La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
lunes, 1 de junio de 2015

Influencias

El rincón del optimista
Juan

Cada vez que estornudes recuerda que el aire que respiras influye mucho en tu vida.
A estas alturas de la película imagino que ya te habrás dado cuenta de la cantidad de hechos, vivencias y personas que te han influido a lo largo de tu vida y que aún te están influyendo. Eres lo que comes o eres lo que lees, se suele decir, pero también eres lo que respiras, eres lo que ves en la tele, en el cine, en la calle…
Todo te influyen, todos te influyen. Estoy seguro que hasta este humilde optimista te influye, al menos en el ‘fluir’ del mismo día que me lees. Si es así, me alegro, porque el objetivo es precisamente ese, que tengas un día optimista. Yo te confieso que estoy influido hasta de los pájaros que escucho por la calle o por el campo y no te digo ya por el agua de las fuentes de las que bebo.
Somos esponjas. Todo nos entra por los sentidos, por los poros de la piel… Claro está que estamos influidos por nuestro entorno, por el país, la ciudad o el pueblo en el que nacimos, el seno de la familia (padres, abuelos y hermanos) donde crecimos, la escuela (profesores, compañeros) donde nos educamos. Siempre estamos formándonos, siempre aprendiendo. Me hace gracia cuando se dicen de alguien que tiene una gran personalidad, que tiene el criterio muy bien formado o ideas muy estructuradas, vamos, que tiene una mente preclara una cabeza muy bien amueblada. Peligro. Es para sospechar. Ese va para político, eso si no lo es ya.
Si eres como eres, es por algo; si piensas como piensas, es por algo. La vida te va poniendo en contacto con hechos que van conformando tu visión del mundo, como un simple libro o la visión de un pobre caminando por la acera. Pero sobre todo te va poniendo en el camino junto a personas que te marcan, casi sin querer, la senda a seguir. Alguna vez pienso en esas almas con las que durante algún tiempo, años tal vez, estuve tan unida, tan influenciada, pero que llegó un momento que se alejaron o simplemente fui yo quien las dejé que se alejaran. Y de pronto llegaron otros ángeles en forma de amigos, esos otros personajes que me contaron cómo era su visión de la vida, su mundo interior, su ritmo de respiración. Qué cantidad de cosas prácticas me quedan aún por aprender. Poco a poco, sin ansiedad, sin prisa… pero al tajo.
Los mensajes los hemos ido procesando en el ‘disco duro’, en esa memoria que aunque parece endeble, tiene una altísima capacidad de varios millones de ‘gigas’, más de lo que imaginamos. Esos mensajes, esas ideas, las iremos rescatando para cuando nos vayan haciendo falta, sin mirar la procedencia o el copyright. No te decepciones si piensas que nada es tuyo propio, nada tienes original de fábrica, todo es prestado por tus múltiples influencias. Cuando estos días de primavera estornudes, recuerda que estás influenciado y mucho, por el polen de las plantas que están empeñadas en reproducirse y te pillaron a ti por el medio. Que no se te olvide que el aire que respiras es prestado, un regalo de la vida. Valóralo y no lo malgastes.
Asín sea.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "No te decepciones si piensas que nada es tuyo propio, nada tienes original de fábrica, todo es prestado por tus múltiples influencias". Me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esencia habría que añadir: nada es de nadie; todo es de todos... ¿Quién dijo egoista? ¿Conservar qué?

      Eliminar
  2. Existe una parte de nosotros que es inalterable; es la parte que nos hace únicos y difetentes los unos de los otros

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que la vida te va poniendo a personas que sin querer nos van marcando la recta a seguir. Buen día.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que amí me influye el optimista.........

    ResponderEliminar
  5. Las influencias ya nos vienen desde la base por la familia en la que nos desarrollamos, y además por todo lo que gira a nuestro alrededor, como seres que vivimos en sociedad. Pepi

    ResponderEliminar