La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
viernes, 26 de junio de 2015

Otra forma de ver, otra manera de vivir

Marcelo
Taller de meditación


Así lo viví en el grupo de meditación y silencio.
Los trabajos de psicología, acompañados de la meditación que el sabio coordinador nos tenia cada día preparado, todo un lujo, un regalo de altísimo nivel. Me siento un privilegiado, un afortunado y muy agradecido del Teléfono de la Esperanza, de todas las personas del grupo y en especial al coordinador VALENTIN.
Ha sido un trabajo intenso, profundo, duro de dolor y  con lágrimas.
Descubrir algo mágico, a ser consciente, de atención, de mirar y observar,  dentro y fuera, de estar en la presencia, de acallar la mente, de estar en  quietud, de atreverme a entrar en lo profundo de las aguas del océano  de mi vida, aguas estancadas, turbias, sucias y hasta mal olientes, dolorosa y llenas de lagrimas. Ser capaz de remover y remover y dejar entrar nuevas aguas, que fluyan y limpien, antiguas, viejas y dolorosas aguas llenas de lodos y barro....
De mirar, observar mis miedos, mis inseguridades, mis dudas, mis carencias mis deseos de estar o salirme de vivir desde la cobardía, de mi parte oscura, de mis personajes, mis debilidades, de algunas miserias que no quiero desvelar a los demás.
A ser capaz de dar y recibir, de ACOGER, de ACOGERME, de  PERDONAR  de PERDONARME, de ACEPTAR, de  ACEPTARME..."palabras mágicas y sanadoras". Así desde la serenidad, la calma, el sosiego, la paz y en equilibrio, vivir desde el amor.
Ha sido descubrir una de las fuentes de sanación más profundas, que todo mora en mi interior y mi sanación está dentro de mí.
Y no menos es tarea fácil ser capaz de disfrutar de todo sin necesidad de nada...y no dar el poder a lo exterior.
DESPERTAR…otra visión de  las cosas que me llenan…Encontrar respuesta a algunos interrogantes, me esfuerzo en ser, en estar...Especialmente agradecer  a todas la personas que me han ayudado, personas extraordinarias, poco comunes que dejan huella en mí y me recuerdan que este mundo aún vale la pena...EN ESTE DESPERTAR, EN ESTE RENACER A LA VIDA
GRACIAS.

Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Da gusto leer experiencias como ésta

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tú exposición. Tus palabras son sabias con mucho contenido y lo mejor es que ya lo estás poniendo en práctica. Marian te felicita, acompañado de infinitos aplausos.

    ResponderEliminar
  3. Querido Marcelo: tú, como yo, has elegido el camino más difícil de todos, la búsqueda, la aceptación, el conocimiento de uno mismo... y te has decidido a través del silencio, de la meditación. Eres valiente. Sabes que ya no hay vuelta atrás, que una vez iniciado el camino ya no puedes regresar hacia el desconocimiento, hacia las sombras. Todo lo que la vida te ponga a partir de ahora en el camino será para abrir puertas, aunque tengas que pasar por caminos tortuosos y se te claven espinas. Deja que esas lágrimas sigan brotando, no son más que un síntoma de limpieza y purificación. Enhorabuena, Marcelo, estás (estamos) en el buen camino.

    ResponderEliminar
  4. Marcelo, gracias por tus palabras, este taller ha sido como tú bien dices un despertar, una guía para empezar a marcar una senda; enrriquecedor y con un maestro que se ha involucrado y nos ha sabido transmitir su experiencia. Solo puedo deciros que gracias, a tí Marcelo por mostrarte como eres, a Valentín por haberme ayudado a encontrar en el silencio y la aceptación a sobrellevar mi circunstancia actual, a vosotros compañeros/as por con vuestra compasión, nunca había trabajado en ese niviel y me he sentido acompañada en la soledad de la enfermedad. Sólo deciros, al teléfono, a todos los que colaboráis en que este milagro ocurra, que es maravilloso lo que hacéis. Namasté

    ResponderEliminar