Este es el momento para arrimar el hombro.
La Redacción del Blog
miércoles, 17 de junio de 2015

Pensamiento positivo

Alicia


A veces vamos por la vida con los ojos del alma cerrados y en algún momento llega el tropiezo que remueve y descoloca nuestras a creencias, valores, sentimientos... Este "descoloque" lo ocupa todo y pasa a ser el centro de nuestro mundo; los días van pasando y nos repetimos que es algo pasajero, que pronto volveremos a encontrarnos como antes, cuando creímos estar bien y todo seguirá su curso, pero... nada más lejos de la realidad, la bola de nieve crece, rueda y rueda y sigue creciendo. 
Intentando parar esta bola conocí el Teléfono de la Esperanza, hice mi primer curso-taller, luego otro y hace unos días finalizó el tercero: Pensar en positivo, ¡¡qué bien suena!!
Han sido nueve días en los que Herminio nos ha ido enseñando como dar la vuelta a esos pensamientos que en ocasiones nos paralizan, nos anulan, nos hacen sufrir a lo tonto. En las primeras sesiones nos cuesta, a unos más que a otros, abrirnos al grupo, pero en poco tiempo el clima de respeto y empatía nos hace sentir cómodos y pasamos a formar un grupo estupendo, observando los cambios que se van produciendo en cada uno de nosotros; alguno afloja la coraza, otro deja que la sonrisa aflore sin forzarla, otro acepta los achaques de la edad, que la gente no siempre es fácil, pero la vida también es todo eso.
Que grupo tan generoso, que fácil pensar en positivo con vuestra energía y apoyo, estoy segura que todos hemos salido reforzados de esta experiencia, ahora queda practicar, confrontar, evaluar y seguir creciendo y aprendiendo lecciones de vida.
Ha llegado el momento de pensar en positivo. ¡¡Sienta tan bien!!

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Es llamativo que el cambio comienza por una crisis. Cuando las cosas se tambalean a nuestro alrededor y a partir de ahí empezamos a movernos, a buscar, a recorrer otros caminos, a necesitar otra visión... En el germen de la crisis y del dolor comienza a estar la solución. ¡Qué paradoja!.

    ResponderEliminar
  2. Me resulta satisfactorio que te hayas dado cuenta que el asistir a las sesiones es un gran aprendizaje, y que al finalizarlo, es realmente cuando empieza el camino para conseguir el pensamiento positivo. Pepi

    ResponderEliminar