive mejor.

    ResponderEliminar