Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
sábado, 16 de mayo de 2015

Serenidad



Cuando te empeñas en luchar contra lo inevitable, te agotas.
Cuando luchas rabioso contra lo inevitable, te hieres.
Cuando aceptas lo inevitable te serenas, entras en calma, lo aceptas y si consigues amarlo lo trasciendes.
Entonces estás en paz.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "Aceptar lo inevitable". Para Pepi a parte de llegar a estar en Paz; es llegar a liberarte, valorarte, conseguir la felicidad, quitar la tortura mental, amarte más, aumentar la autoestima etc. etc. en definitiva ves que eres capaz de quitar "todas las piedras", que se te presentan en tu camino. ¡Casi nada!-

    ResponderEliminar
  2. Solo sabiendo aceptar y acoger los contratiempos que nos van sucediendo en la vida podremos encontrarnos bien. Si no nuestra vida será una auténtica lucha, un continuo estar amargados.

    ResponderEliminar