La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
miércoles, 10 de junio de 2015

Solo existe un gurú, siempre presente

Nisagargatta


Simplemente
siéntate aquí, ahora.
No hagas nada. Descansa.
Porque tu separación de Dios
es el trabajo más arduo del mundo.

El Gurú más grande es su sí mismo interior.
Verdaderamente, él es el maestro supremo.
Solo él puede llevarle a usted a su meta, y solo él le recibe a usted al final del camino.
Confíe en él y usted no necesitará ningún Gurú exterior.
Había una puerta para la que no podía encontrar ninguna Llave;
había un Velo más allá del cual no podía ver;
pareció haber por un momento
una pequeña charla
sobre Ti y sobre Mí
-y luego no se supo más de Ti ni de Mí.
Solo existe un gurú, siempre presente.
Todo el universo es su ashram.
No hace falta ningún camino que conduzca hasta aquí.
No hace falta encontrar aquello que nunca se ha perdido.
Retorne a lo que usted era antes de su supuesto «nacimiento» la emergencia de un cuerpo particular con el que usted se ha identificado tan gustosa y negligentemente.
Sea en esa eternidad, que es un estado de totalidad, aunque su cuerpo
se venga abajo; un estado de riqueza, aunque usted no tenga ninguna posesión terrenal;
un estado de paz y de quietud imperturbables, aunque el mundo a su alrededor estalle en llamas.
Ese estado antes del nacimiento es ahora, y siempre ahora, debido a que es antes
del tiempo mismo, antes de que el tiempo, disfrazado de «devenir», emergiera
como el concepto tiránico que gobierna nuestra vida y nos esclaviza.
Es la realidad
sin cambio de la que ha brotado todo el cambio, el espacio, el tiempo, la totalidad
del mundo de la experiencia, y todas nuestras queridas ilusiones.

Tenemos 1 comentario , introduce el tuyo:

  1. La estructura del texto parece la imagen misma del maestro. Hermoso.

    ResponderEliminar