Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 19 de abril de 2015

Jugando
al escondite

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

¿Quién es Jato? 
Hace mucho que no juego al escondite. Ese juego al que todos hemos jugado alguna vez y que nos ayuda a afinar la mirada y el oído y nos hace observar los detalles más mínimos de nuestro entorno, para descubrir dónde se esconden los compañeros.

De pequeña jugaba mucho al escondite. Era un juego muy recurrente a la salida del colegio. Puede que de ahí me venga esta actitud que tengo de observar la vida y descubrir en ella los mensajes ocultos.
Ya no juego, digo, pero observo.
Y observando, veo los camuflajes que usamos frecuentemente para no mostrarnos como somos, las rendijas por las que nos escapamos para no encarar los problemas y las excusas que nos damos, muy convenidamente, para convencernos de que todo está bien y, por lo tanto, no hace falta tocar ni mover nada.
Y siento tristeza. Porque veo que la vida pasa y nosotros seguimos jugando al escondite de forma virtual, sin ser conscientes de ello. Acumulamos experiencias, pero aprendemos poco. Tapamos heridas para no sufrir sin percatarnos de que el sufrimiento nos viene precisamente por tapar en falso. Vivimos en gris o al ralentí, pudiéndolo hacer a todo color y al cien por cien. Nos escondemos, nos desoímos y nos ignoramos a nosotros mismos.
¡Qué pena que, habiendo jugado (y siguiendo jugando) al escondite, no nos haya quedado claro que el objetivo del juego es descubrir, no esconderse!

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "El objetivo del juego es descubrir no esconderse".

    ResponderEliminar
  2. Ser transparente: decir lo que sientes y lo que piensas. SER TU MISMO.
    No ponerme la careta para que nadie me descubra, nadie me encuentre y sepa quién soy.Mientras siga actuando así, mi vida es una farsa,dando a entender que todo me va muy bien y es muy bonito, y es todo lo contrario, una auténtica mentira.
    Y estoy perdiendo un tiempo maravilloso para observar, descubrir y disfrutar de las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo triste. EL tiempo que se pierde, que ya no vuelve. Pero nos queda el consuelo de que, en cualquier caso, siempre podemos empezar.
      La escribana

      Eliminar
  3. Siempre he sido y quiero seguir siendo una persona transparente y sincera, diciendo; lo que siento y pienso, pero teniendo muy presente COMO lo digo para no dañarme; en primer lugar a mí misma, y por consiguiente a la persona o personas que me dirija, pues aquí si que he cometido y alguna vez sigo cometiendo mis fallos.
    Estoy aceptando también el que las personas me presenten su vida de color de rosa y en realidad es todo lo contrario, pues mientras a mí no me creen un problema, lo que están haciendo es engañándose a sí mismas. Pepi

    ResponderEliminar
  4. Poner una fachada falsa y engañarse a uno mismo. Sin embargo, el corazón conoce la verdad y causará mucho conflicto interno el no escucharlo.

    Jm

    ResponderEliminar
  5. No merece la pena tanto camuflaje

    ResponderEliminar