Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
jueves, 16 de abril de 2015

Así lo viví

Javi Fidalgo
Camino de Santiago: 
consolidando lazos de amistad.
De Palas de Rei a Ribadixo



Estreno este nuevo día con la ilusión de que sea un día fantástico.
Toca madrugar, pero no importa, es más la ilusión de compartir un nuevo día con tus compañeros de camino, que el sueño.
A las 6:45 salimos de viaje, esta vez sí de forma puntual. ¡Ver a estas horas de la mañana unas caras tan sonrientes, indica cómo nos va a ir el día: estupendo!
Y ¡ cómo vamos!, el coche esta vez va como un tiro ¡ no hay quien le pare!. Tanto es así que algunos ya solo tenemos ganas de bajarnos y que nos de un poco el aire.
Durante el trayecto de autobús conocimos a través de sus poemas a Bertolt Brecht (compañero de equipo,en su juventud, de los organizadores de la Marcha), qué hombre, en pocas palabras lo que transmite.
En esta etapa no nos pudo acompañar nuestra compañera Mª José que siempre nos relata la historia de los lugares por donde vamos a pasar y Valentín no nos pudo examinar  de si estábamos o no atentos. Pero...no te preocupes, quedan más días.
Y así, llegamos a Palas de Rei. ¡Qué maravilloso día! Después de dos días sin parar de llover, llegan hoy los del Teléfono de la Esperanza de León y las nubes se van disipando y el sol empieza a brillar con su esplendor. Aquí nos hicimos nuestra foto de rigor, al lado del peregrino y chicos...a caminar.
Para mí, ha sido una de las etapas más bonitas en todos los sentidos: caminos empedrados cuidadosamente, riachuelos de agua cristalina, puentes medievales, sendas como preparadas para los caminantes rodeadas de eucaliptos, árboles como que estuvieran abrazados, retorcidos para darnos sombra, campos llenos de florecitas, arbustos cargados de flores...Todo ello te inspira paz (escuchar el canto de los pájaros, el correr del agua, el aroma de los eucaliptos...).Y si a todos estos ingredientes añades una buena compañía. ¡ Qué mas pides!
Así íbamos caminando, cuando de repente, nos encontramos con un peregrino con mayúsculas, con nuestro gran amigo Javi Robles, que venía a nuestro encuentro (como sabéis después de recorrer en bici los 320 kms hasta Santiago para dar a conocer la situación en que se encuentran y recaudar fondos). Fue un encuentro muy emotivo y enriquecedor: sencillez de un hombre: "no he hecho nada"; y la grandeza de hacer lo que  pueda por los demás.
Poco a poco va llegando la hora de la comida y decidimos que sea en Melide donde el pulpo es su plato más típico y quien quiera pueda degustar este rico plato y nos de fuerzas para continuar nuestra ruta.
El sol empezaba a calentar, el pulpo o los bocadillos pesaban, las piernas ya no estaban tan ágiles, pero había que seguir.  Ángel nos propuso reflexionar sobre lo que más nos puede ilusionar y que podríamos hacer para  conseguirlo. ¡Casi nada! Y así iniciamos el último tramo de nuestra etapa, comentando con nuestro compañero qué nos ilusionaba más.
Último tramo que costó, por sus subidas tan elevadas y sus bajadas tan pendientes. Y así llegamos a nuestro final de etapa, en Ribadixo a las orillas de un bonito río y de su albergue.
LLega la hora del regreso. El viaje ya se hace largo,casi cuatro horas hasta León. Pero, ahí está la ORGANIZACIÓN que nos hacen más corto el trayecto, informándonos sobre las dos etapas que ya solo nos quedan, movilizándonos para que no nos dé el sueño, invitándonos a unas rosquillas...Como personas, como amigos y como organizadores es mucho lo que hay que agradeceros: preparando ya las etapas que faltan, pendientes en todo momento de todo y de todos, acompañando a todos, haciéndonos sentir a gusto. Gracias.
Y para que este viaje de regreso se hiciera más corto también pusieron su granito de arena Marta, Marga, Tomás, Esther... a través de cuentos, de historias, de adivinanzas, de chistes...
Y también Javi nos relató lo que ha supuesto para él este reto, emocionándonos. Yo pensaba cómo te puede cambiar la vida en un breve período de tiempo ¿Por qué sólo el dinero? ¿y las personas? Animo Javi no te canses de luchar.
De nuevo, esta etapa me ha ofrecido el caminar y conocer a otras personas, el compartir sentimientos, inquietudes, ilusiones, dudas, el bromear, el reírte,el disfrutar con tus amigos de un bonito día. Etapa tras etapa se van consolidando lazos de unión muy fuertes. El camino siempre se hace más fácil cuando junto a ti va un amigo.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. qUE RELATO MÁS BONITO. Agradezco el que lo hayas compartido, Javi.

    ResponderEliminar
  2. No tengo mas que añadir, no falta detalle de ese día.
    Días así me dan fuerzas para seguir nuestro peregrinaje diario.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra haber participado en esta historia, a pesar de todo...
    M. Elena

    ResponderEliminar
  4. A través de tu exposición me ha resultado emocionante tu vivencia. .Pepi

    ResponderEliminar
  5. Relato encantador y enriquecedor de lo que simboliza una etapa del camino, que al fin y al cabo representa lo que tarde o temprano es nuestra vida diaria con el paso del tiempo con todas sus alegrías, tristezas, dificultades y gratificaciones. Un abrazo y gracias por darnos a conocer tu experiencia. JD

    ResponderEliminar